Ohdiosa, una entrevista ensamblada

Ph. Rocío Frigerio

Andrea Beltramo

Orillera y desobediente | Migrante feminista especializada en piononos | Curadora de artes mutantes, demasiado pragmática y amante de las entrevistas.
Andrea Beltramo

La banda está formada por Sofía Naara Malagrino en composición, dirección y voz principal; Clara Rodríguez en bajo y coros; Franco Giambartolomei en guitarra eléctrica y coros; Felipe Casajús en batería acústica y electrónica y Santiago Espina en teclados y sintetizadores. Por ahora son cinco, “podría crecer” dice Sofía, “pero estamos bien así”. “A mí las bandas multitudinarias, no sé, está buenísimo pero para salir a tocar se complica”, replica Santiago, y “para mí es un número perfecto”, cierra Franco. Parece que lo están acordando ahora, se preguntan y repreguntan entre los tres. “¡Qué lindo!”, comenta sorprendida y contenta Sofía mirando a su compañero con una sonrisa eterna, como detenida en la cuenta, cinco. Ohdiosa es una banda con cinco integrantes. Esta entrevista es una entrevista a tres voces, Sofía, Franco y Santiago y es la primera que dan mientras están preparando la grabación de su primer disco. Corriendo la Voz quiso meterse en la cocina de un proceso en marcha, de un grupo que está en plena búsqueda y acompañar con pequeños ingredientes, como son las preguntas de una entrevista.

-¿Cuánto hace que se formó Ohdiosa?

Franco: Como banda, a mediados de 2018. Por ahora estamos en proceso de desarrollar el formato nuevo que tenemos. De a poco se fue conformando cierta identidad estética musical de la banda y nos fuimos conociendo más. Pero todavía nos falta tocar más en vivo. Estamos desarrollando las posibilidades de ese formato. La banda es re joven, ¡esta es la primera entrevista!

Franco Giambartolomei | Ph. Rocío Frigerio

-¡Qué privilegio! ¿Qué están probando en los shows?

Sofía: Para tocar una hora, por ejemplo, nosotres tenemos que tocar todos nuestros temas.

Franco: En marzo empezamos con la grabación del disco.

-¿Cómo laburan los temas? ¿En espacio de ensayo exclusivamente o el show sigue siendo un espacio creativo?

Santiago: Hasta ahora, la canción la laburamos en espacios más íntimos, en el ensayo. Más que nada porque ya estaban las canciones, Sofi trae las canciones compuestas. Hace un tiempo, con Franco, las habían tocado en un formato de dúo acústico y con mi incorporación hubo que reformatear. Eso lo hicimos en un entorno de ensayo y después el show es para mostrar, poner en escena lo que vamos probando.

Franco: Las canciones también tienen un ciclo, en general, surgen de las ideas de Sofi, ella tiene unas canciones compuestas en formato acústico…

Sofía: Guitarra, voz…

Franco: … alguna que otra cosa también… y eso es como el germen, después en la sala de ensayo, se dio naturalmente, no es que vino ella y dijo esto va por acá. No, no. Sofi dijo la canción es esta y ustedes siéntanse libres de hacer lo que quieran.

Santiago: …y probar, y probar…

Franco: Sí, después, a partir de eso, arremangarse y tocar, tocar, discusión permanente y básicamente ser abiertos a un montón de propuestas que surgen.

-Ahí ya está el funcionamiento de banda…

Sofía: Lo que yo llevo es una canción propuesta y la banda las hace sonar y entonces la canción está viva. Empiezan a tocar cosas sobre lo que llevo, que funciona como disparador y todo lo que empieza a sonar es como que, ¡está viva! Me parece que la idea de ohdiosa es generar un universo. Quizás las canciones anteriores al formato banda vinieron de otro lugar, más pequeño, individual. Pero ahora hay una última canción, por ejemplo, una de las nuevas, que empezó a pasar otra cosa. Es como que la banda tiene más texto. No hay alguien que está monologando sino que estamos yendo hacia un camino que suene a un tema y no a una canción. ¿Me explico?

Santiago: ¡Sí, sí!, que tenga más vínculos…

Sofía: …como que los instrumentos también hablen y no que estén acompañando. Me parece que esto está pasando en esta banda…

Sofía Naara Malagrino | Ph. Rocío Frigerio

Para hablar se pisan, se ensamblan, se preguntan, se atropellan para contar la misma anécdota, por entusiasmo y por la misma dinámica de ensayar, probar, tocar. Buscan una identidad que ya está instalada en esta entrevista.  Funcionan como instrumentos, hablan como banda. Si algo tiene que importarle a una banda es construir los lazos antes y después de la música. Hablar como banda es un concierto de la palabra ensamblada.

Hablan de los desacuerdos, del montaje, de la mezcla, “una canción si ya tiene algo para decir vale por sí sola, pero a la hora de tocarla o grabarla hay cierto concepto arraigado  a nuestra cultura que es esta cosa de tener que ponerle un moño, tenés que vestirlo bien, tenés que presentarlo de determinada manera y que acepte ciertos cánones estéticos, entonces, algunos temas entran como piña y otros cuestan. Yo creo que algo de eso pasó, que no nos podíamos poner de acuerdo en un momento”, cuenta Franco.

Hablan de la confianza como herramienta y como estrategia para que la banda se consolide y aborde las canciones. “Cuanto más te conocés y cuantas más veces trabajás en conjunto, a veces se requieren menos palabras, al principio charlás todo, mucho más medido y después es como que, te entendés tanto que todos saben cuándo está funcionando, hay una intuición de conjunto”, explica, generoso, Santiago.

-Ese momento es magia, cuando se instala el hacer y este entramado, esa intuición…

Sofía: ¡Ese fue el tema! Creo que ese momento es súper importante. Incluso, hay canciones que yo a veces pienso que las voy a llevar y las voy a tocar con la guitarra y después capaz no termino tocando nada, pero la manera en que estoy interpretando eso es súper importante. Veníamos de tener que acudir a videos o grabaciones previas, como referencia y, de pronto, lo que pasó por ejemplo, con una canción hace un tiempo, es que me senté y la toqué de principio a fin y la interpreté como yo la conocía y eso era un terreno para que se construya todo encima. Creo que eso es lo que lo que está empezando a suceder. Las canciones son nuevas, las llevo de principio a fin y cada uno encontró un lugar súper claro… Y eso es hermoso ¿están de acuerdo?

Franco: ¡Sí!

-Antes hablaban de una identidad, una estética propia, esto los ubica en algún género musical, de forma estricta. ¿Hacen rock, pop, importa eso?

Franco: No estamos de acuerdo con el encasillamiento pero tampoco es que nos estamos dando de «che, hacemos una bocha de géneros«, eso tampoco…

Franco dijo una palabra errada y se corrigió inmediatamente. Lo celebran, saben que en teatro se aprovecha el error y se pone en escena. Durante tres minutos la charla fue un espontáneo homenaje a Beatles.

-Está bien, un «ringoismo»

Franco: ¿un qué?

-George Martin y todos los otros Beatles decían que Ringo inventaba palabras y cuando eso pasaba lo celebraban diciendo que era un «ringoismo», como pasó ahora.

Santiago: ¿Franquito es el Ringo de la banda?

Franco: ¿Por qué?

Y la charla giró en torno al lugar fundamental que tuvo Ringo en la banda, recorrió la guitarra de George Harrison, y llegó al quinto Beatle. ¿Era George Martin?, el productor. Santiago cree recordar: “¿no era un tecladista?

Franco: Billy Preston tocó al final, en las últimas etapas.

Santiago: Entonces me los confundí con los Rolling…

Santiago Espina | Ph. Rocío Frigerio

-¿La música es la guía para encontrar lo poético, lo estético o es justo al revés, del género a la canción?

Sofía: Nosotres, yo, nunca trabajé así. No me gusta trabajar así, ni siquiera me gusta estudiar así, soy muy emocional con eso…

Santiago: Es que ahí está lo mejor, encarar el laburo con la mayor libertad posible y obvio que siempre hay un montón de cosas circundantes, la historia musical pero, por lo menos, en el momento de crear darle la mayor libertad.

Sofía: Que sea genuino…

Franco: ¡Claro!

Sofía: Yo creo que estamos sonando de una manera que es difícil de analogar con otras bandas, por ejemplo, me pasa a mí, en este momento, ahora, que estoy viendo un montón de proyectos o que pongo un tema de algún lado u otro y son tan, tan similares, creo que eso no nos pasa.

Franco: Llega un punto en la composición de un tema que ya ves qué hace falta para que eso funcione…

Santiago: Y así es como se pone en movimiento la música, dándole una vuelta de tuerca a cosas que ya están establecidas.

Clara Rodríguez | Ph. Rocío Frigerio

-¿Cómo se encuentran en las influencias en la banda?, ¿chocan, se cruzan, coinciden?

Franco: La verdad es la primera vez que nos ponemos a analizar lo que hacemos, ¡durante la entrevista! O sea, cuando Sofi trae una canción, ponele, tratamos de ser respetuosos de lo que es la canción y lo que esa canción está pidiendo, está diciendo, y laburar en pos de la identidad, de qué es lo pide esa canción en cuanto a su identidad y puede que eso se mantenga, de algún manera…

Sofía: …a cada uno desde su lugar cualquier tipo de género nos puede resonar. Hay cosas que quizás nunca van a pasar, ni en el ensayo, creo que nadie va a intentar convertir en trap ninguna canción, por ahora, pero no quiere decir que no nos guste…

Franco: Yo prefiero que así como no le cerramos las puertas a ningún género musical no le cerremos las puertas al trap.

Sofía: ¡Claro! Pero no ha pasado. Creo que nuestras influencias están a nuestro servicio y no lo contrario. Siento que se van filtrando de acuerdo a lo que sentimos que va necesitando el tema pero no está muy presente como diciendo, vamos hacia ahí, sino que es más como un lo traigo a la mesa y veo qué uso…

Franco: Creo que con toda la información y música que circula, el encasillamiento se está quedando un poco chico y hay un montón de bandas, artistas, siempre los hubo, pero ahora con la facilidad de producir música y producir arte. Hoy hay gente que la pega en instagram porque sube un video y listo, y no está ni mal ni bien, es lo que hay y también el arte se está adaptando a eso que es. Ya no existe la idea del artista o la estrella de rock como se le ponía a alguien que la rompía en todas las radios, está cayendo en desuso y me parece que los canales de grabación y circulación están pasando por otro lado. Y hay otras músicas que, al rock que, y eso que es la música que más escucho, creo que ya pasó el momento en el cual se convirtió en la música más maestrean. Me parece que las músicas son lo que son, siguen existiendo y se van complementando y siempre se citan entre ellas.

Sofía: Creo que va a llegar un momento donde se hable de rock nacional y nadie va a poder evitar pensar en El Flaco, en Fito…

Franco: Si, lo que yo estoy en desacuerdo es en hacer una música que tenga que estar  condicionada por esa idea del rock nacional. Además, está quedando un poco escueta, estamos en una época de feminismo donde también se está viendo el costado machista, el rockero que rompe todo. Hay otras sensibilidades, entonces yo prefiero el término de música nacional, porque sobre todo, estas últimas décadas, las bandas que fueron, no sé si más interesantes pero generaron otras cosas, fueron ajenas al rock, no sé si ajenas pero son: Aca Seca Trío, Seraarrebol, Duratierra, que hay rock pero los une desde otro lugar. Y toda la movida jazzera, que está bárbara y también hubo un auge de cantautores.

Felipe Casajús | Ph. Rocío Frigerio

Hablar de la era pos-géneros musicales, de la irreverencia a la norma de la industria musical  y citar a The Beatles como fuente es un claro ejercicio de justicia poética. Con la motivación de la palabra conversada y la dinámica de una entrevista en banda, levantar vuelo y soñar fue cosa de un segundo…

Sofía: ¿Cuál es el lugar más grande donde te gustaría tocar?

Santiago: ¿El lugar más grande?

Sofía: Sí, ¿un teatro?

Franco: Yo hace rato hubiera dicho Café Vinilo, un Niceto me gustaría mucho…

Sofía: Yo flasheo estadios, yo flasheo eso…

Santiago: Sabés que yo no

Franco. Sí, yo también, pero con un buen sonido.

Mire este video en Youtube.

Todas las fotos, incluida la de portada, son fotos cedidas por ohdiosa

Comenta

Print Friendly, PDF & Email