La deuda en tiempos de “Toto” Caputo

El Furgon

El Furgon

El Furgón. Noticias desde Sudestada.
El Furgon

Más allá del escándalo que provocó el papelito que le envió el Ministro de Finanzas Luis Caputo a la diputada Gabriela Cerruti, en plena sesión el miércoles pasado, más allá de sus controvertidas acciones en sociedades offshore, una radicada en los Estados Unidos y la otra en las Islas Caimán, más allá de las pocas respuestas que dio el ministro ante las preguntas de los diputados opositores, la cuestión a plantear es: ¿Cómo manejó la emisión de deuda durante su gestión?

Por Franco Vanni/El Furgón – Tan sólo en el 2017 la deuda externa argentina escalo un 28,58% más que en el año anterior, a un valor oficial que ronda los 51.782 millones de dólares, alcanzando así un total de US$ 232.952 millones, lo que equivaldría a un 38% del PBI. Ésta última cifra es relativa, ya que en ella se no se contemplan los pasivos en pesos y en dólares en el mercado interno, la deuda interna del sector público, y con el sector privado y organismo multilaterales. De sumar estas variables, la deuda alcanza un valor bruto de aproximadamente US$ 320.934 millones.

A fines de diciembre de 2017, la distribución de los poseedores de bonos y letras se planteó de la siguiente manera: un 61% correspondía al Gobierno Nacional, un 27% a sectores varios, 8% al Banco Central, y un 4% se lo repartían las sociedades captadoras de depósitos y otras entidades financieras.

Según informa Bloomberg, durante 2016-2017, Argentina se convirtió en el país emergente que más deuda emitió, superando a China, México y Corea del Sur. De los USD 596.400 en bonos que han colocado las economías en vías de desarrollo, un 7% del total corresponde a nuestro país. A modo de comparación, durante los últimos 10 años de gestión kirchnerista la deuda se incrementó unos US$ 86.395, mientras que en los primeros dos bajo el mandato de Mauricio Macri, alcanzo una suba de US$ 80.269.

La emisión desmedida del instrumento financiero que históricamente condenó a muchos países, fue justificada desde el oficialismo por una incipiente necesidad de subsanar el déficit fiscal. Sin embargo, durante el primer año de “Toto”, este último fue 30.000 millones de dólares. Al mismo tiempo que la balanza comercial, el balance entre exportaciones e importaciones, también presentó déficit por una cifra no menor de USD 8.471 millones, superando holgadamente al peor de la historia, en 1994, que alcanzó los USD 5.700 millones. Nos insertamos al mundo perdiendo incluso con nuestros socios comerciales Brasil, China, EE.UU y la Unión Europea.

Guillermo Nielsen, ex secretario de Finanzas, advirtió que Argentina “está dando pasos hacia una crisis como la del 2001”, a lo que sumó que se debería evitarla con el buen uso de la prudencia, ya que “es algo que se va gestando hasta que brota”.

En los cuatro meses que transcurrieron desde el comienzo del año, Luis Caputo emitió nuevos bonos por 60.000 millones de pesos, los cuales vencen en 2020 y 2023. También amplió la emisión de deuda por 5.000 millones de dólares, pactando una recompra recién en 2025. Con respecto a estas emisiones a tan largo plazo, el diputado (José Luis) Gioja, presidente del PJ, cruzó al ministro en la comisión bicameral del miércoles preguntándole: “¿El bono a 100 años que usted emitió fue una imposición de los bancos o fue una decisión soberana que tomó la Argentina?”. Si bien algunos podrían entender a esta pregunta como una chicana política, o restarle valor por carecer de pruebas reales, no deja de ser lógica y corresponderse con el discurso y los hechos de la administración macrista, sirve para repensar el panorama actual de la soberanía nacional.

Por otro lado están sus sociedades offshore. Vale recordar que el actual ministro administraba una gerenciadora de fondos de inversión con el objetivo de comprar bonos en la Argentina. Según declaró a Bloomberg en el año 2014, había alcanzado los “US$ 30 millones en la primera semana de operaciones del fondo argentino de Noctua Partners LLC, y planeaba llegar a los $ 300 millones de recaudación. Respecto al tema de la compra de bonos argentinos en pos de enriquecer a las clases dominantes, el diputado (Axel) Kicillof sentenció: “Buena parte de los que están comprando deuda argentina algunos eran socios, otros son amigos. Eso no nos da seguridad. Ese es el tema del conflicto de intereses. Que se convierte en manejo para intereses ajenos de cuestiones del Estado”.

Comenta

Print Friendly, PDF & Email