Roedores entre el alimento que meriendan niños en una escuela de Lanús

Encontraron un nido de roedores  dentro de una caja de manzanas destinadas para la merienda de los alumnos. El hecho ocurrió ayer en la escuela primaria N° 72 de Villa Jardín en  Lanús cuando los cocineros al abrir las cajas para alimentar a 300 niños se encontraron con la desagradable sorpresa.  No es la primera vez que en escuelas denuncian el mal estado de los alimentos del merendero. Los auxiliares y docentes dicen que el decreto de Vidal que otorgo el servicio a la gestión municipal empeoró aun más la situación.

Esta semana,  en la escuela primaria N° 72 de Villa Jardín, el personal auxiliar encontró un nido de roedores en una caja de manzanas que estaban destinadas para merienda de los alumnos del comedor donde asisten unos 300 niños y niñas. Como se observa en el video, los auxiliares descubren a los roedores en la cocina de la institución. Villa Jardín es un barrio perteneciente al partido de Lanús y uno de los mas golpeados por la pobreza, “el comedor  es muy concurrido por la familias que les ayuda a alimentar a sus hijos” comentaba un padre.

ANRed dialogo con un docente de la institución quien relató que en el comedor siempre llega alimento en mal estado o a veces es escaso, “Es común ver fruta en mal estado o otros alimentos. También a veces llega comida que no alcanza para que se alimenten todos los niños y a veces se entrega en porciones que no alcanzan”.

No es la primera vez que en escuelas de la provincia denuncian el mal estado de los alimentos del merendero. La aprovisión de alimentos para los comedores escolares paso a manos de los municipios en la provincia de Buenos Aires a partir del decreto 2077/16 firmado por Eugenia Vidal en diciembre del 2016; en el dictamen los municipios se hacen cargo en general de la implementación del SAE, no solo de la infraestructura, servicios y mantenimiento sino que también de controlar en forma concurrente “la calidad, cantidad e higiene de los alimentos que se suministren y la adecuación de las prestaciones al MENÚ SUGERIDO preestablecido, incluyendo las características de calidad nutricional que indique el MINISTERIO”. y “Solicitar los resultados de los controles bromatológicos y de higiene de los alimentos, en su estado natural o elaborados que se provean para el SAE”, acordado en la sexta clausula del decreto.

En el mes de abril en escuelas de San Miguel padres de alumnos denunciaron que los alimentos que recibieron para brindarle a los chicos que asisten a esos establecimientos educativos, no solamente estaban podridos, sino que, además, contenían insectos. Los alumnos encontraron en la parte del almuerzo fideos con gorgojos, mientras que en la merienda recibieron magdalenas con moho y hongos. Varias de las imágenes circularon por redes sociales. Este fue uno de los tantos casos que se difundieron en distintas escuelas. Los casos no son excepciones sino que se viene repitiendo constantemente y en puntos geográficos diversos. El caso en Villa Jardín ha puesto en alerta a la comunidad por el alto grado de peligrosidad; los roedores son uno de los principales agentes transmisores de enfermedades a los humanos. La Organización Mundial de la Salud (OMS)  propone un índice de 0,300, como máximo en las ciudades. Por encima de este umbral las ratas pasan a ser una amenaza que multiplica los indices de riesgo de contraer enfermedades. En Buenos Aires se sabe que conviven tres especies de ratas y que pueden ser responsables de 243 enfermedades.  La obligación del Estado es velar por el cuidado sanitario de la poblaciónconforme en la Constitución Nacional y control de plagas para el hombre (Ley11.843/61 de Profilaxis de la Peste) pero son los municipios quienes también tiene la facultad de dictar sus propias normas, cada municipio puede legislar y controlar sobre el control de plagas (art. 75, inc. 30 de la la Constitución Nacional)°.

También el representante de ATE, Walter Pintos, explicó que los auxiliares abrieron una caja de manzanas y encontraron un nido de ratas (como se puede observar en el video) y “fue la gota que rebalso el vaso”. Los auxiliares llamaron a las autoridades correspondientes y según relató; un funcionario del SAE trato de calamar los ánimos “minimizando” lo sucedido y responsabilizando al Mercado Central sin tener en cuenta la nula instancia de supervisión de alimentos que llega a la mesa de los comedores escolares. “Nosotros le dijimos que no era un acto para minimizar porque ahí comen 300 pibes, es una de las zonas periféricas más castigadas por la política del Gobierno donde los pibes van directamente a morfar “.Los representantes sindicales de Ate, Suteba fueron a pedir una reunión con Damián sala, responsable Desarrollo Social y no fueron atendidos, tampoco por el director del SAE, “nos atendieron, ni siquiera entramos. Nos dijeron que van a ver lo que harán”, continuo Pintos. También señalo los poco transparente de las licitaciones a estas empresas proveedoras de los alimentos a comedores de la zona, “Queremos saber cuál son como es el pliego de la licitación de los proveedores porque no lo conocemos: cuál son sus deberes y cuales son las condiciones es que se entrega una licitación a un proveedor de esta característica y vamos a pedir que rescindan el contrato de este proveedor”.Y Ante todo responsabilizamos al intendente Grindetti y a la gobernadora Vidal quien propicio estas licitaciones desde el municipio que se han convertido en decisiones unilaterales. La municipalización de la provisión de mercadería a los pibes de las escuelas se vieron, aun más, deterioradas por este decreto.

Luego Walter Pintos relató como llegaron a esta situación de continuos reclamos: “Nosotros venimos denunciando la municipalización del servicio de alimentos escolares (SAE) hace 2 años. Este corresponde según la ley de Educación de la provincia de Buenos Aires y la Constitución Nacional que estén bajo la órbita de la Dirección de Escuela y de Desarrollo Social de la Provincia Buenos Aires pero hace dos años la gobernadora Vidal a través de un decreto municipaliza el servicio y son doce los municipios que se encuentran con el SAE. Nosotros estamos en desacuerdo ideológica y filosóficamente y políticamente como antes como CTA porque creemos que el estado se tiene que hacer cargo no se tiene que dar de responsabilidades. También estamos en desacuerdo porque al ser municipal no hay una mesa donde los distintos actores discutan las partidas alimentaria”.

“Nosotros fuimos muy críticos al gobierno anterior cuando las partidas presupuestarias para comida por pibe eran de $12, pero ahora somos mucho más críticos porque son decisiones unilaterales la que toma los municipios al contratar a través de licitaciones las empresas de proveedores. Nosotros no sabemos, ni nos enteramos el carácter que tienen esas licitaciones Quien gana las licitaciones, cuáles son los pliegos, cuales las obligaciones y los deberes; no lo tenemos y no lo sabemos porqué sólo es el municipio quien maneja esa información. Este año, al principio del ciclo lectivo fue notoria la baja de calidad en alimentos”.

“El año pasado salieron a vender en globos, a vender que llevaban yogur, leche, cereales, pero eso se termino y fue notorio la merma de calidad del alimento. El 13 de marzo nos juntamos con el secretario Desarrollo Social, Damián sala y el responsable del municipio del servicio de SAE, Otero y le acercamos reclamos, por ejemplo que los proveedores llegaban muy tarde a la entrega de los alimentos; en un jardín donde se tenían que desayunar los niños el servicio llegaba al mediodía y a veces con alimentos en mal estado. Muchas veces leche lácteos que habían perdido la cadena de frío, vehículos automóviles o camionetas que no estaban equipadas con con equipos refrigerantes. Frutas y alimentos en mal estado. Ese día entregamos a las autoridades un revelamiento de varios colegios en esta situación y denunciamos algún proveedor en particular, uno de ellos era Proveer que era el responsable de la zona de Villa Caraza, Villa Jardín, Monte Chingolo y Villa diamante un sector donde las necesidades son más acuciantes.En aquel momento el municipio no dio respuesta pero una semana después una funcionaria del área de Desarrollo Social salio a decir que nuestras denuncias eran mentiras entonces el 20 de marzo nos movilizamos con FEB, ODOCBA, SUTEBA y ATE hasta Desarrollo Social junto con compañeros cocineros, ayudante de cocina, docentes, trabajadores sociales de los colegios. Nos dijeron que los proveedores eran nuevos y que no era grave pero en esos días se había dado una intoxicación de un curso entero en la secudandaria 56 de Villa Caraza pero nada cambio y los alimentos continuaban llegando en mal estado. Llegamos a un punto de realizar una conferencia de prensa con todos los gremios incluso con consejeros escolares que luego en el inicio de las sesiones ordinarias del Concejo Deliberante le pidieron explícitamente intendente Grindetti y a los bloques que tomen las medidas necesarias y se entregue un informes pertinentes del caso. Nosotros recorrimos con concejales consejeros escolares los comedores de los colegios y seguimos denunciando. Pero hoy llego a un punto lamentable lo que sucedió en la escuela 72 de Villa jardín al recibir la mercadería y a ver el cajón de manzanas con un nido de ratas”.

Comenta

Print Friendly, PDF & Email