#MarDelPlata La cultura está en el barrio

María del mar Rodríguez

María del mar Rodríguez

Escribo. Estudiante de teatro. Bailo en los semáforos. Amores: el feminismo, los fideos y el mate amargo.
María del mar Rodríguez

Grupo de pibes y pibas de distintos barrios. Palabras, voces, lapiceras, papeles, instrumentos, calle, dolor, alegría. Todo eso lo transforman y lo llevan a La cultura está en el barrio. Voces jóvenes que usan el hip hop como herramienta para contar sus historias, sus barrios.

Cualquier esquina, suelo, es un escenario para contar con rimas lo que ven, lo que son. Nadie lo cuenta por ellos ni ellas. Ahí está su talento, para que escuchen.

Es 22 de junio. Y después de mucho esfuerzo, este grupo llegó al escenario del teatro “Melany” de Mar del Plata. Es para juntar plata para ir a Jujuy, y participar de la marcha por La noche de Los Apagones, en ingenio Ledesma.

La noche empieza con el testimonio de Adriana Aredez, de una mujer militante de esa zona. Ella relata que se llama así, porque en la época de la dictadura apagaron las luces del pueblo para entrar a las casas de los compañeros y compañeras y hacerlos desaparecer. También, cómo Ledesma sigue matando gente con las enfermedades que causan los desechos orgánicos de sus fábricas.

Su tía, antes de morir por contaminarse con estos desechos, fue la última en caminar la plaza.

Hoy, estos pibes y pibas las caminan, con versos, manifestación, protesta.

“Cuando en sus canciones dicen que `trazan los callejones a la nueva vida´, eso es lo que está pasando. Porque muy a pesar de los poderosos, la resistencia de los trabajadores y los jóvenes es muy importante, como esta noche, porque los callejones se abren a la nueva vida. Otra de las letras decía `saberse de pie, cuando todo se derrumba´. Es así. Hoy nos sabemos de pie, cuando todo parece querer derrumbarse”.

La cultura está en el barrio se mueve. En grupo. Tiran sus versos en cada rincón de la ciudad. Como aquel 24 de marzo, que estuvieron ahí antes de la marcha. Esa tarde, después de haber cantado ante tantos familiares de desaparecidos, sentados en un banquito de la plaza, manifestaron:

“Esto nos ayudó a superar los dolores más fuertes que nos dio la vida. Un escape, una salida, una terapia, conocerse y dar la posibilidad para que te conozcan. Y es animarse, hacer que los demás se expresen. Hoy en día es muy difícil expresarse y canalizan el dolor y la bronca a través de otras cosas. Nosotros canalizamos todo lo malo por acá, contamos lo que nos pasa y lo que pasa en la sociedad, que muchas veces no lo muestran en todos lados”.

“La vida no es lo que te muestra la tele, no es tener dinero, no es ser millonario”

“Yo creo que esa represión sigue vigente. Los chicos que no saben cómo expresarse, o no les dan la posibilidad de que escuchen otras cosas. Todavía esas formas de represión y no poder expresarse siguen estando” y cierra otro pibe con “lo que tiene el rapero que no se defiende con armas, con una hoja y una lapicera ya damos vuelta el mundo”.

El mundo y los mundos de Mar del Plata, que con sus palabras te demuestran que no es la feliz que nos pintan.

La noche empieza. El relato de la mujer termina con “esta búsqueda de los restos (de los huesos de compañeros y compañeras) es la búsqueda de estrellas, porque las estrellas y los huesos humanos comparten la misma sustancia. Somos estrellas. La cultura está en el barrio, alumbra el camino hacia las estrellas”.

El telón se abre. Empiezan Nicolás y Anto. Pero la noche se llenará de muchos y muchas más, de todas las edades, estilos, realidades. Decorarán de frases lo que viven en sus calles, sus vidas, su protesta.

Pero que te la cuenten ellos.  

Comenta

Print Friendly, PDF & Email