#Teatro LOS VECINOS DE ARRIBA: tirar los prejuicios

Antonella Liborio

Antonella Liborio

Escritora que, al igual que Cortázar, asume el mundo como algo que necesariamente debe ser roto por una pelota o por un beso. Colaboradora sección Cultura y Lado Nerd.
Antonella Liborio

¿Qué puede pasar durante una cena con los vecinos de arriba? Muchísimas cosas. Es más, puede pasar absolutamente TODO.

La obra escrita por el cineasta y guionista Cesc Gay y dirigida por el dramaturgo y director de teatro Javier Daulte en la versión argentina, cuenta la historia de dos matrimonios que viven en el mismo edificio pero que aún no se han reunido para conocerse en profundidad. Cuando por fin Ana (Florencia Peña) y Julio (Diego Peretti) invitan a cenar a su departamento a Laura (Julieta Vallina) y a Salva (Rafael Ferro), los estilos de vida de ambas parejas se enfrentan en una cómica lucha donde la libertad sexual y los prejuicios llevan a los personajes hacia abismos insospechados.

Todo transcurre en una única gran escena en la que una sorprendente propuesta de los vecinos pone en evidencia las dificultades de enfrentar la agonía del matrimonio con el paso del tiempo. La cualidad central de la pieza consiste en la capacidad de abordar una problemática espesa, ligada a la sexualidad, el amor y la convivencia, a partir de diálogos que desatan la carcajada de las y los espectadores.

El director de la obra se pregunta “¿Cómo dar cuenta en el teatro de este drama cotidiano y triste?” Y el autor, Cesc Gay, logra en su primera obra de teatro dar una respuesta: “Estoy convencido de que sólo con ironía y sentido del humor es posible escribir sobre esta tragedia que nos persigue desde los orígenes de los tiempos: el reto mayúsculo de vivir en pareja”.

Los vecinos de arriba se estrenó en Barcelona en 2015, y la adaptación argentina se puede ver de miércoles a domingo en el teatro Metropolitan Sura (Av. Corrientes 1343). Esta versión “argentinizada” pone el foco en la complejidad de los vínculos desde el humor y la risa. Y gran parte del mérito se lo llevan las geniales actuaciones del elenco en general y en especial de Florencia Peña, defensora del poliamor en la vida real y excelente comediante sobre las tablas.

En una reciente entrevista, Diego Peretti comentó: “En el siglo XXI aún seguimos llenos de prejuicios sexuales. Ahora, cuando uno los analiza racionalmente se da cuenta que se trata de prejuicios sin ningún tipo de asidero y lo que expone la obra es justamente eso”. Se trata de una buena propuesta en tiempos de transformación social y cambios de paradigma en torno a la libre sexualidad y las múltiples formas que adquiere el amor en la vida cotidiana.

Comenta

Print Friendly, PDF & Email