Otra vez un Qom es noticia

Victoria Fusco
Redes:

Victoria Fusco

Redactora at Corriendo La Voz
Periodista | Estudiante de la Licenciatura en Comunicación Social (UNLaM) | Apasionada por viajes, recitales y redes sociales | Contacto: victoria@corriendolavoz.com.ar
Victoria Fusco
Redes:

Latest posts by Victoria Fusco (see all)

Los primeros días del 2015 nos recibió con una noticia que causó tristeza y bronca. Otra vez un qom apareció muerto en tierras formoseñas. Para los miembros de la comunidad Potae Napocna Navogoh (La Primavera) esto ya resulta común. Igualmente salieron a denunciar como ellos mismos saben hacerlo.

El cuerpo sin vida de un joven qom fue encontrado el 3 de enero, al costado de la ruta nacional 86, altura kilómetro 1.339. Esteban Rolando Medina tan sólo tenía 17 años. Lo sospechoso es que días antes la tía del muchacho, Norma Artaza, también fue hallada muerta por la misma zona. Los médicos comunicaron que murió por un paro cardíaco. Sin embargo, sus allegados afirmaron que no tenía problemas de salud. qom

Según el Observatorio de Derechos Humanos de Pueblos Indígenas (ODHPI) hay decenas de muertes “dudosas” en Formosa. En su mayoría son víctimas de enfermedades evitables y  situaciones que se repiten muy seguido: motos y autos que atropellan y se escapan sin asistir al lesionado.

La noticia del fallecimiento se dio a conocer por un comunicado del cacique Félix Díaz, publicado en la página de la Comunidad La Primavera. Reproducimos un fragmento en el que habla de las injusticias que sufren día a día: “Somos indígenas. Luchamos para que nos reconozcan como seres humanos, no como objeto electoral solamente. Tenemos derechos ya adquiridos, pero no se aplican a favor de nuestra existencia como pueblos preexistentes de este país. Yo ya no sé más qué hacer, estoy muy superado. Este es un grito desesperado de ayuda a todos los hermanos argentinos para que nos defiendan de todas esta cosas inhumanas que nos hacen”.

Por otro lado, Félix Díaz denunció que recibieron siete disparos de arma de fuego en varias casas en medio de la oscuridad. El poder político, judicial y nacional hacen oídos sordos y los grupos parapoliciales amedrentan a los pueblos indígenas con armas y quema de casas. La lista de muertos se hace cada vez más extensa y la problemática de fondo es nada más y nada menos que el territorio.

 Roberto López, Mario López, Alberto Galván, Mártires López, Celestina Jara y su nieta Natalia Lila Coyipe (10 meses de vida), Imer Flores (de 12 años) y Daniel Asijak (de 16 años), Javier Chocobar, Sandra Juárez, Cristian Ferreyra y Miguel Galván. Son algunos de los nombres registrados de asesinatos y muertes dudosas de los últimos años que aparecen en el informe de Endepa (Equipo Nacional de Pastoral Aborigen)

“A veces cuando muere un indígena sobre la ruta o cuando lo atropellan intencionalmente lo caratulan como homicidio culposo, cuando a un indígena lo matan dentro de la casa dicen suicidio, cuando se incendia una casa, una choza de un indígena siempre se pone como que fue por un cortocircuito cuando la familia indígena no tiene luz eléctrica”, aseguró Félix Díaz en una entrevista con ANRred.

La tierra es de quien la trabaja

En el 2007, luchadores sociales de la comunidad comenzaron a reclamar por las 5000 hectáreas que les corresponde por la ley 26.160, pero los inconvenientes no cesaron. “Empezamos a tener ese problema con el Parque Nacional Pilcomayo porque hay una superposición de títulos del Parque con nuestra comunidad, empezamos a tener problemas con el Gobierno Provincial y se fue agravando”, explicó Félix Díaz. qom2

Por otro lado, parte de ese territorio es usado por la Universidad de Formosa. El gobierno nacional y el provincial instalaron allí un Instituto Universitario con el fin de realizar una investigación sobre recursos naturales. Lo que ellos obviaron es que ese territorio les pertenece a los pueblos originarios.

La Ley 26.160 ordena frenar los procesos judiciales que implican desalojos de comunidades indígenas y lleva a relevar los territorios indígenas de todo el país. Se sancionó en el  2006, pero sólo se finalizaron los censos catastrales del 12,5 por ciento de las comunidades y se utilizó el 76 por ciento del presupuesto.

La muerte de Esteban Medina no muy difundida por los grandes medios, pero la muerte se mediatiza y días posteriores apareció el caso de Néstor Femenía, un niño chaqueño de siete años que murió por desnutrición y tuberculosis. Él también pertenecía a la comunidad qom.

Fuentes:

http://odhpi.org/
http://www.anred.org/spip.php?article9130

Comenta