Mar del Plata: Tomar hasta las calles

María del mar Rodríguez

María del mar Rodríguez

Escribo. Estudiante de teatro. Bailo en los semáforos. Amores: el feminismo, los fideos y el mate amargo.
María del mar Rodríguez

Calle Necochea y XX de Septiembre. Mar del Plata. Hay sol, si, esta vez hay un sol que ilumina en el asfalto ubicado enfrente de la Escuela De Arte Dramatico Angelina Pagano. En la esquina, estudiantes clavan una mesa del aula. La plantan. Para manifestar políticamente la lucha en defensa de la educación pública y de calidad.

Sus cuerpos ocupan el espacio, ocupan la calle. Lo caminan al ritmo de un docente que va marcando el pulso con percusión, y su profesora que lanzando consignas al aire. Las palabras y la música atraviesan esos movimientos que intervienen. Es una clase abierta de teatro en la calle. Manifestación política en esas personas que se mezclan, que pisan el suelo, que bailan el suelo, que lo apropian.

Sube el ritmo. Corren. Bajan. Caminan, lento, casi imperceptibles sus pasos. Se hacen resonar en todos los niveles. Se encuentran. Ya no es un camino individual. Se encuentran y se mezclan generando un diálogo con miradas, con roses de sus pieles. Y dejan de ser dos, para ser cinco, seis, masificándose y con la invitación de la profesora, gritando palabras, que salen de sus cuerpos que ya venían reclamando, avisando, algo que se transforma en un grito transpirado por el sol y las corridas: ¡Yo defiendo la educación pública! Y cada vez más, son les que se animan a gritar: ¡Yo defiendo la educación pública! Más fuerte: ¡Yo defiendo la educación pública!

La profe les pide que formen imágenes de esas frases, y se vuelven a unir para construirla. Pide otra frase la profe, otra manifestación, otro reclamo, y les sale, bien desde los pies hasta la voz:

¡la educación pública no se vende, se defiende! Para que otres se animen a más: ¡Menos policías más educación! Y más: Aborto legal seguro y gratuito!

Siguen latiendo cada vez más palabras de esos cuerpos que se mueven por el asfalto. El juego se intensifica, cuando la educación se personifica , y corre, por toda la calle, y se cae, se levanta, la quieren agarrar, a la educación, se la quieren llevar, pero ahí están estes compañeres poniéndole teatro, lucha, para defenderla, mostrándola.

Pero estas personas estudiantes de teatro no se manifiestan sólo ahí. También vienen bancando la toma del Consejo Escolar que vienen llevando estudiantes y docentes hace ya ocho días:

Emilia, estudiante de profesorado de teatro con contó “quienes venimos bancando la toma desde varios días podemos ver como empezaron con muchas disputas porque son un montón de gente y tienen que ponerse de acuerdo entre elles, pero bueno hay también noches hermosas donde hubo arte, música, malabares, un ambiente muy de comunidad, estamos armando de nuevo una Comisión de Terciarios que en un momento se había diluido, está el ejemplo de les compas del Instituto 19, con esas asambleas con una asistencia de 200 personas y ya están en la toma del Consejo.

Mientras llenan la calle con mesas para la próxima clase, Martina, estudiante de Tecnicatura en Actuación, dice: “Estamos acá en una jornada con clases abiertas para que las y los profesores estén dando clase, así que muy contentos porque se coparon, y también estamos adhiriendo a la toma del consejo, en defensa de la educación pública. Si bien la Emad como institución no depende del consejo, dependemos de Municipalidad y nos afecta por si tendríamos que elevar un reclamo. Además estamos haciendo visible que no tenemos edificio propio, esta es una lucha de hace muchos años, no contamos con aulas para el tipo de clases que tenemos, la estructura no está apta, hay compas que tienen clases en otro lado porque acá no hay lugar. Así que bueno, estamos para hacer visible eso y para manifestar nuestra empatía con la toma del consejo”.

“También estamos en un doble reclamo entre futures docentes y teatreres, como decíamos recién, es una escuela municipal y vamos a estar dando clases en instituciones afectadas por este vaciamiento, y como teatreres también nos está afectando el vaciamiento cultural, entonces saber que hay un vaciamiento general de todo lo que nos afecta y que no es un privilegio estudiar” nos agrega.

Para cerrar, Martina manifestó:Como estudiantes también transformar desde el arte en lucha y concebir el teatro como una herramienta política. Y que vengan a decirnos que somos violentos o violentas, no lo somos. En el consejo por ejemplo estuvieron el otro día con clases de folclore, de malabares, lectura de poesía, y acá también, ahora en este momento están en ronda haciendo juegos teatrales, improvisando, mucho mate y mucha conciencia colectiva”.

Comenta

Print Friendly, PDF & Email