#Teatro Nekrasov y el poder de la noticia

Gisela Romagnolo

Gisela Romagnolo

Periodista | Editora de la sección Polítoca y Sociedad.
Gisela Romagnolo

Latest posts by Gisela Romagnolo (see all)

Nekrasov, de Jean Paul Sartre, es una comedia que satiriza y critica, al extremo, el rol que desempeñan los medios de comunicación en las sociedades, su influencia sobre los lectores, el provecho que sacan de los gobiernos y las precauciones que toman para publicar las noticias, según a quien le interese.

Si bien la obra sale a la luz en 1955, en París, impresiona el nivel de actualidad que mantiene. Esta es la única comedia que escribe Sartre, la inspiración proviene de un caso verídico: Victor Kravchenko, un desertor del ejército rojo, que abandonó su puesto de capitán en la Segunda Guerra Mundial y pidió asilo político en los Estados Unidos, donde escribió acerca de su vida en la Unión Soviética como funcionario y publicó su libro: Yo elegí la libertad, en 1946. Desde aquí arranca Sartre para desenmascarar un mundo de manipulación sin medida.

Ahora sí, llegó el momento, nos sumergidos de lleno en el rol de espectadores, estamos ante la segunda temporada de la obra, la sala está llena, las luces son tenues con coloración rojiza, ingresan a escena 16 actores, situados a mediados de la década del ’50, las luces blancas se centran en ellos y en los diarios que mantienen abiertos, lee cada uno su tabloide y de pronto todos se juntan a leer el mismo, con muecas de asombro. Esta primera escena describe, en cierta medida, aquello que sucede cuando surge una primicia. No importa el tinte político, ni los intereses que van detrás de ella. Sólo sabemos que todos hablaran de ella y por eso todos van tras ella.

Algo de eso es lo que necesitan los directivos del periódico gubernamental ‘La Tarde de París’, cuyas ventas han disminuido considerablemente en el último tiempo y desesperan por una noticia “explosiva”, una verdadera bomba que ayude a vender en primera plana. Es el momento en el que la redacción se inunda de opiniones que van y vuelven incesantemente, entre ellas, sobresalen dos posibles titulares: Jorge de Valera, el gran estafador, huye de la policía y el otro, aún más tentador: Nekrasov desapareció, el Ministro del Interior Soviético eligió la libertad.     

Así comienza ésta comedia, con excelentes interpretaciones actorales, que por momentos nos hace sentir incómodos, como lectores y espectadores. Al mismo tiempo, guarda un tinte de tragedia porque nos remite constantemente al manejo sin escrúpulos de la información, convirtiendo la noticia en una mercancía, donde el lugar que le cabe a la verdad es mínimo o nulo. En esta redacción, que podemos espiar, interesa más ser visto, leído y comentado que contar verdades que nadie repite.

La obra nos acerca a la cocina de este periódico de París, nos abre la puerta a todos los hilos que se manejan alrededor del oficio del periodista o redactor, de su supuesta objetividad intachable, de la necesidad de estar primero, de ser el más visto y al mismo tiempo nos muestra hasta donde está dispuesto a llegar cada integrante para lograr algo de todo esto hasta último momento.

nekrasov
Fotografía: Cristian Bender, Diana Martínez Llaser

Detrás de Escena

A nuestra partida y con el afán de averiguar cuál sería la razón exacta para elegir una obra de Sartre, #CorriendolaVoz, conversó con el director de Nekrasov, Daniel Godoy, quien nos aclaró que, llevar a escena esta obra “fue una elección en equipo, el motor principal fue la actualidad de los temas que toca y la crítica a los medios de comunicación y a las posiciones ideológicas extremas, hasta ridículas. Además, la poética que utiliza Sartre es muy dinámica”.

Con respecto a cuáles fueron las licencias que se permitieron frente a la obra original, Godoy reconoció que “la primera de las libertades que nos tomamos fue que tuvimos que hacer una reducción importante porque la original tiene una duración de cuatro horas y también actualizamos las formas de actuación, quisimos alejarnos del realismo y trabajar mucho la parodia y los juegos escénicos,  jugar con la escenografía” y agrega que “la primera escena (el Prólogo) es el puente de alguna manera que nos permite hacer una actualización de porque estamos haciendo la obra y también entendemos que los lectores o consumidores de noticias no están vaciados de contenidos y solo reciben información, sino que es cada uno quien va en busca de determinado medio que coincida con nuestro pensamiento”.

Nekrasov, presenta la última función el Domingo 28/05 a las 21.30 hs, en NoAvestruz, Humboldt 1857.

FICHA TÉCNICO ARTÍSTICA
Autoría: Jean Paul Sartre
Actúan: Julieta Álvarez, Daniel Avinceta, Fernando Bender, Fabián Caló, Adriana Cerruti, Micaela Gaudino, Marcelo Gril, Manuel Hinestroza, Emmanuel K/gall, Federico Laporte, Ernesto Ocampo Ríos, Ezequiel Olaz, Felipe Ponce De León, Adrián Salas Mattei, Fernando Skarbun, Federico Vilar
Vestuario: Daniel Godoy
Maquillaje: Cintia Andrea Aristimuño, Carolina De Innocentiis, Camila Uribe
Diseño de escenografía: Daniel Godoy, Giselle Vitullo
Diseño de luces: Victor Gabriel Olivera
Realización de escenografía: Pedro Roberto Álvarez, Graciela Nora Nielsen, Giselle Vitullo
Música original: Leandro Bisogno
Fotografía: Cristian Bender, Diana Martínez Llaser
Diseño gráfico: Daniel Avinceta, Fernando Bender
Prensa: Laura Kass Mathieu
Puesta en escena: Daniel Godoy
Dirección: Daniel Godoy

Comenta