Preencuentro Regional de Varones Antipatriarcales en Buenos Aires

Gustavo Escobar

Redactor at Género
Licenciado en Comunicación Social | Docente | Comunicador Popular | Vegeta | Risas con Tío Grandpa.

Pensarse varón en clave feminista

Los encuentros de varones surgieron no hace mucho tiempo y son espacios donde se juntan a reflexionar, charlar, pensar y repensar qué es esto de ser varón. Claramente todo esto en clave feminista.  Ser varón, pero no ser macho.

Así, desde el primer Encuentro de Varones Antipatriarcales en Haedo en 2012 se ha logrado replicar espacios donde se debate sobre la heteronorma y las diferentes cargas, y privilegios, que se tiene por ser varón.  Esta hegemonía masculina que plantea que el hombre, para ser llamado hombre debe ser un macho proveedor, protector, activo sexualmente y cuanto más lejos de lo femenino mucho mejor. Nada de color rosa, de mostrar sus sentimientos y usar ropa festiva. El macho debe mostrar que se es bien macho.  De ahí a ser un novio y esposo celoso controlador, posesivo y violento hay un paso.

El último año el Encuentro de Varones tomó dimensión continental, dejando de ser encuentro nacional para ser latinoamericano. Así, en Córdoba transmutó de 5to Encuentro Nacional a 1er. Encuentro Latinoamericano de Varones Antipatriarcales. Este año se realiza en Santiago de Chile y se espera una concurrencia considerable para los días 7, 8 y 9 de Octubre, teniendo en cuenta que en Córdoba la asistencia fue de más de 350 personas.

Llegar a Santiago no es un camino fácil

En tiempos de neoliberalismo y reacomodamientos de los ingresos y gastos no está fácil para muchos colectivos poder ir hasta Santiago de Chile. Es por esto que el sábado pasado se realizó el PreEncuentro Regional de Varones Antipatriarcales en la Ciudad de Buenos Aires. Allí diversos colectivos, espacios militantes, organizaciones e independientes se dieron cita para dar forma a una jornada de trabajo en talleres donde deconstruir ese varón que es criado por una matriz machista y que se debe romper si se quiere pensar una sociedad más inclusiva,  igualitaria, más justa, más humana. Es decir, una sociedad feminista.

Campa, que estuvo a cargo de uno de los talleres, cuenta la dinámica de este encuentro: “Se vienen dando un proceso de construcción de masculinidades y cuestionamientos. Espacios para poder compartir experiencias de distintas organizaciones. Y también convocar a independientes a ser partícipes de la lucha feminista. No solo en sus casas, en sus organizaciones, sino a toda su vida cotidiana.”

La importancia de encontrarse a reflexionar y contar las experiencias para encontrar un camino, dentro de todos los posibles, para aportar a la causa feminista desde el rol de varón. No ocupar el espacio de las mujeres, sino repensarse el propio que nos toca por haber nacido hombres. Juan Pablo, quien también estuvo a cargo del taller junto a Campa da fe de esto cuando dice: “Cuando se piensa un taller la idea es contarle a la gente que debates internos hay hacia dentro de la organización y de esta manera poder enriquecerlos compartiendo nuestros debates y teniendo una respuesta del resto de los compañeros”.

En los talleres se habla, se debate y se reflexiona sobre las construcciones sociales y pautas culturales que nos hacen comportar de cierta manera (binaria) según los genitales con los que nacemos. Ahora, ¿qué pasa cuando eso que se espera desespera? ¿Qué pasa cuando un niño llora y le dicen marica? ¿Qué pasa cuando un varón quiere mostrar sus sentimientos? ¿Qué rol cumplen los medios de comunicación? ¿Cómo construye identidad una persona dentro de una sociedad que ofrece sólo dos rótulos en cuanto a lo sexual? ¿Por qué atemoriza lo extraño? ¿Por qué no se nos permite sentir y expresar nuestras emociones siendo varones?

Futbol, pareja, medios, cultura, política. Todo se habla. Todo se reflexiona. Todo, absolutamente todo, se deconstruye. Y libera. Como Nacho, un adolescente de 16 años que desde González Catán se sintió interpelado y ante su instinto curioso de juventud, se acercó a ver de qué iba este encuentro y cómo puede él entender el feminismo: “El encuentro me pareció súper productivo. Me llevo una realidad y un aprendizaje que me superó. Acabo de sentir cosas que nunca había sentido en mi vida. Ver qué siente el otro, cómo se siente, cómo uno llega a hacer estas cosas (el taller era de acoso y abusos, qué hacemos) Plantearse desde el lugar en que uno está y ver qué hizo, y saber a partir de ahí como se puede mejorar”.

Latinoamérica, las derechas y la resistencia

Argentina desde el 2015 está sufriendo un retroceso en políticas con perspectiva de género e inclusivas. Desde recortes a programas y desfinanciamientos de distintos dispositivos impera actualmente un reverdecer de una mirada machista, homofóbica y violenta que genera un crecimiento en la intolerancia hacia las disidencias sexuales. Hace unos días se hizo viral un video que registró un profesor en la Ciudad de La Plata que era amenazado por un hombre que lo insultaba y le exigía que se vistiera bien (¿¡!?) mientras lo insultaba y amagaba con pegarle.

El camino feminista y el de las disidencias sexuales se hace cuesta arriba siempre, pero en el escenario actual de un neoliberalismo desbocado, este camino no sólo es cuesta arriba, sino que tiene obstáculos, espinas y trampas mortales. Literalmente, personas son asesinadas o violentadas por su elección sexual o por nacer mujeres. Juan Pablo: “El feminismo, y los movimientos feministas al día de hoy están atravesados por una coyuntura nacional, latinoamericana y mundial en el cual hay una derecha que está avanzando fuertemente sobre nuestros derechos, sociales, económicos, derechos humanos, y también sobre los derechos de las disidencias”.

Por esto la necesidad de encontrarse y pensar no solo lo local, sino también lo regional. En este encuentro asistieron dos integrantes del Colectivo de Varones Traidores de Papá de Uruguay, justamente para afianzar lazos. Manuel nos contaba: “Entender qué estrategias se están generando acá. La situación de crisis que hay acá y cómo eso puede tener líneas en común con la nuestra y cuáles son las diferencias. En base a eso hay estrategias diferentes.

Ver la experiencia del colectivo de varones de CABA, con el que tenemos una relación fluida, y ver la experiencia de la asamblea de varones en reflexión nos permite ver nuevas herramientas, y nos amplía la perspectiva. Nos parece muy importante ampliar esta perspectiva antipatriarcal y que cada colectivo, y cada persona, la pueda llevar a su forma. Porque acá creemos que no somos dueños de ninguna verdad sino que estamos transitando un camino y cada uno expone el camino que está transitando. Y hay determinados puntos básicos que hoy lo hablábamos en los que estamos todos de acuerdo y después hay otras construcciones que se generan y que son enriquecedoras”.

También opinaban sobre la realidad de la región, que como decía Cris (otro integrante del colectivo uruguayo) no son una isla y se vive un clima de retroceso regional: “En Uruguay tenemos un gobierno que se autodenomina progresista. Más allá de que nosotros tengamos una lectura muy crítica de los procesos progresistas en América Latina, si bien en Argentina ganó la derecha más jodida, mas machista, más homofoba, allá el gobierno se está derechizando”.

Dicho esto, se sabe que el sistema patriarcal no caerá en tiempos cercanos y que se debe construir resistencia y nuevas maneras para seguir la lucha. Acompañar al movimiento feminista, pero sin interrumpir o invadir sus espacios. Dar la lucha hacia ese norte pero reconociéndose varones. Cris  de Traidores de Papá aporta su mirada: “Lo que nos preocupa más a nosotros es lo que tiene que ver más a nivel cultural. Está creciendo el machismo, está creciendo la homofobia, la xenofobia y el clasismo. Entonces la disputa está un poco ahí  para nosotros. Optamos por dar la disputa ahí. Nuestro primer objetivo es con nosotros, trabajar nuestro machismo. Nos  reconocemos machistas, como ejerciendo violencia. Combatir nuestro machismo, a nosotros mismos y, como segundo objetivo, poder encontrarnos con otros varones y construir herramientas de interpelación. Hablar con otros varones. Nosotros consideramos que ahí está el rol nuestro dentro del patriarcado, en trabajarnos nosotros y en poder hablar con otros varones”.

En esta misma sintonía Campa afirma: “El sector feminista y el movimiento de mujeres es el sector que más expresa la oposición a las medidas del neoliberalismo, no sólo en Argentina sino también en Brasil con el Fora Temer o Besar sin Temer. O sea, hay muchas expresiones donde el feminismo se hace carne para poder ponerle el cuerpo en contra de la avanzada neoliberal. ¿Cuál es la tarea? Participación. Participación, sumarse a las colectivas feministas, poder tener perspectiva de género en todas las organizaciones, ya sean independientes o partidarias”.

El encuentro cierra siempre con una varieté. Festejar el encontrarse. Festejar la alegría de poder dar ese debate y celebrarlo. Hay mucha tristeza dando vuelta y en esta Argentina 2017 la avanzada machista parece tener vía libre. Entonces encontrarse, debatir, reflexionar, llevarse estas experiencias a sus distintos espacios y desde lo cotidiano trastocar esos mandatos que se tienen naturalizados, es motivo de festejo. Festejar la realización de otro encuentro. Celebrar que el de Chile está cerca. Abrazarse y salir a dar pelea. Como dijo Nacho de regreso a su casa: “Es un camino largo, pero que se puede y se tiene que hacer”.

Comenta