#Teatro ‘Donde duermen los grillos’, lo que el encierro nos dejó

Julieta Cantero

Julieta Cantero

Redactora Sección Cultura
Periodista | Licenciada en Comunicación Social UNLaM
Julieta Cantero

Latest posts by Julieta Cantero (see all)

Entre penumbras y humo se va contando la historia de cuatro presos que planean su fuga después de años de sufrimiento, maltrato y encierro. Donde duermen los grillos escupe una crítica al sistema penitenciario y a la corrupción que se hace presente en cada uno de sus rincones.

Se muestran en escena todos los mundos y situaciones posibles que deambulan en el imaginario social sobre la vida en la cárcel: violencia, violaciones, abusos de poder, discriminación, soledad, abandono, oscuridad, baños con agua fría. De esta manera, el discurso desde la dramaturgia tiene la intención de que el público logre una empatía con el otro, con el preso.

Sin justificar ni hacer mención a las razones por la que los protagonistas están reclusos de su libertad, se los resignifica como víctimas de un poder y un sistema que es más corrupto y delincuente que ellos. Para esta interpretación y para poder situarnos del lado de los presos, resulta fundamental la participación activa del público, que hasta participa del motín y ayuda al plan de escape.

griloss

La música en vivo ejecutada por Ezequiel Cotton con elementos poco convencionales termina de hacer funcionar la puesta en escena. Una escenografía sencilla pero efectiva, en la que sobresalen las rejas, rejas y más rejas, ayuda a crear la separación entre el mundo de la libertad y el del encierro.

El trabajo actoral es excelente, pero se destaca sobre todo el manejo de las expresiones corporales. Hay ciertas escenas en donde los movimientos parecen salidos de una partitura musical. Tienen timing, intención, expresión y agilidad. Son cuerpos que están vivos y se muestran libres, aunque el contexto se empecine en demostrar todo el tiempo lo contrario.

Los gags y recursos del clown, el bufón y el humor son fundamentales para una narración cómica sobre aspectos oscuros y trágicos de nuestra sociedad. Si bien hay guiños de actualidad, la obra deja entrever que el sistema carcelario de hoy es igual al de ayer. Y ahí surge, una de las tantas reflexiones posteriores que despierta la obra: este sistema, la cárcel y sus figuras, no cambian, no se modernizan, no se humanizan; es un sistema estructurado y pensado para la crueldad.

En la obra se representa con humor y sátira a las figuras de policías, abogados y enfermeros. Así, se los ridiculiza y se llevan al extremo ciertas situaciones para dejar en evidencia su falta de ética y moral. Es interesante también el doble rol que cumplen ciertos actores: a veces presos y a veces policías, metaforizan que de un lado o del otro están encerrados en un sistema más grande y más cruel aún.

Otro recurso utilizado es la proyección de imágenes de la infancia y de la vida de los protagonistas. Se suceden fotos familiares, de chicos sonrientes, con sueños, anhelos, con una vida, para terminar con la foto del legajo del convicto. La entrada a la cárcel significa también dejar de ser ese hijo, ese hermano, ese amigo, para convertirse en simplemente un número. Aislados y encerrados, pierden su condición de ser humano, los colores que tenían sus vidas, sus proyectos.

La oscuridad que caracteriza a la obra, es tal vez la falta de luz que hay sobre la deshumanización del sistema carcelario. Marcos Arano y su equipo siguen el propósito de abordar temas comprometidos a nivel político y social que dejen ver los lugares más vulnerables del ser humano.

Donde duermen los grillos se presenta los sábados a las 23 horas en El Excéntrico de la 18, Lerma 420 (Villa Crespo) para representar con una mezcla de música en vivo, humor y escenas disparatadas, lo más profundo de la tragedia humana.

FICHA TÉCNICO ARTÍSTICA
Actúan: Lautaro Amurri, Lala Buceviciene, Rodrigo Frascara, Marcelo Sapoznik, Fernando Vitale
Música: Ian Shifres
Diseño de luces: Alejandro Velázquez
Vestuario: Ale Robotti
Escenografía: Jazmín Savignac, Carolina Fernández
Coreografía: Paola Sanabria
Diseño gráfico: Marcelo Sapoznik
Fotografía: Juan Marcelo Baiardi
Producción: Viviana Lastiri
Prensa: Analia Cobas y Cecilia Dellatorre
Asistencia de dirección: Viviana Lastiri y Felipe Martín Saade
Dirección: Marcos Arano

Comenta