Velatropa, un espacio que no deja de preguntar

Martín Salazar Oyarzabal

Martín Salazar Oyarzabal

Licenciado en Sociología Universidad de Buenos Aires.
Martín Salazar Oyarzabal

Latest posts by Martín Salazar Oyarzabal (see all)

Cae el sol en todos lados, pero en la ciudad el atardecer pasa casi desapercibido. Montañas de edificios y bondis que atraviesan la vista, los oídos e incluso el olfato, si el carburador funciona mal. La ciudad, fundada en el puerto, hoy, arquitectónicamente, rehúsa mirar de frente al río y se contenta con aglomerados de cemento que contienen negocios y algún que otro cine que aparenta ser cultura. ¿Qué es la cultura? Larga pregunta que nos llevaría a un debate profundo que no vamos a responder.

Hoy toca describir la EcoAldea Velatropa; un maravilloso espacio-refugio cerquita del río y aledaño a Ciudad Universitaria. Luego de socavar el suelo para edificar los enormes pabellones universitarios, quedó toda esa tierra acumulada sobre el río que nadie se apropió, tornándose -con el tiempo- un espacio habitado exclusivamente por la naturaleza; pájaros, árboles nativos, peces y verde; verde bosque verde.

Inicialmente, el plan de los pabellones contemplaba la creación de tres de ellos, hicieron los cimientos, pero uno quedó abandonado y repleto de basura. El territorio comenzó a ser habitado, esporádicamente por pescadores y, por diferentes grupos, que fundaron un asentamiento. Villa Rosa, lo denominó el amarillismo periodístico que conocemos, nombre determinado por la composición socioeconómicamente popular y transexual que lo habitaba.  ¿Cuánto habrá molestado un espacio-territorio lleno de otrxs? El desalojo no se hizo esperar y, como de costumbre (o como nos pretenden acostumbrar), a palazos y tiros vaciaron el lugar.

Mientras tanto, aquella tierra poblada de naturaleza, a partir de las acciones de distintas organizaciones medioambientales fue proclamada Reserva Natural Costanera Norte en 2012, pero no saltemos en el tiempo y volvamos. El espacio-territorio-refugio del pabellón universitario, lleno de escombros y basura, comenzó a ser saneado por diferentes estudiantes que acudían a la universidad, y por otros vecinos y vecinas, que veían en ese suelo la posibilidad de generar otra configuración material del entorno. Tras diferentes proyectos, en  2007 nace la EcoAldea Velatropa, un centro interdisciplinario de experimentación y educación ambiental. Lugar que alberga a sus habitantes (rotativamente), y tiene como objetivo la transformación del territorio, utilizando métodos de construcción permaculturales y modos de relacionamiento social diametralmente diferenciados a los que marca el capitalismo consumista. Las tres Rre-utilización, re-ducción y re-ciclado, se convirtieron en guía y modo de acción, así como también la consigna El tiempo es Arte se transformó en forma de vida.

Dentro de la EcoAldea, comenzaron a vincularse diversas cosmovisiones ideológicas, desde calendarios milenarios hasta la alimentación consciente, acuñada en la utilización de energías renovables, pasando por ritos de poblaciones originarias  y buscando alcanzar la soberanía alimentaria por fuera de un circuito mercantil que explota al hombre por el hombre y a la naturaleza por el hombre (todos bajo los mandamientos del gran capital, claro está). Otra forma de concebir el ser y su materialidad concreta, que pregunta -sin esperar una única respuesta o una búsqueda de “la” verdad- ¿hacia donde van las sociedades humanas modernas?, ¿es éste el mejor camino? ,¿existe otro? Preguntas, a veces incómodas, más aún para aquellos que pretenden del mismo espacio-territorio-refugio, una playa. Playa de estacionamiento. Cientos de ruedas y acorazados de plástico-metal, sobre cantidades de cemento, aplastando todo lo que se interponga.

A principios de 2015, con un calor abrasivo, las autoridades de la UBA (misma institución que antes fomentó el proyecto) denunció la aldea por ocupación ilegal y otra vez la policía gritó desalojo. Cayeron con sus topadoras y sus fuerzas de la ley, una y otra vez intentaron sacarlo todo, arrasar. ¿Qué pasó? Los aldeanxs se mantuvieron firmes, bien firmes, frente a esas máquinas y los hombres-máquinas. Detuvieron el avasallamiento con sus cuerpxs, sin devolver a la violencia más violencia. Detuvieron el círculo incesante del palo por el palo. Firmes y de pie.

El desalojo se detuvo por orden de un Juez -¡increíble fallo judicial!- que decretó que la Aldea, al estar ocupada por habitantes pacíficos cuyo proyecto está basado en la apropiación del espacio con objetivos educacionales a lo largo de 10 años, la UBA y los aldeanxs debían realizar mediaciones para solucionar el conflicto.

Se detuvo por ahora, pero, ¿cuánto tiempo tiempo se logrará detener a la gran máquina? Actualmente la EcoAldea Velatropa también cuenta con el Vivero Comunitario más grande de la Ciudad de Buenos Aires (VICCU) libre y gratuito. Espacio que invita a la participación de todxs, intentando volver público lo que es – realmente – público y a su vez, re-preguntándose ¿Qué hay que hacer con ésta tierra?

La EcoAldea Velatropa + VICCU realizan un festival que conmemora los 10 años de trabajo, transformación, vivencia, lucha, generación de conocimientos que el espacio propone cada día, cada atardecer, cada noche y busca continuar construyendo. ¿Te lo vas a perder?

Para más información, http://velatropa.org/contacto/, y para seguir preguntando (o buscando respuestas), o para seguir transformando.


 

Nota: Martin Salazar Oyarzabal 

Comenta

Print Friendly, PDF & Email