#Teatro Una rutina alienante que lastima

Redes:

Diego Scarpati

Redactor at Corriendo La Voz
Redactor de Cultura y Lado Nerd.
Autor y Guionista Freelance.
Cuervo. Fan del cine, el teatro, la cerveza artesanal, la coctelería y Batman.
Contacto: diego@corriendolavoz.com.ar
Diego Scarpati
Redes:

Latest posts by Diego Scarpati (see all)

Los mandatos sociales y nuestros adoctrinamientos culturales son los ejes en que gira Retrato cuántico de una imagen que lastima. La obra nos lleva más allá de los convencionalismos teatrales para relatar, desde el punto de vista de una joven pareja, aquellos aspectos de la condición humana que nos conducen a través de los automatismos propios de una alienante e indeseable rutina.

Más de una vez habremos oído la expresión «la carrera de la rata», la cual describe ese traslado in aeternum del pequeño roedor sobre esa ruedita tan simpática y perversa al mismo tiempo. Un camino que no conduce al animal a ningún lado, pero lo mantiene en movimiento, quizá impulsado por algún deseo, un objetivo, que nunca llega. Esta expresión se traslada al universo del ser humano para hacer referencia de aquellas y aquellos autómatas laborales que parecen padecer la condena de repetir su rutina sin alcanzar logros significativos, o sea, trabajar para vivir y nada más.

PH: Rodrigo Marta

Es justamente esta rueda alienante la que tiene atrapada a la pareja protagónica de esta obra. Pero en este caso un aparejo que representa mucho más que el trabajo, porque aquí la tarea laboral es uno de los pilares en que se construye esta estructura que se completa con cuestiones como la relación de pareja, los mandatos sociales que someten a la misma, nuestra cultura, idiosincrasia y creencias religiosas entre otros elementos que podrían definirse como problemáticas de nuestra era. Todos juntos o cualquiera de ellos por separado afectan de alguna manera no solo a los seres humanos sino principalmente a la interacción entre ellos, y entonces tal vez surja la reflexión sobre entender que se puede hablar de sobrevivir y ya no de vivir.

La pareja en cuestión nos muestra desde sus repetitivas experiencias lo alienante que se puede tornar la rutina cuando nos convertimos en presas de los mandatos y las obligaciones, cuando lo cotidiano pasa a ser no solamente lo único que genera y moviliza nuestra existencia sino también lo único que experimentamos. Como si la causa y la consecuencia fueran lo mismo, se produce aquí este loop, esta perversa cinta de Moebius que tiene a les protagonistas transitando sobre ella.

Lo que vemos en escena es justamente una repetición constante de lo patéticas que puedan ser nuestras existencias cuando definitivamente hemos perdido el norte. Aquí, algo tan sencillo y significativo como un saludo de despedida, un reencuentro, un baile, unas caricias o los momentos previos a un encuentro sexual terminan siendo parte de una cadena sin sentido de eventos que solamente son partes de un todo, ese todo que se nos presenta como una jornada laboral que en su ocaso nos genera la angustia de tener que enfrentar otra igual o peor. Esta repetición constante va generando un notorio desgaste, una clara involución, porque en definitiva ¿quién puede aguantar este ritmo?

PH: Rodrigo Marta

La existencia de los mandatos sociales alcanza su punto culmine cuando un determinado hecho genera la irrupción de la iglesia, que llega a través de un representante estableciendo algo de esa falsa moral que suele pregonar, cualidad que va a la par con la doble moral, que por cierto, en algún momento también será -paradójicamente o no- un elemento presente en esta pareja, la que la convierte en un eslabón más de esta sociedad elaborada bajo ciertas normas o medidas.

Retrato cuántico de una imagen que lastima nos muestra desde esta estructura elementos como el miedo, el sometimiento, el adoctrinamiento, la negación, la resignación y la disyuntiva entre lo que es correcto y lo que no lo es. Retrata esa impotencia que genera no poder romper esa rueda -quizá por miedo- que nos impide avanzar en nuestra vida, en nuestro empleo o nuestra relación de pareja dejando de lado los sueños y deseos.

La puesta minimalista le arroja aún más preponderancia al trabajo físico del elenco, que se centra en la acción y no en la palabra, acompañado el mismo de una musicalización muy variada.  

Retrato cuántico de una imagen que lastima, un Proyecto Libre realizado por estudiantes, graduados y graduadas del Departamento de Artes Dramáticas de la UNA, se presenta los domingos de septiembre en Belisario Club Cultural, Corrientes 1624, CABA.


FICHA TÉCNICO ARTÍSTICA 
Autor: Lucas Ablanedo
Actúan: Mirella Ibañez, Emiliano Jaramillo, Juan Eduardo Scneider Munda
Musicalización: Emmanuel Pérez
Fotografía: Rodrigo Marta
Asistencia de dirección: Agustina Vallejos
Dirección: Lucas Ablanedo

Comenta

Print Friendly, PDF & Email