Protocolo de detención LGBT ¿qué hay detrás?

Rocío Belén Rodríguez

Rocío Belén Rodríguez

Redactora at Corriendo La Voz
Estudiante de historia y de comunicación/ Feminista/ Cinéfila/ Amor por los libros.
Administrar
Rocío Belén Rodríguez

En un nuevo contexto político de cambios y reformas enfocadas a distintos ámbitos sociales, se suma el nuevo boletín oficial lanzado por el Ministerio de Seguridad en el que se establece un protocolo general para registrar y/o detener en la vía pública a personas pertenecientes al colectivo de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT).

Hasta el momento, el protocolo no ha sido aprobado por ninguna organización de la diversidad sexual. Afirman que contiene graves problemas conceptuales y legitima la discriminación y violación de los derechos de identidad sexual, además de presentar explicaciones biologicistas para el accionar en la detención de la comunidad trans, que tiene la particularidad de ser uno de los sectores más marginados y más perseguidos por los fuerzas de seguridad dentro de la comunidad LGBT.

Siguiendo la resolución 1149/2017, el protocolo dicta la obligatoriedad de la aplicación para todo el personal perteneciente a las Fuerzas Policiales y de Seguridad Federal. Sin embargo, solo el personal femenino actuará conforme con el modelo de Uso Racional de la Fuerza, con el fin de asegurar la efectividad de la acción.

Este anuncio fue presentado a pocos días del XXVI Marcha del Orgullo LGBTIQ, que se llevara a cabo el día 18 de noviembre en Plaza de Mayo. La movilización de este año será bajo la consigna:

“Basta de femicidios a travestis, transexuales y transgéneros. Basta de violencia institucional. Orgullo para defender los derechos conquistados”.

A pesar de que en el 2011 se había anunciado un protocolo de seguridad para el colectivo LGBT, un nuevo anuncio que legitima la detención  de la colectividad en la vía pública marca un retroceso ante los derechos que han sido conseguidos en estos últimos tiempos por la constante lucha sus protagonistas, como el Matrimonio Igualitario (2010) y la Ley de Identidad de Género (2012).

¿Cuándo fue la primera Marcha del Orgullo Gay en la Argentina?

La primera Marcha del Orgullo Gay-Lésbico se realizó el 28 noviembre 1992, bajo el lema de Libertad, Igualdad, Diversidad. La concentración fue en la Catedral de Bueno Aires y la marcha hasta el Congreso de Nación. Participaron 250 personas, aproximadamente, y la mayoría de los participantes asistieron con caretas de cartón, por miedo de perder sus trabajos. En aquel entonces, la marcha fue apoyada por la Unión Cívica Radical y por las Madres de Plaza de Mayo. La misma contó con el apoyo de las organizaciones Transexuales por el derecho a la vida (TRANSDEVI), Sociedad de Integración Gay Lésbica Argentina (SIGLA), Investigación en Sexualidad e Interacción Social (ISIS), Cuadernos de Existencia Lesbiana, la Iglesia de la Comunidad Metropolitana (ICM) y la Asociación Gays por los derechos civiles presidida por Carlos Jáuregui.

Desde entonces, cada año en el mes de noviembre se celebra este encuentro con abundantes colores y glitter; además de performances, extravagantes atuendos multicolores y bodypainting; donde la bandera arcoíris, el símbolo de la comunidad y de la disidencia flamea en cada rincón de la Plaza de Mayo, siempre con todos y todas unidos y unidas por un mismo objetivo y un mismo grito de igualdad, libertad, educación sexual integral, diversidad y leyes anti-discriminatorias y anti-homofóbicas.

Derechos conseguidos y ciudadanía

Las marchas del orgullo, que como dijimos cuentan con un ambiente festivo y performático, todos los años tienen una lista de objetivos y exigencias para seguir garantizando los derechos necesarios en una sociedad que aboga, en teoría, por la igualdad social. Hacemos un breve repaso de los logros conseguidos hasta ahora:

  • La más relevante y que no podemos pasar por alto fue el Matrimonio Igualitario, que se aprobó en la Cámara de Diputados el 5 de mayo de 2010 para modificar el Código Civil y fue aprobado, asimismo, por la Cámara de Sanadores en la madrugada del 15 de Julio del mismo año, paso que permitió la modificación de la Ley Civil del Matrimonio. Entre ambas, permitieron el matrimonio entre dos personas de igual sexo, hasta ese momento ilegal.
  • La Ley de Identidad de Género, que marco una innovación en el mundo en materia de Derechos Humanos, libertades y derechos individuales para la colectividad LGBT. La misma fue aprobada en 1° de diciembre de 2011 y fue promulgada el 24 de mayo del 2012 que permite, entre otras cosas, acceder a la posibilidad de rectificar el registro de identidad, por ejemplo, si no se condice con la identidad de género autopercibida, y otro tipo de derechos que garantizan poder vivir acorde a esa identidad.
  • En el 2011 la entonces Ministra de Seguridad, Nilda Garré incluyo en las Fuerzas Armadas políticas de género, las cuales posibilitaron la aceptación de oficiales travestis, transexuales y trasgéneros en las fuerzas de seguridad. Hay que recalcar que, a su vez, en 2009 se había dispuesto una ley que permitió a que gays y lesbianas accedan a las fuerzas armadas y prohibe su discriminación en el ámbito mencionado.
  • En diciembre del 2012 se modificó el Código Penal que promulgó la prisión perpetua a delitos de odio orientados a la orientación sexual e identidad de género.
  • En el 2015 entró en vigencia el nuevo Código Civil y Comercial que reconoce la Unión Convencional: “unión basada en relaciones afectivas de carácter singular, pública, notoria, estable y permanente de dos personas que conviven y comparten un proyecto de vida común, sean del mismo o de diferente sexo y deben mantener la convivencia durante un período no inferior a dos años”.
  • También, en el año 2015 se levantó la prohibición para donar sangre según la orientación sexual, y en mismo año la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner y el Ministro de Salud Daniel Gollan firmaron el decreto 903/2015 que establece la posibilidad de acceder a “intervenciones quirúrgicas totales y parciales y/o tratamientos integrales hormonales, todas las personas mayores de edad sin requerir autorización judicial o administrativa”, donde se quedó asentado que se podría acceder a los tratamientos tanto para entidades privadas (obras sociales) como para los sectores públicos, fomentando así la posibilidad de adecuar el cuerpo a la identidad de género siempre que la persona en cuestión lo desee.

Entre otros logros, también se encuentra la Ley de Fertilización Asistida sancionada por la cámara de Diputados y de Senadores en el 2013.

Sin embargo, queda mucha tinta en el tintero y mucho camino por recorrer y por luchar como el derecho al Aborto Legal, Seguro y GratuitoPero nada se hubiera conseguido sin las luchas y las movilizaciones y este anuncio del protocolo contra los movimientos organizados de la colectividad LGBT sólo busca criminalizar las políticas sociales y a todos aquellos que salen a las calles a ser oídos para proteger y reclamar sus derechos, nuestros derechos, el derecho de todas y de todos. Y si tan solo las fuerzas de seguridad cumplieran con el respeto de las leyes ya vigentes en derechos humanos y de género, no habría necesidad de que existian y se apliquen estas normativas, porque tampoco necesitaríamos salir a manifestar igualdad de derechos y posibilidades.

“Todo los seres humanos nacemos libres e iguales en dignidad y derecho” señala la Declaración Universal de Derechos Humanos y la Declaración Americana. Algunas personas, sentadas en los asientos de poder, todavía no se enteraron. 

Comenta

Print Friendly, PDF & Email