Peligra el proyecto educativo del Colegio Nacional de San Isidro

Gabriela Krause
Redes:

Gabriela Krause

Editora at Géneros
Periodista | Editora de Géneros y Breve Eternidad | Poeta | Feminista | En mis ratos libres sueño con armar una banda disidente.
Gabriela Krause
Redes:

Latest posts by Gabriela Krause (see all)

El Colegio Nacional de San Isidro se vio históricamente enfrentado a las distintas reformas educativas que buscaban bajar la calidad de la educación pública. Así y todo, lograron mantener una impronta y una currícula propia. Hoy, su proyecto educativo está en peligro. 

No es novedad que las reformas educativas vienen bajando cada vez más la calidad de la educación pública en nuestro país. Hoy, estamos atravesando una coyuntura en la que directamente pareciera no importar, e incluso incomodar su existencia. Tenemos un presidente que cree que la elección no es real y que en la escuela pública se “cae”, y una Gobernadora de la Provincia de Buenos Aires que manifestó que “la educación pública no da para más“.

“¿Es de equidad que durante años hayamos poblado la provincia de Buenos Aires de universidades públicas, cuando todos los que estamos acá sabemos que nadie que nace en la pobreza en la Argentina hoy llega a la universidad?” se preguntaba la gobernadora al respecto, y no contentándose, afirmaba que hoy cada vez más familias eligen la escuela privada.

Habría que preguntarse, primero, si ésto es real, pero también habría que cuestionar cómo puede ser que, según Vidal, si tenemos índices de pobreza que llegan a no poder permitirse la universidad para muchos, tengamos cada vez más familias eligiendo la educación privada. ¿Qué familias? ¿Las que importan? 

Peligra el proyecto educativo del Colegio Nacional de San Isidro

La Secundaria n° 8, Colegio Nacional de San Isidro, históricamente se enfrentó a las diferentes reformas educativas. En el año 2010, con la última reforma, las autoridades provinciales y la DGCyE exigieron que el proyecto con el que funcionaba el Colegio se terminara para que se comenzara a utilizar el diseño curricular provincial.
Es por eso que se desarrolló una adecuación curricular entre el Proyecto 13, con el que funcionaba, y el diseño de provincia, y se gestó una Caja Curricular que asume la orientación del bachillerato en Ciencias Sociales y la complementa con una formación en todas las demás áreas.

La característica principal del diseño es garantizar la formación integral, que le brinda a los estudiantes un amplio espectro de materias: ellos egresan del colegio habiendo estudiado materias que involucran todas las áreas de conocimiento. Esto significa que no eligen una orientación a mitad de su secundario, sino que lo harán una vez que egresan de allí, cuando tengan que elegir su futuro profesional y laboral.

Además, el colegio cuenta con cuatro secciones por división en cada turno, tres idiomas (francés, italiano e inglés), un tutor por curso, clases de apoyo a contra turno, dos materias optativas, la confección de una monografía, proyectos de investigación en el área de exactas relacionados directamente con la UBA, taller de Astronomía, diversidad de deportes (natación, vóley, handball, softball y hockey). Para quien crea que la educación pública está en la ruina, este colegio es una isla, y brinda al estudiantado un abanico de posibilidades para proyectar un futuro que pueda continuar garantizándoles una educación de calidad.

Toda esta carga horaria se dicta en hora cátedra (40´ de clase), sino sería insostenible la cantidad de materias que se dictan. Además, esto fomenta la concentración en el
aula, ya que dos horas seguidas de éstas suman 80´ y no 120´ como en las horas módulo.

El reconocido nivel académico de la escuela se pudo lograr gracias al compromiso del equipo docente con su proyecto educativo, pero para eso es prioritario que éste tenga estabilidad laboral y concentración horaria. Estas dos cuestiones permiten que los profesores conozcan a la mayoría de los estudiantes, logren entablar un vínculo de confianza y afianzamiento con ellos y puedan trabajar de manera interdisciplinar.

Para poder llevar a cabo el proyecto actual, se elaboraron tres resoluciones en el año 2010
(361/11, 362/11 y 733/11), que dan marco legal tanto a la currícula como a la estabilidad laboral de sus docentes, quienes al haber trabajado en esta escuela tantos años en situación de provisionales, vieron vulnerado su derecho de titularizar sus horas, por estar el colegio fuera de las acciones estatutarias. Estas resoluciones, como así también la caja curricular, se confeccionaron en conjunto por docentes con agentes y técnicos de la DGCyE y fueron aprobadas y avaladas por los funcionarios públicos que dieron su firma, como por ejemplo, el Ministro Mario Oporto.

El día viernes 13 de julio de 2018, se reunieron en La Plata los tres claustros representativos de la comunidad educativa de dicho colegio (docentes, familias y estudiantes), para poder conversar con los funcionarios públicos de la actual gestión que exigen que se modularicen las horas del colegio y que se abra el MAD (Movimiento Anual Docente), derecho del que gozan sólo los titulares, que al ingresar al nuevo colegio solicitado se desplaza a un docente que esté provisional. En el caso de la escuela de San Isidro, se vio vulnerado ese derecho ya que desde el año 2010 la resolución 362/11 que menciona la titularización de los docentes de la Planta Funcional (PF) del colegio para el sostenimiento de dicho proyecto, nunca se llevó a cabo. Habiendo pasado 8 años del no cumplimiento de la misma, la actual PF nuevamente cuenta con el 80% de los docentes en situación de provisionalidad.

La reunión del día 13/7 con el Director del Tribunal de Clasificación, Héctor Núñez, y las
Inspectoras Alejandra Simón, Adriana Frega y Elsa Luna fue en un tono muy agresivo por parte de ellos, ya que desconocieron la legalidad de la resolución 362/11, por ende la firma de Mario Oporto y la facultad que tiene el mismo para poder realizar una titularización masiva. Además exigieron, con autoritarismo y desconocimiento absoluto del Proyecto Educativo y carga horaria, que las horas del colegio deben modularizarse, cuando se sabe que es imposible realizarlo ya que habría superposición entre ambos turnos y horas de los docentes, o un turno mañana extendido hasta las 15:00 y un turno tarde hasta las 21:00 aproximadamente.

Han convocado a una nueva reunión el día 23/07 a las 14:00 en la Subsecretaría de Educación junto a la misma comisión de funcionarios antes mencionada, donde deben presentar un proyecto de cómo llevarían adelante la modularización.

Hasta el momento, tanto los puestos de trabajo del equipo docente como la calidad educativa de los y las estudiantes corre peligro. Es por eso que están solicitando urgentemente un reunión entre el ministro Gabriel Sánchez Zinny, la Directora de secundario Carla Cecchi, y el subsecretario de Educación, Sergio Siciliano

La coyuntura

Según Esteban Bullrich, en defensa de Mauricio Macri y su referencia a la caída en la escuela pública, “la educación estatal está muy por debajo de la educación privada”. Primero, esto, aunque fuere real, es una responsabilidad del Estado al que ellos representan cuando hablan. Segundo, es evidente que esto no les interesa, si cuentan con escuelas como la de San Isidro, con un proyecto diferente y que piensa en la calidad educativa de los y las estudiantes a largo plazo y lo quieren destruir. Estas medidas que quieren tomar hacen peligrar un proyecto educativo de calidad superior pero también engloban un intento de recortar el personal y hacer un recambio de docentes, lo cual nos dejaría nuevamente con un montón de personas apartadas de su puesto laboral, como ya venimos viviendo en estas semanas de nuevas olas de despidos.

En 2016, con las pruebas Aprender, quedó claro que querían demostrar, si se quiere, que la educación pública está mal. Y si está mal, ¿por qué no la mejoran? Y si está mal, ¿por qué no destinan los fondos? Y si está tan pero tan mal, ¿por qué boicotean proyectos educativos que buscan transformarla para darle un futuro a las personas que asisten a la escuela? 

Si el proyecto educativo de la escuela Nacional de San Isidro se cae, perdemos todos. Perdemos una opción para sus alumnos, perdemos futuros universitarios formados, perdemos el trabajo de muchísimos docentes y sobre todo perdemos la capacidad de elegir: elegir encarar la educación de un modo distinto, elegir transformarla, elegir el futuro pero de verdad, no como un slogan de campaña.

Nuestra solidaridad con el equipo docente y el alumnado de la escuela secundaria N°8, el Colegio Nacional de San Isidro. 

Comenta

Print Friendly, PDF & Email