#Revanchistas “Es probable que esté abogando por la justicia en la música”

Lucas Mariano Otero

Lucas Mariano Otero

Periodista que viene agitando emociones desde hace tantos años.
Lucas Mariano Otero

El cantante de RevanchistasFernando “Fercho” Bertuccio, nos abrió las puertas de su estudio, ubicado en Floresta, para adentrarnos en De Buena Madera, último trabajo discográfico de la banda. A su vez, mantuvimos una extensa charla en la que atravesamos diversos temas, posibles cuestiones que podrían surgirle a cualquier fanático de antaño o, incluso, a un músico que está empezando su carrera profesional y necesita un consejo. Durante casi toda una tarde, pudimos conocer a fondo quién es este artista abajo del escenario y su peculiar visión de la actualidad, así como también la forma de llevar adelante su sólido proyecto musical.

Fercho se caracteriza por su temperamento transparente y por expresarse prácticamente “sin filtro”, diciendo siempre lo que piensa, no importa cuáles sean las circunstancias. Posee de referentes compositivos (e idolatra) al cantautor Roberto Fidel Ernesto Sorokin Esparza, más conocido como Coti, y Noel Gallagher de Oasis. Un tipo que, desde el minuto cero de iniciada esta entrevista, nunca dio vueltas, fue directo y estuvo abierto a responder cualquier tipo de pregunta, hasta aquellas que revuelven un poco el pasado antes de comenzar a ser el capitán y calzarse la 27 en este equipo denominado Revanchistas.

El que no los conoce y va por primera vez a un show de esta banda oriunda del barrio de Villa Luro, podrá observar que el frontman acostumbra a utilizar camisetas de fútbol, una estética típica de Andrés Ciro Martinez cuando era el líder de Los Piojos. Sin embargo, el mismo Bertuccio aseguró lucirlas desde los principios de su antigua banda, Inmaduros del Carajo, con quienes vistió una de España la primera vez que se subió a un escenario.

El producto que ofrece Revanchistas consiste en una fusión de estilos que intenta preservar el rock de la vieja escuela (descendiente de bandas como AC/DC The Rolling Stones) y una lírica sencilla, directa y melódica que recuerda al conjunto nacional Los Rodríguez en la década de los ’90. Asimismo, el sonido que nos envuelve flamea chispazos que recuerdan a Oasis y ese suculento rock británico. Los títulos de cada LP, así como las canciones que los integran, son un fiel reflejo del mensaje de amistad, lealtad y concientización que quieren transmitir los músicos.

-¿Cómo viven el nacimiento de su último disco  “De Buena Madera”?

Fercho: Vino con mucho progreso. Hicimos una presentación de todo el material en Groove el 22 de Julio pasado. El disco había salido hace casi un mes y pensábamos que la gente no se lo iba a saber porque era muy reciente. Pero no, se sabían todas las canciones y vino muchísimo público. Teníamos miedo que no se llene y se elija ir a ver a otras bandas. También, por la situación económica actual del país que es un desastre. De todos modos, vino un montón de gente, el lugar estuvo explotado y los temas nuevos reaccionaron muy bien. Ahora ya se piden para la lista de temas. Se viene una etapa de crecimiento, de ampliación y de emparejar un poco todo.

-Esa situación puede tener sus desventajas…

Fercho: La contra es lo que planteamos nosotros. En una situación tan difícil del país entre tanta crisis, la gente necesita algo para estar bien. Cuando llega el finde, el flaco que la peleó toda la semana, ¿qué hace? Lo que estamos haciendo es tocar menos, pero seguir de todas formas.
La idea fue no dejar de hacer shows a pesar de saber que nos podríamos encontrar con menos público. Por ahora, no pasó porque viene con el viento de cambio del álbum. Nosotros estamos contentos. Entendés que por ahí nos podría ir mejor pero es por el tema económico. Tratamos de ser lo más profesionales posible pero no podemos olvidarnos de los que nos fueron a ver siempre que, quizás no tenían laburo y a uno no le cuesta nada darle una entrada y decirle “vení a vernos si tener ganas”. Capaz le salvas el día, la semana o el mes, o ese tiempo que estuvo haciéndose mala sangre.
La música es el punto más alto donde una persona puede encontrar la felicidad. Te puede gustar otras facetas artísticas, pero en la música, creo que se expresan muchas más sentimientos. Cuando vas a ver a una banda, la escuchas pero también cantas. El vivo es distinto a lo que es el grupo en el disco o en el ensayo.

Nos pasa que la diferencia entre el vivo y el álbum, es abismal. Mucha gente me pregunta cuándo va a salir el DVD en vivo de los últimos dos discos porque sería terrible. Por ahora no está en mente pero en algún momento lo vamos a hacer.
En Mendoza ocurrió que había mucha gente que no nos conocía pero que de repente terminaba dentro del pogo. Se me acercaron a decirme que no conocían ni un tema pero que agitaron igual. Algunos que estaban cruzados de brazo, cuando empezaba una canción, al segundo estribillo ya lo estaban cantando. Eso es muy fuerte. Se genera un efecto contagio.

Fotografía: Nicolás Suarez. Gentileza de la prensa de Revanchistas.

-¿El “efecto contagio” crees que se debe por la empatía que genera la banda con el público?

Fecho: Nosotros disfrutamos lo que hacemos y somos lo que somos. No es que mostramos un personaje o algo distinto a la realidad. Yo me subo al escenario como soy. Tal cual como estoy vestido hoy, me vas a ver vestido arriba del escenario. Así como estoy hablando para dar una nota, le hablo al dueño de un boliche para tocar o a cualquiera porque soy así. Eso de generar algo creíble, se le transmite a la gente que te crea y se sienta parte. Las letras de los temas se eligen pensando en generar una buena conciencia a través de “De Buena Madera”.

“Buscamos que se ponga de moda ser buena leche. Es un poco aliciente con toda la división que vemos en todos lados”.

Haciendo referencia a “la cultura de la pelea y la división”, Bertuccio planteó que siempre se le echa la culpa al fútbol, el cual es influenciado por toda la mala información que difunden desde los grandes medios de comunicación: “hay injusticias contra las que no se puede no tomar partido pero tampoco voy a ser parte de la división ni generar rivalidades o divisiones estúpidas de todo tipo. Nosotros, desde el disco anterior que hicimos, De sangre caliente, quisimos entrar en esto de qué es el respeto traducido en el lema respeta la pasión del otro”.

Luego, teniendo en cuenta que su público puede ingresar con la camiseta del club del cual es hincha, explicó que “en el recital de Revanchistas te podes encontrar a un hincha de Independiente y uno de Racing abrazados, cantando la misma canción. Eso para mí es un triunfo porque agarras la grieta que crea la sociedad y se cierra. Quizás, las diferencias que tienen, las pueden hablar de otra manera”. 

-“De Buena Madera” es un álbum fuertemente vinculado al plano social.

Fercho: Es un disco de valores que trata de buscar en el otro lo que te hace similar, no lo que te hace diferente. El fútbol es lo primero que se usa para encontrar la diferencia. Nos tenemos que poner a pensar en las cosas que nos unen y no en las que nos separan, a las cuales se le dan más importancia. De eso habla este disco y tal cual en la canción “El árbol de la buena madera” que expresa “Si queres saber quién soy, somos todos árboles de la misma madera”. O sea, estamos hechos de lo mismo todos. Tenemos diferencias y similitudes pero lo importante es encontrar qué es lo que nos une y nos puede hacer feliz de estar compartiéndolo. La música une y no puede dividir nunca.

A parte de músico, Fernando es abogado y al realizarse las últimas elecciones PASO (Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias), tuvo que ser autoridad de mesa a pesar de no querer ni siquiera ir a votar porque para él no tenía relevancia. Al concurrir, notó que le agradó la experiencia.

-¿Cómo te ves componiendo canciones con contenido político?

Fercho: Tengo bastantes. Hay una canción que se llama “Viva la pepa” que es totalmente política por más que la gente piense que hablo de droga. No creo en los políticos y pienso que la forma de hacer política es tratar que la gente se una. Se define como la ciencia que estudia las relaciones humanas entre las personas. Entonces, no es política que venga uno a gobernarte, sino una persona que trate que al pueblo no le falte nada y busque lo mejor para el pueblo. No que gobierne uno y beneficie a algunos. Eso no es política. El que está arriba debe ser lo más justo posible.
Me han dicho que yo era un ser apolítico porque no me la estaba jugando. Yo me la juego por otro lado. Estoy dando una idea y hay muchos que prefieren ser más pasionales. En cambio, yo prefiero ser pensante y, a la vez, muy pasional. En realidad, si la sociedad se juntara a armar un partido político sin una cara visible y más como una horda de gente pensante que quiera algo mejor, quizás, los que están ahora, no estarían más.

“Es más tibio un tipo que se oculta atrás de una figura política que uno que dice lo que piensa”.

-Los nombres de cada disco tienen mucho que ver con las ideas que planteas  y tratan de representar un sentimiento en común tanto en De Buena Madera como en De Sangre Caliente.

Fercho: Claro. El primero fue un puntapié inicial. Lo hicimos a propósito y, a la vez, me gustaría que no solo Revanchistas, sino la gente que nos sigue y todo el mundo pueda decir que es de sangre caliente y de buena madera. Es un deseo también. Pensar que cada persona con la que te cruzas en la vida sea alguien de sangre caliente, no un tibio, mostrando lo que uno siente y piensa. Ser de buena madera es el respeto. Todavía no me puse a pensar lo que se venga de acá en adelante, tal vez tendría que ver qué es lo que no nos gusta, y pensar introspectivamente. Los álbumes de Revanchistas son muy reflexivos.

-¿Cómo se dio esa transición de abogado a músico?

Fercho: Yo quería ser escribano. En medio de la carrera para serlo, debes ser abogado. Durante mis estudios, surgió una normativa que estipulaba a más o menos diez mil escribanos en Capital Federal y que debías heredar la matrícula. Me quedé estancado, pensando qué hacer. Seguí estudiando y terminé. Me propuse ser un abogado honesto y me comieron porque es una mafia como el fútbol, la música y todo el sistema judicial.
Siempre me pongo a pensar que capaz todas mis canciones y mi destino están basados en la justicia. Es probable que esté abogando por la justicia en la música. No quiere decir que esté a favor o en contra, sino que se trata de ser justo.

-¿Crees que hay que pagar para tocar?

Fercho: Ni sí ni no. Pienso que todo es relativo. Soy muy crítico con las bandas, cada día más. Por día, tengo uno o dos mensajes de bandas queriendo tocar con nosotros. Tenemos la teoría de ayudar a la banda que labura. Eso nos enseñó La Beriso. Más allá que los conocemos y somos amigos, ellos ven que nos esforzamos intensamente entonces nos dijeron que nos iban a dar una mano.
Hace tres años me lo crucé a Rolando Rolo Sartorio en Auditorio Sur, y nos dijo: “Yo a ustedes los invité porque sé que se rompen el culo y queremos que nuestra mano les sirve para que lleguen un poco más arriba, los conozca más gente y el día que estén en nuestro lugar, porque van a llegar al lugar donde estamos nosotros, tienen que enseñarle lo mismo a otra banda a que se rompa el culo”.
Me quedó la herencia de esa misión porque no es el legado de La Beriso por hacer la misma música o que nos vaya como ellos, sino una misión que me dejó Rolo y yo la cumplo pero le sumo otras cosas mías. Lo que trato de hacer, cuando puedo, es subir a cantar con la banda invitada, obviamente avisando con anterioridad, para llamar la atención del público. Está ese misticismo de que el cantante no debe subir antes y Rolo estuvo con nosotros previo a que toquen ellos. A pesar de las críticas vos no cambias, sino que evolucionas y alcanzas un nuevo nivel.

“Si resistiendo cumplí varios sueños,
no entiendo por qué me quieren cambiar.
¡Ser uno mismo es el rasgo más puro de vivir en libertad!”
(“Genuino” – De Buena Madera). 

El fin de este 2017 los encuentra con varios shows en distintos lugares para que nadie se quede afuera y tengan un gran cierre de año. La cita será nuevamente en Groove, el próximo 3 de diciembre. El 2018 vendrá con la revancha de lograr llegar a más recovecos que aún no han conocido. Juran con gloria vivir prometiendo y continuar haciendo buen rock.

Ph: Belén González

Comenta