#SueñoDePescado Ruge un rocanrol de las venas del dolor

Lucas Mariano Otero

Lucas Mariano Otero

Periodista que viene agitando emociones desde hace tantos años.
Lucas Mariano Otero

Sueño de Pescado (SDP) presentó Sangre en tus luces, tercer álbum de estudio editado bajo su propio sello en una apuesta única que busca renacer en todos los sentidos. Desde Corriendo La Voz, intentamos desmenuzar la nueva joya del rock platense y compenetrarnos con esta banda que está viajando a una velocidad firme y constante, demostrando innovación disco a disco.

Musicalmente mantienen la naturaleza rockera que fundaron desde sus inicios: guitarras veloces y riffs contagiosos ensamblados como una pieza de rompecabezas al bajo y la batería. Asimismo, la solidez se hace más notoria luego de tantos años de trayectoria, al igual que la madurez profesional, ahora a flor de piel. Este nuevo disco trajo un abanico renovado de sonidos y originalidad, dando un resultado refinado y distinguido. Al mismo tiempo, este trabajo se percibe muy distante de la potencialidad de su antecesor Siglo Pánico (2016) y de la crudeza del debutante Venganza Primavera (2015).

Por otro lado, la banda reivindicó una vez más su lírica oscura, cargada de sentimientos personales de los autores (Manuel Rodríguez y Juan Manuel Calabró), los cuales son fácilmente absorbidos por quien escuche las melodías. Nuevamente Gustavo Gauvry estuvo involucrado en el proceso de producción del álbum, en esta oportunidad como Ingeniero de Grabación y Producción Artística. La frutilla de la torta definitivamente es la masterización hecha en los Estudios Abbey Road ubicados en Londres, Inglaterra. El salto de calidad que les faltaba para volar más allá del horizonte.

Antes de seguir adentrándonos en Sangre en tus luces, considero que es necesario entender que desde su trabajo anterior (Siglo Pánico), la banda se propuso no sólo un producto diferente sino que logró integrar el arte de manera acertada a lo musical. Recordemos que en aquella placa, lanzaron una edición limitada que venía en una caja de madera con detalles en metal.

Siglo Pánico: En su interior posee encastrada una brújula; canciones separadas en tarjetas pentagonales con su respectivo arte y letra del mismo; un pendrive especial con la discografía completa acompañado de tres vídeos oficiales; la caja de madera con detalles en metal y pintadas aprovechando los espacios.

En el caso de Sangre en tus Luces, la versión tradicional (hay otra limitada) se inspira en una historieta, haciendo alusión al ambiente de Ciudad Gótica (Gotham) pero platense, algo así como “La Plata Gótica”. Cada una de las letras musicales se distribuyen de forma fragmentada para ir narrando cada escenario que se propone por cuadro. Es admirable la interpretación precisa de los dibujos que viaja por un universo de emociones.

En cuanto a la edición “limitada” o “especial”, se trata de un proyector de diapositivas que, al igual que el álbum anterior, solamente será lanzado un remanente para unos pocos privilegiados.

En líneas generales, las canciones que integran este nuevo disco poseen la esencia característica que distingue a SDP.  Sin embargo, cuando nos sumergimos en cada tema, sucede algo inesperado que ya no nos resulta familiar: existe un mensaje profundo, conmovedor, que busca de su oyente una interiorización en esa historia que narra y que encuentre ¿por qué no? una reflexión de sí mismo respecto de ciertas situaciones de su vida cotidiana. La voz de Manuel invita a eso; su expresión te invita a sentirte parte de su relato segundo a segundo, quebrándose estrofa tras estrofa.

Las melodías, estrechamente enlazadas con la lírica, logran entrar en lo más profundo de cada individuo. Además, nos vemos interpelados por la voz del cantante, que a veces parece como si se estuviera dirigiendo directamente a cada uno de sus interlocutores. Fantasmas es un claro ejemplo de esta exteriorización: “¿quién no camino con tipos torcidos y mentes enfermas? O, ¿quién no abrazó a la gente que carga los mismos fantasmas de uno? Esas letras simples pero que contienen mucha sensibilidad, son transparentes y sin tantas vueltas. Es lo que llama la atención de los fanáticos y seguidores e incitan que día a día se sumen más peces al cardumen soñador.

Para los más nostálgicos, renacieron Nube negra y Cámara oculta de las cenizas que dejó Trajo Avatar en Bici, ex banda de Rodríguez y del baterista Luciano Manso. Dos interpretaciones que han sido renovadas en el momento exacto. Poseen toda la fuerza para ser una parte fundamental de la lista de temas de los shows. Sin dudas, reflejan lo que es Sueño de Pescado, tanto en sus versos como en su melodía.

Una de las canciones más resonantes seguramente sea Ojos ventanal. Entre tantas sombras, se asoma un rayito de luz entre acorde y acorde. Este tema es el indicado para crear un balance perfecto: demuestra amor, pasión y deja un mensaje cristalino. El banjo invitado de Pablo Memi (bajista de Ratones Paranoicos) da un plus especial que decanta en un ambiente calmo e imperturbable para decir todo lo que uno siente por ese ser querido o, más bien, declarar todo el amor que puede tener un padre por su retoño.

En La espera es otro de los tracks interesantes que vale la pena resaltar debido al guiño de homenaje que tiene la canción para los familiares de aquellos niños inocentes, sustraídos de su real identidad durante la última Dictadura Cívico-militar (1976 – 1983). Gracias al esfuerzo. la valentía y el trabajo que aún permanece vigente de Las Abuelas de Plaza de Mayo, se lograron recuperar hasta el día de hoy 124 nietos.

El tema número once que da cierre a Sangre en tus luces, transmite con fervor la identidad clave de SDP. Se trata de una canción homónima como el caso de Venganza Primavera que casualmente también es el último track del primer disco. Una coincidencia que no debe tener nada de casual. Busques donde busques, si las frases te atraviesan, esta canción procura sacarle las caretas al mundo. Volver a nuestras raíces, siempre peleando.

Podrán ser criticados por su crecimiento vertiginoso en menos de cuatro años; podrán ser la Revancha” que deseaban vivir para volver a renacer y perseguir esos sueños que probablemente permanecían dormidos esperando ser despertados; podrán ser como el salmón que va contra la corriente, pero la realidad es que ellos no avanzan solos sino que transitan esa lucha diaria a contra mano junto a un cardumen que tira y tirará constantemente para el mismo norte.

Esa brújula icónica en Siglo Pánico emergió para orientarlos hacia donde deben ir: por un sendero lleno de corazón y espíritu. Cuando lo sentís de verdad, no hacen falta explicaciones, ya vas a ver lo que es seguir, siempre aguantar. Siempre siguiendo su verdad (nuestra verdad). Una manera diferente de afrontar la vida bancando el carnaval que enciende mis tristezas como la de todos.

Trazaron una forma de vida. Nos enseñaron que si militas la buena fe, nada es imposible. Sueño de Pescado está integrado por músicos a los que no les importa tocar en Pura Vida para un grupo reducido de personas o en el Estadio Malvinas Argentinas para una multitud. El compromiso por dar lo mejor, el profesionalismo y la amistad serán su lienzo perdurable que se hunde en un profundo sentimiento. El grito de su alma ya no se puede frenar.

“Sacamos la fuerza de cada

aliento y cada engaño. 

Será morir así, siguiendo tu verdad”.

(Sangre en tus luces – Sueño de Pescado).

Ph: Victoria Fusco y Agustín Miranda.

Comenta

Print Friendly, PDF & Email