Jinwar: Pueblo de mujeres

CorriendoLaVoz
Redes:

CorriendoLaVoz

CorriendoLaVoz at Corriendo La Voz
Medio de Comunicación Digital | Otra forma de comunicar |
CorriendoLaVoz
Redes:

Latest posts by CorriendoLaVoz (see all)

 

Entre los campos de trigo se está construyendo un pequeño pueblo. Las casas están hechas de barro de la manera tradicional y más sostenible, tal como se han construido aquí en la región durante miles de años. El jardín recién plantado hace un cambio en el paisaje: pequeños árboles frutales, olivos, plantas de tomate, pepino, sandía, páprika, berenjena y un montón de parpar (portulac) en pleno crecimiento, que necesitan un poco de agua y tierra para crecer sin ser plantados conscientemente. Las mujeres trabajan con sus propias manos en el barro, creando ladrillos con los que construirán las casas de este pueblo. El pueblo se llama Jinwar, y será un pueblo de mujeres.

 

“Jin” en sí misma es una expresión significativa en el idioma kurdo: significa “mujer”, pero al mismo tiempo está cerca de la palabra “jîn”, que significa ‘vida’. La palabra kurda “war” significa “espacio”, “tierra”, “hogar”. Jinwar entonces se convertirá en un espacio para mujeres, un espacio donde las mujeres se reunirán, vivirán y trabajarán juntas, basadas en la visión de una vida libre y comunitaria. Es un proyecto pionero, profundamente vinculado a los tres principios básicos del paradigma confederalista democrático: democracia, ecología y liberación de las mujeres.

En los últimos años, las mujeres en Rojava (Norte de Siria) han construido una base de autoorganización en todas las áreas de la sociedad, que inspira a las mujeres de todo el mundo. Todavía las mujeres se enfrentan a muchas dificultades mientras luchan por una vida autónoma. Romper las estructuras patriarcales es un desafío aquí como en todas partes. Las estructuras familiares patriarcales tienen una gran influencia y la mayoría de las mujeres solo tienen la opción de abandonar la casa de sus padres cuando se casan. Las mujeres que deciden abandonar el ciclo familiar tradicional, a menudo se unen a las fuerzas de autodefensa de las mujeres, como la YPJ, dedicando sus vidas a defender la revolución y la gente. El proyecto de Jinwar busca abrir otro espacio para vivir una vida libre, basada en valores y en una ética centrada en las mujeres. Es un espacio de mujeres que no quieren casarse, pero que buscan una vida autónoma; es un espacio de mujeres que han perdido a sus maridos y otros parientes en la guerra, o que no tienen un lugar apropiado para quedarse con sus hijos. Es también un espacio para mujeres que han experimentado violencia, debido a la guerra u otra opresión patriarcal, y desean liberarse de eso. De hecho, Jinwar nos enseña a ver la revolución desde una perspectiva holística. Las mujeres que luchan con rifles en sus manos y las mujeres que trabajan con sus manos llenas de barro, son parte de la misma revolución, luchando en diferentes frentes por la misma visión de una sociedad libre.

 

La idea de crear un pueblo de mujeres en Rojava ha sido un sueño en el movimiento de las mujeres durante muchos años. Hace un año, varias mujeres y organizaciones de mujeres autónomas finalmente se reunieron y fundaron un comité para la creación de Jinwar. Medio año fue dedicado a debatir, planificar y hacer preparativos de infraestructura. Este proceso conduce al comienzo de la construcción práctica de la aldea, en el principio de la primavera 2017. Aparte de treinta casas para vivir y el proyecto de jardinería comunal, habrá una escuela para niños, una Academia de mujeres (donde el conocimiento en todos los campos de Jineologî será recolectado, compartido y conectado a la práctica), un centro de cultura y arte, y un lugar de atención de la salud, centrándose en la medicina natural. La vida social forma el centro de la aldea y ésta comprensión se debe reflejar en la arquitectura e infraestructura de Jinwar. Como Jinwar se organizará como una comuna, el centro del pueblo estará formado por el lugar de las asambleas, así como un jardín de té y otros lugares para reunirse, vivir y trabajar juntas.

Con la plantación del jardín comunitario, las mujeres pretenden crear una base de autosuficiencia para el pueblo, pero también para mantener la conexión con la tierra y la comida que nutre parte fundamental de la vida. En un área de monocultivo cuasi desértico y de trigo, como resultado de la política del régimen sirio de industrializar la agricultura desde la década de 1970, así como la guerra del Estado turco contra la región de Rojava (con el objetivo de secarla lentamente cortando el suministro de agua), cultivar un gran jardín ecológico y un huerto de árboles frutales en sí es un acto de pura resistencia. Cambiará el territorio, revivirá la tierra y se creará un ejemplo de cómo una comuna puede vivir y trabajar con la tierra de una manera sostenible.

El pueblo será un espacio autónomo, un espacio de mujeres para vivir libremente y recuperar la confianza, la fuerza y ??la creatividad que se han visto socavadas en el largo proceso histórico de una sistematización cada vez más profunda del Estado, el capitalismo y el patriarcado. Un espacio tan autónomo puede convertirse en un espacio para respirar, un espacio para superar la influencia destructiva del sistema patriarcal y desarrollar y practicar un enfoque liberador hacia la vida en común. En realidad, esto se aplica según una idea que Abdullah Öcalan llama teoría de la separación: las mujeres nunca pueden ser libres si no se desconectan de los hombres y del sistema patriarcal en todos los aspectos, ya sea mental, físico o emocional. En consecuencia, solo las mujeres libres y emancipadas, que tienen una base fuerte y significativa diferenciada de las estructuras patriarcales de poder y opresión, también pueden empujar a los hombres a desafiar su privilegio, su opresión y la propia opresión dentro de las estructuras patriarcales y llamarlos a asumir una responsabilidad en la lucha por la liberación de género. Para cambiar a la sociedad, necesitamos espacios y estructuras para organizarnos. Jinwar puede ser uno de estos espacios autónomos: un espacio seguro y valiente, un espacio para recuperar y profundizar el conocimiento y la confianza sin un ojo patriarcal que evalúa cada movimiento que hacemos. Un espacio para conectar la vida de las mujeres de hoy con el patrimonio de la cultura de las mujeres y la sabiduría de todos los tiempos. Un espacio para practicar formas alternativas de vida y trabajo comunitario, reflexionando sobre ellos, desarrollándolos mucho más y defendiéndolos juntos.

De hecho, Jinwar es un lugar donde los ideales sociopolíticos de la revolución de Rojava, conocida como la revolución de las mujeres, se pueden realizar en pequeña escala. Todavía Jinwar no comete el error de verse como una comunidad cerrada, con el objetivo de realizar una gran visión social en un espacio cerrado. Las mujeres de Jinwar se ven a sí mismas como parte de la revolución, estando conectadas en la visión creciente del confederalismo democrático, compartiendo principios éticos comunes y métodos básicos de organización social. Como comuna de mujeres, Jinwar formará parte de la red de comunas, cooperativas y consejos que se organizarán bajo el paraguas de Kongreya Star (Congreso Estrella, principal organización de mujeres de Rojava). De esta manera, los espacios y las estructuras de las mujeres autónomas se conectan entre sí, pudiendo organizarse según sus necesidades.

Otra base fundamental de la conexión es la Jineologî, la ciencia social alternativa de las mujeres, que serán practicada, compartida y desarrollada más allá de Jinwar. La Jineologî busca construir una base de conocimiento, conciencia común y comprensión de la vida que difiera profundamente del sistema patriarcal. En contraste con la mayoría de los conocimientos que emergen de las instituciones occidentales de la ciencia, Jineologî no se separa de la sociedad, por lo cual percibe el conocimiento y la verdad como algo que va de la mano con la práctica de una vida ética.

Basándose en la rica historia del conocimiento y la resistencia de las mujeres en todos los tiempos de la historia, Jineologî busca formular alternativas en todos los ámbitos de la sociedad y llevarlas a cabo en los campos de la ética/estética, economía, demografía, ecología, historia, salud, educación y política. Estos campos no son categorías abstractas, pero todos están conectados a una comprensión más amplia y a una práctica social. Si habrá una educación sobre economía y ecología en Jinwar, estará conectada con el reflejo de la práctica en los jardines comunales y la red de cooperativas. Si el tema es la política, la pregunta central es cómo las personas interactúan entre sí y cómo se pueden resolver los problemas y se pueden tomar decisiones, ya sea en una comuna de mujeres, en un conjunto de aldeas o en el nivel de toda la sociedad. Jineologî ha sido desarrollada por el movimiento de mujeres kurdas, pero está siendo más y más discutida en otras partes del mundo, inspirando a mujeres y feministas de diferentes orígenes. En todas estas formas, las experiencias que se realizan en Jinwar pueden ser devueltas a toda la sociedad, convirtiéndose en parte del proceso de transformación hacia una sociedad libre y ética.

Otro aspecto importante sobre Jinwar: la ausencia de miedo para lidiar con las contradicciones y dificultades que provoca un proceso social revolucionario. La lucha con las mentalidades patriarcales comienza en la planificación y construcción del pueblo. ¿Qué haces si estás a punto de construir un muro con piedras de kerpîç con un grupo de mujeres experimentadas, pero el primer hombre que pasa te quita las piedras de la mano con la actitud de un experto, incluso si no tiene ideal trabajo? ¿Qué haces si un grupo mixto de género viene a ayudar con el trabajo por primera vez, pero solo los hombres aparecen para el almuerzo colectivo, porque la tradición dice que las mujeres y los hombres no comen juntos, por lo que no son los hombres sino las mujeres que se quedarán en su lugar para después comer los restos? Lo que podemos aprender de las mujeres del Jinwar es que tratan estas contradicciones, analizan todas sus raíces y capas, no evitan conflictos y cada día encuentran soluciones juntas. Permanecen claras en sus ideales y en su conexión entre sí, sin perder su apertura y capacidad para enfrentar los problemas que les presenta la realidad cotidiana. Una actitud es que se basan en el compromiso, y existe una conexión profunda con las personas y la sociedad; existe una ética común, paciencia, un enfoque claro y una visión compartida. También se basa en reuniones frecuentes del comité de reflexión colectiva, crítica y autocrítica. Y se basa en la conexión con las crecientes estructuras y la visión del confederalismo democrático, con la liberación de las mujeres como una base común para que las mujeres luchen mejor. Jinwar no se convertirá en una pequeña utopía sin errores, pero puede convertirse en un lugar de interacción honesta, esperanza, la voluntad de cambiar y practicar y defender una vida comunitaria significativa. Esto requiere mucho compromiso, amor y esfuerzo.

Si reconoces todo esto y te conviertes en parte de ello, es insoportable presenciar que la revolución y sus valores están siendo atacados todos los días. Hay ataques impulsados ??por mentalidades profundamente patriarcales y fascistas, con el objetivo de borrar los logros revolucionarios y controlar la fuerza y ??la resistencia de las mujeres; y hay ataques a través de las fuerzas liberales de la modernidad capitalista, que tienden a socavar lentamente la ética y la sustancia revolucionarias. Siempre es difícil encontrar la forma correcta de defensa contra estos ataques, pero son proyectos como Jinwar los que nos hacen saber que hay una manera y que tenemos que vivir y defender la visión social y el fuerte núcleo de esperanza y resistencia. Jinwar es una de las representaciones de la resistencia global y la creación de alternativas, conectadas con todos aquellos que luchan contra las estructuras y mentalidades patriarcales; de todos y todas aquellas que tienen la voluntad de vivir y defender una vida revolucionaria significativa, cultura y ética.

 

FUENTE: Comuna Internacionalista de Rojava (http://internationalistcommune.com) / Traducción: Kurdistán América Latina

 

Comenta

Print Friendly, PDF & Email