#NotaDeOpinión Militando el ajuste

Florencia Bueno

Florencia Bueno

Campana ( Bs As), estudiante de Comunicación Social. Feminista. Hicha de River y feliz de ver a Messi. Cerati es la banda sonora de mi vida. ¿Donde esta Santiago Maldonado?
Florencia Bueno

Latest posts by Florencia Bueno (see all)

Los medios de comunicación masivos  juegan un papel fundamental en la sociedad, mucho más en el gobierno macrista. Son los encargados de reproducir las ideas y establecer pautas para ayudar a mantener el orden social, defienden el ajuste e intentan disimular las consecuencias trabajando en conjunto con el Estado.

Cuando nació la comunicación de masas surgieron muchas teorías respecto a la influencia que representaban para el espectador. Aunque, las primeras ideas entendían a las audiencias como masas amorfas que simplemente recibían el mensaje y lo tomaban, luego se llegó a la conclusión que en realidad el espectador hace una deconstrucción del mensaje y lo decodifica según su experiencia de vida y contexto. Pese a eso, está demostrado que los medios hegemónicos son formadores de opinión, su función es construir una realidad según su punto de vista y a partir de ahí reproducirla para los receptores. 

Cuando se habla de algunos medios y se dice que son hegemónicos, ya con ese término se establece cuál es su rol en la sociedad. No son simples agentes de transmisión de la información. La palabra hegemonía etimológicamente se puede entender como “conducir o guiar”, entonces está establecido que los medios hegemónicos conducen pero para saber a dónde, hay que comprender que existe un aparato hegemónico encargado de generar ideales para establecer y mantener un status social, una clase dominante que transforma las referencias sociales según su beneficio. El aparato hegemónico del que forman parte los medios es cultural ya que su función es la de generar los valores y creencias de la sociedad, entendiéndolo desde un punto de vista marxista los medios hegemónicos están dentro de la super estructura que mantiene el sistema. 

En la actualidad, los grandes medios de comunicación, conocidos masivamente este último tiempo como monopólicos, reproducen una idea para generar la aceptación de diversas políticas implementadas por el gobierno de Mauricio Macri.  Tienen una agenda comunicacional donde el rol fundamental es encubrir y disimular todos los problemas que atraviesa la población.

Se puede entender que militar es “creer en algo”, sea un partido político, una lucha o como, en este caso, un concepto. Un claro ejemplo, es la justificación del ajuste. Imponen que hay formas de convivir con el ajuste, soluciones prácticas, nuevas formas de vida y un sinfín de excusas para que ganarle a los problemas. Las formas de expresarlo pueden variar, abundan las notas de color de sujetos que se dieron cuenta que no salir de vacaciones, comer menos o vivir hacinados en un lugar de 2×2 son las nuevas tendencias a nivel mundial.


0000187271

la-nacion

También hay ocasiones en las cuales es imposible negar las consecuencias que las medidas de Macri y su gestión produjeron en la sociedad argentina, acá los medios facilitan una serie de tips para sobrellevar la crisis de la mejor manera. Otra herramienta utilizada y muy bien por los medios, en este caso gráficos, es el elemento discursivo. Usan las palabras justas para comunicar puntualmente lo que les interesa y a su vez borran los términos que no favorecen a los que intentan reproducir. La función de los medios hegemónicos sería mediante el poder que poseen fomentar la aceptación y el acostumbramiento a esta realidad que atravesamos, evitar cuestionamientos y aceptar las normas.

vuelva-a-vivir-como-un-ranfanoso ajuste

Sucede que en la era de la hipercomunicación una idea bien transmitida puede tener consecuencias fascinantes o letales, depende de qué lado lo mires. Del lado del poder mediático que, a su vez es el poder económico y también aliado de Cambiemos, es necesario trasmitir ideas para seguir extendiendo la brecha de desigualdad. Generar un discurso mediático firme para evitar el conflicto social y continuar así, con la revolución de la alegría.

Comenta

Print Friendly, PDF & Email