¿Qué pensaban antes y qué piensan ahora los funcionarios del PRO sobre los docentes y las manifestaciones?

Juan Agustin Maraggi

Juan Agustin Maraggi

Redactor en #Corriendo La Voz
Periodista | Colaborador en Revista Mascaró | Estudiante de Sociología en la Universidad de Buenos Aires
Juan Agustin Maraggi

En medio de la lucha salarial, la represión en la Plaza de los Dos Congresos, los discursos cruzados que la rodean y las y los docentes intentando luchar por los suyo, desde Corriendo La Voz hacemos un rápido repaso sobre qué opinaba el macrismo de la educación y la docencia durante la campaña electoral y qué opina o cómo actúa en la práctica.

A esta altura del partido, a esta altura de la historia, se podría comprender con sólo abrir un libro – incluso los escritos por la ed. Santillana- que las consignas y propuestas que disfrazan los oídos del pueblo durante las campañas electorales por parte de los partidos del sistema, muy pocas veces, tienen lugar en la actuación política una vez terminada la contienda.

Educación PRO

En el caso del macrismo ésta premisa no sólo no difiere, sino que la falta de coherencia es, tal vez, más alarmante. Transitando su dieciseisavo mes en el ejecutivo, Mauricio Macri y el mejor equipo de los últimos 50 años’ dio amplias muestras que la campaña electoral es utilizada para enarbolar un programa en la disputa de poder y en la búsqueda de los votos, pero que nunca tendrá correlato con la realidad. Esto no lo decimos nosotros, el mismísimo Presidente de La Nación en un arranque de sincericidio declaró: 

“Si yo les decía a ustedes que todo esto que está sucediendo hace unos pocos meses iba a pasar, seguramente iban a votar mayoritariamente por encerrarme en el manicomio y ahora soy el Presidente”.

Las consignas de Pobreza Cero, generación de empleo, eliminación del impuesto a las ganancias, inversión en ciencia y educación; simples slogans de Durán Barba, poca realidad.

En una serie de notas, tweets y videos repasamos qué pensaban el oficialismo y sus aliados en el discurso cuando eran oposición, y cómo opinan ahora.

maseducacion_mauricio macri _alianza propuesta republicana_municipales buenos auries

Si bien los años de gobierno del Pro en la Jefatura de la Ciudad estuvieron repletos de conflictos docentes, disminuciones presupuestarias y sub-ejecución; exclusión de estudiantes por medio de las inscripciones online y discursos contradictorios, durante la campaña de 2015 que, dio como resultado el triunfo de la fórmula amarilla,  uno de los ejes fue dirigido a los docentes y la idea de garantizar su crecimiento salarial:

No se vio sólo en los discursos, también podemos encontrarlo en varios tweets:

Sin embargo, si analizamos el tratamiento de María Eugenia Vidal, y el PRO durante la campaña y cómo ha accionado en la Ciudad y ahora como ejecutivo Nacional, el discurso cae rápido.Vidal docentes

Los docentes voluntarios, el pago extra en búsqueda del incentivo al ‘carnerismo’ y el intento de denigrar a los docentes y su profesión es sólo un mecanismo más en una lucha por docilizar el discurso y acrecentar el debate de trabajador/a contra trabajador/a.

No ha sido la ex mandataria, Cristina Fernández de Kirchner, la única en tratar de vagos a los docentes, el discurso de Mauricio Macri ha sido símil y por lo tanto, su actuación también. Para muestra, sólo hace falta un botón:

La represión del último domingo a las y los docentes ha tenido un tratamiento controversial en los medios, no son los docentes los que reclaman, sino los gremialistas. No buscan mejoras salariales, son golpistas buscando desestabilizar. A éste trato, al cual ya estamos acostumbradas y acostumbrados se le suman las desafortunadas declaraciones del macrismo y también las contradicciones a cómo contemplan estas temáticas hoy, y cómo lo hacían cuando estaban sentados del otro lado de la pantalla.

Acá algunos ejemplos:

Santilli

17858168_10212777005201491_1568739709_n

Desde el Minsterio de Ambiente y Espacio Público fundamentaron – de manera paupérrima – la represión mediante un breve comunicado:

17857712_10212777006041512_1725752_n

En sí, el comunicado es difícil de creer. Según el Ministerio, primero se labraron actas y de paso, para mantener el orden (casi de casualidad), se hicieron presentes las fuerzas de seguridad. Raro, ¿no? cuando ya circulan por las redes sociales diversos pedidos de instalación de la protesta y cuando los vídeos de lo sucedido sólo muestran represión contra docentes armando un cordón. 

Pero la política es la que manda, cuando ciertos sectores de la Sociedad se manifestaron de la misma manera y a Macri podía servirle, no sólo se hizo presente, sino que lo utilizó discursivamente.

17841829_10212777007081538_63959671_n

Pero no es el único caso, el bloque que hoy conforma el macrismo instaló, en su momento, una carpa en el mismo lugar donde fueron reprimidos los docentes y durante su existencia fueron contundentes a la hora de expresar su legitimidad y compromiso.

Clarin Clarin2

Pero los docentes no se dedican a hacer política – o no viven de eso-  y, desde la lógica PRO, parecería ser que sólo los políticos en pos de objetivos inmediatos son los únicos posibilitados a instalar espacios de protesta:

Podríamos seguir citando tweets y vídeos por siempre, pero suponemos que con éstos, la idea ya estaría clara. Sin embargo, estos mismos funcionarios son aquellos y aquellas que denunciaron las represiones del gobierno anterior a los docentes, como también la falta de respuestas ante los reclamos salariales. Hoy en día, pasada la época Kirchnerista, justifican la represión ya sea de manera directa o por omisión discursiva.

not_875981_15_875981_A002

Curioso el caso del domingo, debido a que la escuela itinerante tenía como función reclamar con los estudiantes dentro de las aulas, pero parece que no fue suficiente:

El tweet es viejo pero sin embargo, reprimieron igual. La idea era la misma que promulgaba tres años antes la gobernadora actual de la Provincia de Buenos Aires.

Estas ‘contradicciones’ y cambios de rumbo y discurso no son un hecho aislado en la política del macrismo. La legitimidad de las protestas, manifestaciones y reclamos son – históricamente- los que el sistema permite. En éste caso, con el PRO en el poder, la legitimidad de las protestas han entrado en un discurso que resulta insultante. El debate transcurre en quién resulta beneficiado del reclamo (en contraposición a una ciudadanía rehén de las medidas), quiénes están inmersos en el conflicto y, sobre todo, un cuestionamiento constante hacia la razón de ser – o no – en sí de cada reclamo.

Los debates sobre la legitimidad o no de los reclamos docentes y si existe o no un objetivo político por fuera del reclamo salarial – claro que lo hay, toda manifestación es política- exceden meramente a los políticos y los medios y se ve, también, reflejada en los diversos sectores de la sociedad.

Las palabras cruzadas de los políticos del macrismo han quedado expuestas – en gran manera – en ésta síntesis, pero no nos quedemos sólo con éstas. Podemos verlas en cada discurso, palabra y gesto que el oficialismo realiza. Los docentes, por su parte, sólo tienen una posibilidad: continuar la lucha, por más que los deslegitimen y agredan, por más que los ninguneen y bastardeen su trabajo. La lucha docente es, básicamente, la lucha de todas y todos.

Comenta

Print Friendly, PDF & Email