#Teatro “Plantas de interior” No hay nada mejor que casa

Julieta Cantero

Julieta Cantero

Redactora Sección Cultura
Periodista | Licenciada en Comunicación Social UNLaM
Julieta Cantero

Latest posts by Julieta Cantero (see all)

La poca luz de un departamento del microcentro porteño, la convivencia, el dióxido de carbono, la fotosíntesis y dos grupos de seres humanos. En Plantas de Interior se muestra un año de un grupo de seis personas en el que algunos, como las plantas, logran crecer desmedidamente, otros permanecer inmutables y otros dejarse marchitar.

La obra cuenta con un ritmo dinámico, divertido y ágil las historias de vida de estos personajes. Se ven en escena diferentes personalidades y mentalidades sin caer en fáciles representaciones estereotipadas. En ese living, conviven el deseo de una madre por ver a su hijo progresar, ese hijo que abandona por miedo sus sueños de músico, una periodista avasallante que siembra el fruto de su ambición de poder, una joven entusiasta con intenciones y facilidades de progresar y acomodarse a distintos estilos de vida, un consejero que intentará reorganizar las conductas del grupo, y un vecino con problemas de salud que será el que dará luz y agua a las situaciones dramáticas.

La dramaturgia, reflexiva, esperanzadora y sobretodo metafórica, cuenta sobre los pequeños cambios en la vida de las personas que sólo se pueden observar y entender a través del paso del tiempo; habla del amor presente entre ellos y de los imperceptibles lazos que se pueden apreciar en pequeños gestos cotidianos.

Los actores representan bien a cada personaje a través de un importante trabajo vocal y corporal; cada uno es fiel a un matiz, una postura, un objetivo y una visión sobre la vida. Se destaca Guido Gastaldi, que en su objetivo de darle vida a un joven miedoso que se considera un discapacitado, con sus peculiares dificultades y con su obsesión por el agua y el bienestar de esas plantas, se introduce en la vida y los problemas de su familia vecina. Él, ese otro, el diferente, el distinto, es el que puede tocar las raíces más íntimas del resto, para motivarlos a seguir y para descolocarlos con sus reflexiones y su inteligencia alternativa.

pp

La escenografía nos sitúa en un living repleto de plantas, con un piano viejo, un sillón, el acceso al resto de los espacios del departamento, una ventana y la puerta. Pero ahí, esas ventanas no se abren y cada entrada y salida por esa puerta provoca un cambio. El mundo exterior representa una amenaza. Afuera todo es cambiante: las estaciones, el clima, las manifestaciones, los peligros. Así, puertas adentro y en el interior de esas cuatro paredes, los protagonistas quedan atrapados en la sensación de comodidad y de seguridad.

Ellos son como las plantas de interior. Ese departamento no es su hábitat natural, pero se acostumbraron a esa necesidad de confort, de esa dependencia del otro para ser cuidados, nutridos, regados, queridos. Cada uno, con sus personalidades y raíces diferentes, genera el aire que el otro necesita para avanzar, para seguir con sus deseos y sus sueños, para no abandonarse.

Plantas de Interior fue ganadora de premios en el Concurso Nacional de Obras de Teatro del INT, el Concurso Nacional de Obras Teatrales UCES 2011, el Concurso Germán Rozenmacher de Nueva Dramaturgia y el Concurso CONTAR 1. Ahora se está exhibiendo los sábados a las 22 horas en el Teatro Porteño.

FICHA TÉCNICO ARTÍSTICA
Autor: Sol Rodriguez Seoane
Dirección: Miguel Israeilevich
Actores: Tamara Garzon, Andrés Granier, María Colloca, Guido Gastaldi, Emma Rivera y Javier Niklison
Asistente de Dirección: Eliana Murgia
Vestuario: Sandra Fink
Escenografía: Isabel Gual
Iluminación: Sandra Grossi
Diseño: Miguel Israilevich
Fotografía: Manuel Archain
Música Original: Ornela Lanzillotto
Producción General: Guido Gastaldi y La Kalandria Producciones

Comenta