#SemanaDelChe Anécdotas, frases poco conocidas y otras yerbas

CorriendoLaVoz
Redes:

CorriendoLaVoz

CorriendoLaVoz at Corriendo La Voz
Medio de Comunicación Digital | Otra forma de comunicar |
CorriendoLaVoz
Redes:

En ésta #SemanaDelChe no podíamos pasar la temática para publicar algunas anécdotas, frases y ocurrencias poco conocidas de su vida. 

Crítica de Socialismo y el Hombre Nuevo:

“Muchas veces nos daremos cuenta de lo equivocados que estábamos en conceptos que de tan sabidos, eran parte nuestra y automática de nuestros conocimientos. Muchas veces debemos cambiar todos nuestros conceptos, no solamente los conceptos generales, los conceptos sociales o filosóficos, sino también, a veces, los conceptos médicos. Y veremos que no siempre las enfermedades se tratan como se trata una enfermedad en un hospital, en una gran ciudad, veremos, entonces, cómo el médico tiene que ser también agricultor, y cómo aprender a sembrar nuevos alimentos, y sembrar con su ejemplo, el afán de consumir nuevos alimentos, de diversificar esta estructura alimenticia cubana, tan pequeña, tan pobre, en uno de los países agrícolamente, potencialmente también, más ricos de la tierra. Veremos, entonces, cómo tendremos que ser, en esas circunstancias, un poco pedagogos, a veces un mucho pedagogos, cómo tendremos que ser políticos también, cómo lo primero que tendremos que hacer no es ir a brindar nuestra sabiduría, sino ir a demostrar que vamos a aprender, con el pueblo, que vamos a realizar esa grande y bella experiencia común, que es construir una nueva Cuba.”

 

Comentario de Victor Dreke sobre Ernesto: ” El Che era una leyenda al llegar al Escambray en el 58. Yo estaba herido, me llevaron al lugar donde fue el encuentro. Faure nos presenta a todos y le explica al comandante Guevara que yo había sido herido en el ataque a Placetas. El Che me atendió como médico; Castelló, el doctor nuestro, le explicó dónde estaban las heridas. Conversamos del tiro que casi me mata. Teníamos una pequeña oficina, una máquina de escribir. El Che, con una gran modestia, nos las pidió prestada para hacer un trabajo. Era el comandante de la revolución en Las Villas y andaba pidiendo permiso…”

Comentario de Aleida March: “No está mal. Lo que más me impresionó fueron sus ojos, la mirada. En ese momento me pareció un hombre mayor de lo que realmente era. No lo miré como a un hombre: resultaba demasiado fuerte la impresión de la figura que era”

Algunas frases del Che poco conocidas durante toda su vida:

“Los militares no le dan cultura al pueblo, porque si el pueblo fuera culto no los aceptaría”

“Me doy cuenta que ha madurado en mí algo que hace tiempo crecía dentro del bullicio ciudadano: y es el odio a la civilización, la burda imagen de gentes moviéndose como locos al compás de ese ruido tremendo” (De su diario del viaje latinoamericano)

Yo prefiero ser indio analfabeto a millonario norteamericano”
“Me demostré que soy capaz de demostrar lo que venga, y si no fuera por el asma, más de lo que venga”

 

 

“No soy moderado sino que trataré de no serlo nunca, y cuando reconozca en mí que la llama sagrada ha dejado su lugar a una tímida lucecita votiva, lo menos que podría hacer es ponerme a vomitar sobre mi propia mierda”

“Le hablé de tí a Fidel (Diciendole a Joel Iglesias) me dijo que porqué no te hacía teniente, pero le dije que como no sabía leer ni escribir no podía nombrarte” Luego le enseñará ambas cosas y será la mano derecha del Che por mucho tiempo.

“Al tomar el primer camión encontramos dos muertos, un herido, que todavía hacía gestos de pelea en su agonía, fue rematado sin darle oportunidad de rendirse, lo que no podía hacer pues estaba semiinconciente. Este acto de vandálico lo realizó un combatiente cuya familia había sido aniquilada por el ejército batistiano. Le recriminé violentamente esa acción sin darme cuenta que me estaba oyendo otro soldado herido que se había tapado con unas mantas y había quedado, quieto, en la cama del camión. Al oír eso y las disculpas que daba el compañero nuestro, el soldado enemigo avisó de su presencia pidiendo que no lo mataran; tenía un tiro en la pierna, con fractura, y quedó a un costado del camino mientras proseguía el combato en los otros camiones. El hombre cada vez que pasaba un combatiente por el lado gritaba :<<No me mate, no me mate, el Che dice que no se matan los prisioneros>>” 

Cuando triunfó la revolución y debían ir a la Habana y algunos soldados se apropiaron autos :” No iban a echar a perder en un momento lo que el ejército rebelde había tenido por norma: el respeto a los demás. Se irián a la habana, en camión, en gua gua o a pie, pero todos en lo mismo”

“Ahora soy un combatiente que está trabajando en un apuntalamiento de un gobierno. ¿Qué hay de mí? Yo mismo no sé en que tierra dejaré mis huesos”

 

Frases extraídas de las biografías realizadas por: John Lee Anderson, Pacho O’Donnell y Paco Taibo II

Comenta