Panceta y los Papafritas, palpitando el Kidzapalooza 2019

Andrea Beltramo

Orillera y desobediente | Migrante feminista especializada en piononos | Curadora de artes mutantes, demasiado pragmática y amante de las entrevistas.
Andrea Beltramo

Panceta y los Papafritas es una banda de rock apta para todo público que tocará el domingo 31 de marzo en la edición Kidzapalooza 2019, el festival destinado al público infantil dentro del Lollapalooza, dando paso al gran cierre de Deep Roy, actor de interpretó a los Oompa-Loompa de Charlie y la fábrica de chocolate, en la versión de Tim Burton.

En esta oportunidad Panceta fusionará teatro con rock y contará con la presencia de músicos invitados de lujo, como Diego Luna, Juan Huertas, Gonzalo Vázquez, además de una impresionante murga uruguaya. El humor, la diversión y el baile serán el clima reinante del espectáculo.

La banda está integrada por Panceta Papafrita, Macana Papafrita, Ramón Yatá y Edmundo Fonseca. Con más de diez años de vida tocaron en reconocidos escenarios como el  Paseo la Plaza y Ciudad Cultural Konex. Tienen tres discos con canciones propias, un proyecto de programa de televisión en marcha, juegos on line y un local en el barrio de Florida donde realizan fiestas.  En esta oportunidad la banda fusionará teatro con rock y contará con la presencia de músicos invitados de lujo, como Diego Luna, Juan Huertas, Gonzalo Vázquez, además de una impresionante murga uruguaya. El humor, la diversión y el baile serán el clima reinante del espectáculo. Corriendo la voz conversó con el líder de la banda y te comparte en esta entrevista cómo está viviendo la previa del sohw.

Se viene un gran momento para la banda, ¿qué expectativas tienen por el Lollapalooza?

Es increíble para nosotros poder estar ahí. Si bien hemos tocado para mucha gente nunca algo tan internacional, tan grande, con tanta exposición. Está buenísimo, nos da un empujón, nos permite proyectar hacia el futuro.

Supongo que en un espectáculo infantil se labura mucho la previa, escenografía, vestuario, además de las canciones, claro…

Estamos preparando los más gracioso y ambicioso que podamos hacer. Meter un poco de producción y teatro. Porque todo lo hacemos nosotros, es todo a pulmón. Nos importa mucho el momento, el presente, no sólo en el escenario. Siempre mirándolos a los chicos y a los grandes. Todos tratamos de meterle un poco a eso para darle más naturalidad.

¿Dejan abierto el espacio a la improvisación y a responder sobre lo que está pasando en el momento?

Sí, con cierta planificación. Pero para que sea más real y romper un poco esa barrera que siempre está y no debería, es lindo hacerlo así.

¿Es más sencillo hacerlo con el público infantil romper esa barrera?

Sí, porque ellos no te hacen caso, ellos te dicen la posta. Si no les gusta algo te lo gritan en el momento, no les importa que estés en un teatro enorme y todos en silencio. Va a saltar alguien, sí o sí, algún nene y no te lo caretea. El chico no te lo caretea. Y si le gusta también lo demuestra y siempre hay una devolución y por eso no podés hacer algo estricto, quieto y duro porque no va a funcionar. ¡No funciona!, con los años nos dimos cuenta que hay que tratar de tener ese ida y vuelta. Siempre respetando un show, nosotros no hacemos juegos ni animación, hacemos un show, no los hacemos participar mucho más allá de algunas preguntas y cantar. Tratamos de hacer teatro, música y clown. Fusionamos varios estilos.

Mire este video en Youtube.

¿Vos sos el compositor de las canciones o lo hacen en banda?

Las hago yo en versión cruda, guitarra criolla, melodía, voz y las letras. Que mi trabajo sea componer canciones es lo mejor que me pudo pasar. Es un sueño que siempre tuve porque siempre me gustó la música y componer. Siempre de forma autodidacta y autogestiva. En el salón y en los shows vendemos los discos. Aunque nos distribuye SONY, los más de siete mil discos que vendimos fue trabajando en fiestas y en el salón. Nadie va a comprar a una disquería. Por eso el tercero lo saqué independiente, la banda ganó un subsidio del INAMU y todo va sumando, lo nuestro es remándola, sin guita, pero bueno, con esto vamos zafando y laburando. Me defiendo y compongo sabiendo que no a todo el mundo le va a gustar pero es lo que me gusta, escribir canciones divertidas, mi idea siempre es entrar por el lado del humor. Para los chicos es fundamental, y meter un poquito de poesía y valores de fondo. A mí no me gusta ir directo tipo: ¡chicos!, hay que lavarse los dientes, para eso tenemos que cepillarnos periódicamente, ¡no!, eso no. Nunca me gustó, ni nada que sea didáctico sino que esté de fondo. Darle valores, contenidos pero que los interpreten.

Te escucho y recuerdo la letra del tema Más de un deseo,  que tienen un mensaje explícito, conmovedor desde la letra que pide cuidar la infancia, condiciones dignas de vivienda, el fin del trabajo infantil, que sepan su identidad, que tenga para comer…

Esa es la única canción donde le di con todo. Quise hacer algo así porque son los deseos que realmente tengo. Creo que uno que es consciente de lo que está pasando y lo que están viviendo los chicos, sobre todo ellos. Cuando uno tiene consciencia social está bueno saber que se puede mejorar, que hay que tratar de buscar la forma para entrarle a la gente. Entrás por el humor, qué se yo, tampoco intento cambiar el mundo, aunque ojalá, pero con cambiar a una persona ya estoy contento, y la verdad que a mí este trabajo me dio todo y no puedo quejarme. Estoy tan agradecido que quiero que todos lo vean.

Es un privilegio también y por eso está bueno que cuando estás componiendo o desde el escenario pienses en esas otras realidades de las vidas cotidianas, de la vida social.

Yo trato de salir un poco, estoy acá en Florida, una zona privilegiada, donde veo chicos que no la están pasando tan mal en cuanto a lo económico y, entonces, yo trato de que mi mente se abra un poco más porque si estoy muy en contacto con esto me cierro. Es difícil porque yo trabajo todos los días, estoy tocando o estoy con chicos haciendo shows, cumpleaños, y si no lo hago en el salón lo hago a domicilio. Y sino estoy creando alguna cosa para chicos. Por eso, es difícil, pero es el desafío y es lo que intento hacer.

Hay una canción que es muy divertida y requiere alta producción por la participación de la murga, me refiero a La mala Suerte…

¡Sí! esa es con la murga La Gran Muñeca, una gran murga uruguaya y ese estilo a mí me gusta mucho. Mi productora, Camila Mancinelli, es amante de la música de las murgas uruguayas y van a venir al Lollapalooza y vamos a hacer ese tema. En el disco grabaron ellos pero también hemos tocado con otra gran murga Metele que son Pasteles que son unos cracks, recomendadísimo porque te vuela la peluca. Además quiero que los chicos vean algo distinto, por ejemplo, tocamos en el Conti y la flashearon, veinte cantando al mismo tiempo, maquillados, disfrazados. Que vean que existe otra cosa. Además, hay varios chicos a los que les gusta la canción como una de sus favoritas y eso está bueno porque es lo que yo quiero lograr, que sean favoritas las canciones que no son propiamente infantiles.

Mire este video en Youtube.

A la hora de componer, ¿cómo te llevás con el cambio de paradigma que atraviesa a toda la sociedad en cuanto a estereotipos de género?, ¿cómo lo vivís?, pienso, es algo que nos afecta en todos los oficios porque hay que mover barreras, cambiar formas de pensar que son históricas y que están en nuestros cuerpos. A la hora de pensar canciones infantiles ¿te atraviesa eso, lo tenés presente?

Sí, re. Pero es muy difícil salir de eso histórico. Yo estoy tratando todo el tiempo de pensar en esa dirección. Me pone muy contento que esté cambiando, aunque sea lentamente, porque falta muchísimo, pero está cambiando y se está empezando a oler más ese cambio que, quizás no lo veamos nosotros pero sí mi hijo Boris, por ejemplo, empezando con él. Es mi oportunidad máxima su crianza, donde yo le puedo ir diciendo tal cosa, o sea, la libertad de que él elija lo que quiera ser y que respete a todos, hombres, mujeres, cualquier sexo o identidad. Sí además puedo hacerlo a nivel masivo es más lindo todavía. Si yo puedo llegar, desde lo más chiquito y cercano a lo más grande me parece que está bueno ese cambio. Obviamente que el primer cambio de todos pasa dentro de mí, entonces, si yo puedo comprender que es necesario ese cambio es más fácil mostrárselo a los demás.

Son cosas que te interpelan…

Son cosas que me conmueven…

Y eso es lo transformador también, de donde surge el interés por contar otras historias sobre los superhéroes y superheroínas, y que no sea siempre un dragón el que atrapa a la princesa y entonces ella que no tiene herramientas espera un príncipe que la rescate o que a Panceta lo rescate una heroína…

Hay un tema que pensé que me ibas a decir que es Dibujito animado que dice quiero rescatar a una princesa, pero ahora cuando lo canto, siempre digo que me rescate una princesa… Es un detalle que lo hago en vivo.

Eso está buenísimo en la trayectoria de un artista, que sean visibles sus propias transformaciones…

Está bueno cantarlo y que esté cambiado, sí.

Y permite pensar que las figuras femeninas pueden ser aliadas de Panceta porque ustedes desde el escenario tienen una oportunidad histórica para proponer y transformar imaginarios.

Me gusta la idea, está buena. El cuarto disco se viene muy distinto, estoy trabajando junto con Cachetes, personaje femenino del universo Panceta, y estamos tratando de armar algunas canciones que van a hablar un poco de esto. Todavía no puedo decir mucho pero estamos yendo por ese rumbo. Tenemos un tema que se llama Princesas y Guerreras.

Panceta y los Papafritas se presentan el próximo 31 de marzo en el Lollapalooza Argentina

Fotos JOTAS | Comunicación y Prensa

Comenta

Print Friendly, PDF & Email