#SindicatoPolicial ¿Los policías son trabajadores con uniforme?

Victoria Fusco
Redes:

Victoria Fusco

Redactora at Corriendo La Voz
Periodista | Estudiante de la Licenciatura en Comunicación Social (UNLaM) | Apasionada por viajes, recitales y redes sociales | Contacto: fotografia@corriendolavoz.com.ar
Victoria Fusco
Redes:

El denominado Sindicato Policial de Buenos Aires (SIPOBA) quiere ser reconocido legalmente, por lo que realiza acciones para lograr su objetivo. ¿Cuáles son las posiciones que se encuentran al respecto? ¿Es constitucional que la policía se organice en un gremio?

No somos esclavos, somos trabajadores”, así se titula la página del SIPOBA. En la Argentina, ninguna fuerza de seguridad tiene personería gremial debido a que el Ministerio de Trabajo de la Nación rechazó, hasta hoy, todos los pedidos de inscripción presentados.

Es por este motivo que la Corte Suprema de Justicia de la Nación analizó el pedido de la sindicalización y realizó una audiencia pública en la que participaron el Ministerio de Trabajo; el sindicato policial no registrado; Hernán Gullco, de la Asociación por los Derechos Civiles (ADC) y Facundo Moyano, diputado nacional por el Frente Renovador.

Cada tanto este tema se reaviva. Por ejemplo, recordamos que en diciembre de 2013, la Policía cordobesa efectuó una medida de fuerza  cuando se negociaban los salarios con el gobierno provincial. Como resultado, se originaron saqueos en Córdoba y un conflicto social violento. Los derechos laborales de los miembros de las fuerzas de seguridad, se volvieron a poner en la escena del debate nacional.

En la causa actual, la Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, se opuso al pedido de sindicalización de los policías y sostuvo que se rechace el recurso de queja “ante la ausencia de una ley expresa” y porque las normas internacionales que “tratan específicamente los derechos sindicales acogen expresamente las especiales características de la actividad y de las funciones realizadas por las fuerzas policiales”.

Para la procuradora es “la legislación nacional es la que deberá determinar hasta qué punto se aplicarán, a las fuerzas armadas y a la policía, las garantías previstas por el presente Convenio”, tal y como lo establece el convenio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

También hay otras dos causas que están en la mira de la Corte Suprema: el llamado Sindicato de Policías y Penitenciarios (Sinpope) y la de la Unión de Policías y Penitenciarios de Argentina Córdoba (UPPAC). Esta última es la única que tiene un fallo favorable de la Cámara del Trabajo del 2013.

0000016291

Sindicalización policial: ¿sí o no?

Por un lado, el SIPOBA reclama ser legitimado por el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social y que este reconozca a sus afiliados. Los gremialistas piden la aplicación del artículo 14 de la Constitución Nacional en cuanto que garantiza la “organización sindical”, con la inscripción en un registro especial y del Convenio 87 de la Organización Internacional del Trabajo, sobre derechos gremiales de policías y las fuerzas armadas.

Por otro lado, el Ministerio de Trabajo, en uno de los rechazos, argumentó que “la tarea de seguridad que la ley impone a las fuerzas armadas y policiales, a partir de una organización jerárquica vertical, en un marco de disciplina, es esencial para el mantenimiento del orden interno de la fuerza y la operatividad en el cumplimiento de los objetivos a su cargo, los que se dificultarían, a partir de la constitución de un sindicato para estas categorías”. Además, señaló que “en nuestro país, no se ha dictado legislación alguna que recepte la posibilidad de sindicación de las fuerzas armadas o policiales, coordinando armónicamente los derechos que se derivan del ejercicio de la libertad sindical y las obligaciones propias de estos trabajadores”.

Finalmente, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) no establece obligaciones para sus estados miembros en relación a los derechos laborales de los miembros de las fuerzas de seguridad. Junto a otros tratados internacionales como el Pacto de San José de Costa Rica y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales dejan libertad de acción a los países integrantes.

movimientopolicial1

Historia de un sindicato insistente

La causa del SIPOBA se inició en 1998, cuando quiso inscribirse como gremio. Pero el Ministro de Trabajo que ejercía en esos años, Antonio Erman González, rechazó el pedido. Sin embargo, el sindicato volvió a solicitarlo y en septiembre de 2002, la entonces ministra de Trabajo, Graciela Camaño, determinó rechazar la solicitud nuevamente.

Luego el caso se trasladó a la justicia. SIPOBA se dirigió a la justicia laboral para alcanzar la autorización, pero el pedido fue otra vez rechazado. La sala V de la Cámara del Trabajo, integrada por  María García Margalejo, Juan Fernández Madrid y Oscar Zas –este último en disidencia- consideró que la situación de las fuerzas policiales “no es asimilable sin más a las de los trabajadores previstos en la normativa general”. Pero SIPOBA siguió golpeando puertas y llegó al máximo tribunal del país en 2010.

¿Qué piensan las organizaciones que están en contra de la policía como institución?

La Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI) se cuestiona:Los que jalan el gatillo sobre un pibe, los que reprimen trabajadores que protestan en las calles, en fin, los que defienden con palos y armas los intereses de la clase dominante, ¿pueden formar un “sindicato”, la herramienta histórica de organización de la clase trabajadora?”

“Un policía no es un trabajador, sino el perro guardián de la clase dominante. Los policías, independientemente de que perciban dinero a cambio de un servicio, no pertenecen a la clase trabajadora por la función social y el interés concreto que defienden: proteger los intereses del estado y de la clase dominante. Más allá de su origen de clase, policías, gendarmes, prefectos y miembros del servicio penitenciario están integrados al aparato represivo estatal. Por lo tanto, sus intereses siempre estarán en las antípodas de los intereses de los trabajadores”, expresó Correpi en un comunicado. 

Parte de la izquierda, como el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS) sostiene que los policías “más allá de provenir de los sectores populares, son desclasados (separados de su clase de origen) que ingresaron por propia voluntad a la institución creada para servir a los intereses de las clases dominantes. No son, como se pretende presentarlos, “trabajadores con uniforme”. Su carácter social, enemigo de los explotados y oprimidos, está determinado por la función represiva que asumen al momento de integrar la fuerza”.

gg

La postura de dos especialistas

Juan Carlos Ruiz Vásquez, Doctor en Política por la Universidad de Oxford y especialista en el funcionamiento de la policía, fue entrevistado por Infobae y subrayó que la principal razón por la que la policía no está sindicalizada en América Latina es por la resistencia del poder político. “Se prohíbe la sindicalización porque se considera que la seguridad es un servicio público imprescindible que no se puede dejar de prestar. Los gobiernos sostienen que necesitan tener a los policías en las calles, ya que si no están la situación va a ser aprovechada para hacer líos como se vio en Argentina”, enfatizó el experto.

En Europa, los policías son funcionarios civiles en uniforme, que tienen un trabajo como cualquier otro. Conscientes de la responsabilidad de su función, los sindicatos policiales europeos no suelen abusar de su poder. “En Francia donde tienen derecho a huelga, ellos mismos lo consideran algo extremo. Hace dos años los policías londinenses pararon un día y fue todo un acontecimiento”, sentenció Ruiz Vásquez.

Mientras que Marcelo Sain, especialista en seguridad y actual Director de Escuela Nacional de Inteligencia, en una nota con el diario Tiempo Argentino indicó que la policía se debería sindicalizar porque “la expectativa social y política que hay sobre la policía la coloca como el principal instrumento de protección de libertades y derechos. Sin embargo, dentro de la institución se violan todas las libertades y derechos del 80% del personal. La policía es la única burocracia estatal que está obligada, masivamente, al doble empleo, porque sus salarios no alcanzan para garantizarle ingresos dignos. Las condiciones de trabajo son precarias y, además, no tienen derecho a lo que es el núcleo central de la sindicalización, que es formar organizaciones de defensa de sus intereses y negociar las condiciones de trabajo con la patronal, que es el comisariato y el propio gobierno”.

Más allá de todas las posturas que hay alrededor del tema, la verticalidad que hay dentro de la institución es muy clara e indiscutible. Cuando hay que reprimir a los manifestantes, los uniformados (de cualquier índole) tienen que acatar las órdenes sin protestar, eso es lo que se vio en los últimos años en Argentina. Sólo hace falta mirar hacia atrás y ver las represiones hacia los pueblos wichi y mapuche como también hacia los trabajadores de la Línea 60 (invisibilizadas por los grandes medios) entre otros ejemplos para ver, inclusive, como cumplen de un modo desmedido . Se trata, para ellos, de disciplinar a los revoltosos y a los que luchan por las injusticias.

Fuentes:

http://www.zonapolicial.com.ar/imprime.php?id_nota=407
http://chequeado.com/el-explicador/ise-pueden-sindicalizar-los-policias/
http://www.infojusnoticias.gov.ar/nacionales/como-fue-la-audiencia-en-la-corte-suprema-por-la-sindicalizacion-policial-9424.html

Foto: Radio Futura

Comenta

Print Friendly, PDF & Email