Se firma el acuerdo de reconciliación entre Hamas y Fatah

Guido Luppino

Guido Luppino

Redactor at Corriendo La Voz
Lic. y Prof. en Sociología por la U.B.A. | Docente | Colaborador en distintos portales | Especializado en geopolítica de Medio Oriente
Guido Luppino

Se ponen en marcha los acuerdos para lograr la unidad política definitiva de los territorios palestinos luego de diez años de separación.

Esta semana se firmaron oficialmente los acuerdos para comenzar a trabajar en la unidad de los territorios palestinos, Cisjordania y la Franja de Gaza, que coexisten bajo conducciones políticas distintas y opositoras hace más de diez años.

Egipto es el país elegido para moderar los intentos de reconciliación entre las dos agrupaciones políticas más importante de Palestina, Hamas que gobierna la Franja de Gaza y Fatah que tiene la conducción política del territorio de Cisjordania.

A fines de Septiembre, Hamas tuvo un encuentro con distintos movimientos palestinos con la finalidad de encarar un proceso de reconciliación nacional. El actual líder del movimiento político Hamas, Ismail Haniyeh, fue quien condujo el encuentro y estableció que la estrategia de reconciliación es irreversible.

La reconciliación que propone Hamas debe darse con su rival político que tiene sede en Cisjordania, Fatah. Esta agrupación es liderada por Mahmud Abbas quien es el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, único organismo político palestino con reconocimiento internacional. Abbas gobierna Palestina desde el año 2014.

Para mostrar su intención con los acuerdos, Hamas ya disolvió el Comité Administrativo de Gaza que era conducido por la agrupación. Dentro de las prioridades establecidas, aparecen dos áreas políticas claves para trabajar en conjunto: aparatos de seguridad y empleados estatales de ambos territorios. Por otro lado, Abbas ya manifestó su preocupación por el papel egipcio ya que desconfía de su neutralidad.

 

Recorrido histórico de Hamas y Fatah

Repasemos brevemente el andar político de ambas organizaciones. La intifada de 1987 (levantamiento popular en contra de la ocupación en manos de Israel) dio lugar a un nuevo liderazgo político en Gaza con la aparición del Movimiento de Resistencia Islámico (Hamas). Su líder histórico fue Yassin, quien cayera asesinado por las fuerzas israelíes en 2004. Desde su aparición, el reconocimiento político de la agrupación fue cobrando más fuerza dentro de la población. A la vez, sufrían la caracterización, por parte de sus enemigos políticos como Israel y Estados Unidos, de ser una agrupación terrorista, lo cual se mantiene hoy en día.

La irrupción en la escena política por parte de esta agrupación dejó en claro sus objetivos: luchar contra la ocupación israelí desde una alternativa religiosa, a diferencia de la Organización Para la Liberación Palestina (OLP).

La aparición de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) fue de manera diplomática tras los Acuerdos de Oslo de 1993. Arafat fue su líder hasta su muerte (2004) legando el poder en manos de Mahmud Abbas. En las elecciones de 1996, la agrupación político-militar denominada al-Fatah logró mayoría parlamentaria y desde ese momento comenzó a representar la máxima autoridad de la ANP.

El panorama político tomó un camino de mayor oposición con el llamado a elecciones del año 2006. Hamas se presentó por primera vez a los comicios obteniendo el triunfo y de esta manera logrando asumir el cargo de Primer Ministro de la ANP. Esto no fue lo que ocurriría finalmente ya que las potencias internacionales desconocieron los resultados, derivando todo en un conflicto civil entre Hamas y Fatah. Este escenario  concluiría con la división política de los territorios palestinos. De esta manera, la Franja de Gaza quedaría bajo conducción de Hamas y Cisjordania conducida políticamente por Fatah. Estos sucesos no harían otra cosa que mostrar al mundo los fracasos políticos y sociales de los Acuerdos de Oslo.

Contexto político

Los acuerdos que hoy se proponen son los primeros de esta índole, en el año 2014 se intentó algo semejante pero sin buenos resultados.

Hace ya tres años, Fatah y Hamas cerraron un acuerdo de un gobierno en unidad con la idea de trabajar en la formación de un gobierno tecnocrático para ambas regiones. En aquella oportunidad se había estipulado un llamado a las urnas. El ataque comenzado por Israel, ferviente opositor a la propuesta de unidad, sobre la Franja de Gaza hizo que la convocatoria a elecciones tenga que suspenderse por tiempo indefinido.

Ya en 2016 se planteó nuevamente la posibilidad de los comicios, inclusive con una fecha pactada para octubre de ese mismo año. Nuevamente la iniciativa se vería frustrada cuando el Tribunal Supremo decretó la suspensión de las mismas. Como resultado de estas situaciones, las asperezas políticas entre Hamas y Fatah se volvieron a exponer.

Actualidad

La semana pasada, el Primer Ministro palestino, Rami Hamdallah, entró a la Franja de Gaza para formar parte del gobierno luego de 10 años, declarando que la unidad y la formación definitiva de un Estado Palestino tendrá que ser con la reconciliación política y geográfica. Para el cumplimiento de este objetivo ya se han formado tres comités que puedan trabajar en instalar ministerios palestinos en Gaza y comenzar a ocuparse de la mala situación de vida que sufre la población en la Franja.

Mientras tanto, la población palestina continúa mostrando su descontento con Mahmoud Abbas y la Autoridad Nacional Palestina (ANP), ya que no se ven soluciones a los múltiples conflictos que tiene la sociedad. Algo que agravó el descontento fue la llamada Ley Abbas, focalizada en los delitos informáticos donde se entiende que los primeros objetivos serán los periodistas palestinos que sean críticos al líder político. De hecho, ya hubo periodistas detenidos que trabajan en medios afines a Hamas.

La ocupación israelí sigue siendo el problema principal que atraviesa la vida de los palestinos. Los asentamientos israelís continúan construyéndose en Cisjordania, el bloqueo a Gaza hace que casi 80% de la población se encuentre bajo la línea de pobreza, el muro del apartheid sigue en pie y el asedio de las fuerzas israelíes a la población civil se vive día a día. Ante esta situación es que la reconciliación política aparece como una necesidad de urgente para toda la población palestina de ambos territorios.

Estamos frente a un momento que puede llegar a ser histórico, la unidad geográfica y política es lo único que podría otorgarles mayor fuerza a los palestinos para luchar contra el asedio y la colonización por parte del Estado de Israel.

 

 

Comenta

Print Friendly, PDF & Email