#RodolfoWalsh el hombre que supo decir la verdad

Victoria Fusco
Redes:

Victoria Fusco

Redactora at Corriendo La Voz
Periodista | Estudiante de la Licenciatura en Comunicación Social (UNLaM) | Apasionada por viajes, recitales y redes sociales | Contacto: victoria@corriendolavoz.com.ar
Victoria Fusco
Redes:

Fragmento de “Memorias del Fuego parte III” de Eduardo Galeano.

Buenos Aires 1977
Rodolfo Walsh despacha una carta y varias copias.

La carta original, a la Junta militar que gobierna la Argentina.
Las copias, a las agencias extranjeras de prensa.
Al cumplirse un año del golpe de Estado, está enviando algo así como un memorial de agravios, constancia de las infamias cometidas por un regimen que sólo puede balbucear el discurso de la muerte.
Al pie, estampa su firma y documento (Rodolfo Walsh, C. I. 2845022)
Sale de la oficina del Correo y a poco andar lo derriban a balazos y se lo llevan herido, sin regreso.
Su desnuda palabra era escandalosa donde el miedo manda.
Su desnudadora palabra era peligrosa donde se baila el gran baile de disfraces.

Rodolfo Walsh cumpliría 90 años. El 9 de enero de 1927 nacía, en Río Negro, el traductor, periodista y escritor que está presente en cualquier joven que quiere estudiar o ejercer el periodismo. La denuncia, la valentía y las agallas por hacerle frente a las injusticias a través de este oficio, es lo que nos demostró Walsh con su popular frase: “el periodismo es libre o es una farsa”.

Rodolfo Walsh es reconstruido por muchas voces: en este caso repasaremos la propia, la del crítico literario Ricardo Piglia, la de su amigo Osvaldo Bayer y la del escritor Eduardo Galeano. “Ese hombre y otros escritos personales”, es un libro publicado por Seix Barral en 1996. Allí se encuentran escritos inéditos de Walsh que se descubrieron en la ex ESMA y en los que el escritor se describe a sí mismo.

Nací en Choele-Choel, que quiere decir “corazón de palo”. Me ha sido reprochado por varias mujeres. Mi vocación se despertó tempranamente: a los ocho años decidí ser aviador. Por una de esas confusiones, el que la cumplió fue mi hermano. Supongo que a partir de ahí me quedé sin vocación y tuve muchos oficios. El más espectacular: limpiador de ventanas; el más humillante: lavacopas; el más burgués: comerciante de antiguedades; el más secreto: criptógrafo en Cuba”.

“Mis primeros esfuerzos literarios fueron satíricos, cuartetas alusivas a maestros y celadores de sexto grado. Cuando a los diecisiete años dejé el Nacional y entré en una oficina, la inspiración seguía viva, pero había perfeccionado el método: ahora armaba sigilosos acrósticos”

“La idea más perturbadora de mi adolescencia fue ese chiste idiota de Rilke: Si usted piensa que puede vivir sin escribir, no debe escribir. (…) Operación masacre cambió mi vida. Haciéndola, comprendí que, además de mis perplejidades íntimas, existía un amenazante mundo exterior”.

Ricardo Piglia sobre Walsh

Walsh es ese hombre que fue periodista, escritor y militante, y que además dio la vida por decir la verdad.  “El escritor es un historiador del presente, habla en nombre de la verdad, denuncia los manejos del poder. Su Carta abierta a la Junta Militar, enviada el mismo día de su desaparición, es el ejemplo más alto de su escritura política”, argumenta el crítico literario Ricardo Piglia.

Por otro lado, Piglia nos explica acerca de la manera en que se difundían sus investigaciones: “la marca de Walsh es la politización extrema de la investigación: el enigma está en la sociedad y no es otra cosa que una mentira deliberada que es preciso destruir con evidencias. En este punto, para Walsh el periodismo es sobre todo un modo de circulación de la verdad. Por eso el uso y la construcción de canales alternativos para la difusión de la denuncia es un elemento clave”.

Osvaldo Bayer sobre Walsh

El historiador y periodista Osvaldo Bayer, también nació en 1927. Vivió en la misma época que Rodolfo Walsh y en los años 70´ los dos estaban en las listas negras de la dictadura. Uno por escribir la Patagonia Rebelde, el otro por Quién mató a Rosendo. A pesar de sus diferencias ideológicas, eran amigos. “Sus mejores cualidades literarias fueron alma y humanidad”, lo define Bayer en varias de sus columnas de Página/12.

Otros de los fragmentos escritos por Osvaldo Bayer, que merecen ser rescatados, son aquellos publicados el 1 de abril de 1995:

“Con tu máquina de escribir te metiste en los intestinos del pueblo, en el dolor y la humillación de la pobrería, de los azuzados. (…) Estabas en la calle con los perros y los piojos, los jóvenes y los ilusos, eras el Agustín Tosco de las redacciones. Agustín Tosco ¿te acuerdas de ese muchachón en overol que hablaba de cosas como justicia e igualdad, dignidad y deber? Palabras que no figuran más: hoy todos nos empujamos por aparecer en tapa. Te tomaste en serio la palabra. Exageraste en eso de la verdad.

Si hoy estuvieras vivo te calificarían con los remoquetes que acostumbra el ‘peronista’ que está en la Casa Rosada: ‘ultraizquierdista’ o ‘infiltrado al servicio de los intereses extranjeros’. Pero vos seguirías imperturbable. ¡Las cosas que tendrías que decir!

Por algo quisieron silenciarte. Pero no lo lograron. Tus libros están de nuevo en bibliotecas y colegios. Con ellos se formarán nuevos curiosos de la verdad. Porque la ética es como una cadena sin fin que viene desde el comienzo de la Historia. Y gracias a esa ética y gracias a los Rodolfo Walsh que se fueron dando la mano, hoy todavía hay vida en este mundo”.

Hoy nos preguntamos: ¿de qué lado de la mecha se encontraría Rodolfo Walsh? Seguramente del lado de los miles de despedidos, del trabajador precarizado que no llega a fin de mes y de los pueblos originarios que luchan por recuperar sus tierras. Nos lo imaginamos denunciando a los que reprimen, realizan ajustes en la economía y hacen que el país caiga en una profunda recesión.

Fuentes:
Texto de Ricardo Piglia: http://golosinacanibal.blogspot.com.ar/2008/10/rodolfo-walsh-y-el-lugar-de-la-verdad.html
Carta de Osvaldo Bayer: http://www.inventati.org/ingobernables/textos/anarquistas/Bayer%20-%20Carta%20a%20Rodolfo%20Walsh.htm

Comenta