Tévez, el jugador ¿de qué pueblo?

Gabriela Krause
Redes:

Gabriela Krause

Editora at Géneros
Periodista | Escritora | Editora de Géneros y Breve Eternidad | Poeta | Feminista | En mis ratos libres sueño con armar una banda disidente.
Gabriela Krause
Redes:

Latest posts by Gabriela Krause (see all)

En Mar Del Plata, Carlos Tévez brinda una entrevista que los medios, como siempre, califican como “polémica”. Entre dichos cargados de prejuicios pero despojados por completo de conciencia de clase, el “jugador del pueblo” se muestra cada vez más lejos del mismo. Esto no es aislado, Tévez no es un extraterrestre y sus declaraciones no son polémicas. ¿Por qué? 

“A Lito yo le llevo al barrio conmigo. Es chico todavía pero imagínate… La madre, los abuelos, el único varón, ¿viste? Si no lo llevo al barrio a que le den un par de cachetazos, está ahí de doblar la muñeca. A Lito lo llevo para que se haga con los pibes de ahí, para que se haga…. para que juegue a la pelota”, dijo el jugador del pueblo, como si nada, como si las palabras no tuvieran carga alguna, como si pudiera soltarse livianamente esa sarta de violencias en plena televisión. Y es que puede. Lo permite la misma televisión, lo permiten las normas sociales, lo permite la figura del futbolista del tipo “yo-separo-al-deportista-de-la-persona”. Le responden que sí, que entienden, que se refiere a “ser frágil ante la adversidad”, como si tener una orientación sexual determinada significara ser débil o inferior. Habría que contarle cuánta diferencia se puede ver a simple vista en la fuerza y magnitud de las luchas por los derechos homosexuales que los encabezados por una consigna heterosexual.

Carlos Tévez puede decir lo que dice porque hay toda una cultura que lo permite y también porque al futbolista no se le pide cuidarse de nada, que lo que importa es que rinda, que golee, porque el resultadismo resulta muchísimo más exigente que la moral o simplemente la humanidad. Pero más allá de esto, y pensando en la posibilidad de que él no tuviera tan buena recepción, existe la televisión, como perfecta arma de perpetración de esta cultura machísta, homofóbica y sexista, y existe la gente con estos pensamientos, que se propagan mucho más rápido que cualquier otro en un comportamiento viral, casi de epidemia.

Cuando el jugador tira esa frase, así, como si nada, está diciendo muchísimo más que lo que se desprende del entendimiento a secas. Podemos entender que para Carlitos ser homosexual es malo. Podemos entender que Carlitos es homofóbico. También podemos imaginar a Carlitos pensando el barrio como un ring de boxeo, podemos imaginarlo olvidando que el barrio fue su cuna y pensándolo más bien una central de entrenamiento. Carlitos dice que lleva a su hijo al barrio aunque todavía sea chico, como si fuera seguro permitir el ingreso al barrio desde ciertas edades, cosa curiosa si tenemos en cuenta que en ese barrio nació, pero entendible una vez que culmina, en el colmo de la discriminación, del desentendimiento por las luchas ajenas, alegando que el motivo de ese “entrenamiento” en el barrio es evitar que el hijo le salga gay. Como si fuera necesario meterlo en una especie de desafío para hombres, así se evita que el nene tenga comportamientos dignos de una mujer. Códigos. De hombres. Cis-hombres.

No queda otra, más que seguir replicando a estos dichos desde lo discursivo, demostrando lo chato del pensamiento hegemónico desde la conceptualización de nuevas visiones sobre las realidades que ya ellos manejan, porque su cultura predomina y oprime. Por esto, creemos necesario remarcar que el único peligro acá es que Lito salga homofóbico como el padre, ya que entendemos que no hay problema alguno en que su hijo “saliera” homosexual. Es más: pensamos que los hombres como este no deberían estar en condiciones de salir a declarar absolutamente nada en público porque ¡¿qué van a decir nuestros hijos?! (!!!) y si podemos hurgar un poco más profundo, también queremos recordarle que él salió del barrio prometiendo ser del pueblo y volvió siendo funcional al mismo sistema que hizo que él naciera con esa otra realidad.

El pueblo es otra cosa, Carlitos. El barrio es otra cosa. Tu cuna fue un conventillo, podríamos decirte, pero tu lápida será de oro. Mientras, el pueblo, nosotros, nosotras, las minas y los “muñeca doblada” seguimos resistiendo, como resistía tu barrio, como te resististe vos a la pobreza pateando. La cuota de humildad perdida es un garrón. Debe ser difícil sonreír para las cámaras con cara de barrio cuando ya no sabés lo que es. Patearlo con el nene es bueno, por suerte, porque tal vez doble o no la muñeca pero sabrá que existe, más allá de la ventana de Europa, otra realidad. Preferible sería que lo patee solo, así no se horroriza de ver que la gente tiene sexo más allá de las maneras elegidas por su mamá y por su papá.

En las redes sociales, hubo repercusiones varias respecto a los dichos de Carlitos. Hay quienes ya no saben cómo defenderlo y hay quienes todavía lo intentan, aunque sin mucho éxito. También hubo notas periodísticas, donde tildan sus declaraciones de polémicas. Como las de Cacho, que de polémicas no tienen nada si podemos establecer que sólo reproducen el mensaje hegemónico, el que se escucha en cada casa. Dentro de todas estas respuestas, elijo una para cerrar esta nota, porque me parece la más genuina, la más acertada y la más punzante al respecto. Del muro de Ryan Della Sala:

“Estimado Carlos Tevez:
Ud. tiene miedo que su hijo sea homosexual, yo tengo miedo que salga homofóbico, como usted.
¿Usted cree que la forma en que alguien dejará de ser homosexual es “yendo al barrio” y matándose a las piñas?

Le cuento que a mas de uno de esos “pibitos de barrio” les he chupado la pija… y también me la han chupado.
Le cuento que muchos de esos “pibitos de barrio” esos que son “los machos” porque saben “cagarse bien a trompadas” son los mismos que consumen prostitución trans y después se hacen “los otros”

Le cuento, Sr. Carlos Tevez que lo único que va a lograr criando a su hijo “a las piñas” y “bien macho” es que sea tan homofóbico como usted o como esta sociedad. Lo que no quiere decir que no vaya a ser homosexual.

Tal vez, logre que su hijo odie tanto a la homosexualidad que se odie profundamente.
Tal vez logre que su hijo odie tanto a la homosexualidad que no tenga prácticas homosexuales, pero reprima toda su vida lo que quiere ser.
Tal vez su hijo nunca sea homosexual pero con su cultura del odio ud. logre que su hijo sea un asesino, un golpeador “un macho” femicida.

Pero preferís que mate y viole mujeres antes que chupe pijas, no? Porque eso es ser BIEN macho: Responder a la hegemonía del patriarcado.

Esa que dice que a las mujeres “hay que tenerlas cortitas” y hay que fajarlas si no hacen caso.
Esa que dicen que vos podes vivir tu sexualidad (con mujeres) “libremente” pero si ella coje “es una puta”.
Esa que te hacen creer que estas habilitado a matar mujeres y maricas, a prendernos fuego y tirarnos en un basurero por el ÚNICO, SIMPLE Y CONTUNDENTE HECHO de no ser un Varón Heterosexual.

¿Y si llevas a tu hijo al barrio a que vea lo que Macri (que no es puto… es heterosexual y “macho”… como vos) hace cotidianamente?
¿Y si llevas a tu hijo al barrio a que vea lo que es el capitalismo? 
¿Y si llevas a tu hijo a que odie profundamente a lxs gobernantes que dejan miserias y viven en base al trabajo de lxs demas?
¿Y si haces que patee el barrio para que entienda lo precario que vive una chica trans?
¿Y si en vez de odiar a la homosexualidad odiamos a quienes se quedan con las riquezas del mundo y hacen que muchxs vivan en la precariedad?

Por ahí a vos te preocupa TANTO la homosexualidad y TAN poco las condiciones de vida indignas de la población porque “ya no sos igual”.
Tal vez a vos ya no te moleste que haya “ricos” que se quedan con todo y pobres que no tienen nada porque ya estás del otro lado.

Ojalá que si llevas a tu hijo al barrio a hacerse “macho” salga odiando tu violencia patriarcal.
Ojalá que si llevas a tu hijo al barrio se de cuenta que los problemas de la sociedad nacen mucho mas de Hombres Heterosexuales como vos que de Maricas o Trans.
Ojalá que se de cuenta que el problema de esta sociedad es la violencia del capitalismo y del hetero-patriarcado.

Y tené cuidado, “Carlitos” Tevez, porque cada día, las mujeres y las maricas estamos ganando mas lugar en esta sociedad.
No vaya a ser que toda esa violencia que infligen tus palabras te vuelva.
Pero no, no voy a ser yo quien te la devuelva.
Va a ser la sociedad empoderada cuando te margine por homofóbico.

Va a ser una sociedad empoderada que tal vez se de cuenta que quienes NO PUEDEN criar hijxs son gente homofóbica como vos, no maricas y trans que lo único que tenemos para traer a este mundo es amor.
Y odio para lxs opresorxs y sus discípulos.

Ojalá puedas recordar lo que es ser pobre en el barrio y sufrir.
Ahora imaginate lo que es ser pobre y puto en el barrio.
Ahora acordate de las mierdas que decís.
Ahora date cuenta que tu discurso es mas parecido al de los ratis que al de un pueblo que quiere justicia.

Asique si.

Ya no sos igual,
Ya no sos igual,
Sos un vigilante de la federal.
Sos buchón,
Sos buchón.”

Estimado Carlos Tevez:Ud. tiene miedo que su hijo sea homosexual, yo tengo miedo que salga homofóbico, como usted.¿…

Posted by Ryan Della Sala on miércoles, 17 de enero de 2018

Comenta

Print Friendly, PDF & Email