#NiUnaMenos: un grito colectivo contra la violencia patriarcal

Foto por Juance Castro
Redes:

Gabriela Krause

Editora at Géneros
Periodista | Editora de Géneros | Poeta | Feminista | En mis ratos libres sueño con armar una banda disidente | Autora de Alikal & Misoprostol: caja de herramientas para sobrevivir al machismo.
Gabriela Krause
Redes:

¿Por qué nos matan a las mujeres? ¿Por qué las pobres se ven empujadas a la prostitución? ¿Por qué las travestis y las trans? ¿Por qué se cometen crímenes de odio contra todo lo que escape de la heteronorma? ¿Por qué todavía nos mandan a cocinar? ¿Por qué nos violan? ¿Por qué nos abusan, nos acosan? ¿Por qué, cuatro años después del nacimiento de la consigna, tenemos que seguir gritando, bien fuerte, ni una menos?

Foto por Camila Rojas (CABA)

El primer Ni Una Menos surgió el 3 de junio de 2015, hace ya cuatro años, en ochenta ciudades del país. El surgimiento tuvo que ver con la aparición del cuerpo de Chiara Páez en mayo del mismo año, y llevó a la acción al feminismo que ya venía mostrándose en las calles en otras ocasiones, por ejemplo, en las marchas por el aborto legal, seguro y gratuito.

Foto por Carla Perrone (CABA)
Foto por Camila Rojas (CABA)

Es importante entender que de la muerte, de las miles de muertes de mujeres que hemos visto pasar a través de los años, el movimiento Ni Una Menos vino a traer vida, la vida plena de las mujeres que todavía estamos acá y podemos pararnos frente a un sistema patriarcal que alienta la muerte de mujeres por el sólo hecho de ser mujeres, y decir basta.

Foto por Paula Ruiz (CABA)
Foto por Paula Ruiz (CABA)

Basta de feminicidios, sí, pero también basta de transfemicidios, basta de travesticidios, basta de muertes por abortos clandestinos, basta de violaciones, de abusos, de acosos, basta de violencia económica, basta de ajuste, basta de represión.

Foto por Carla Perrone (CABA)
Foto por Camila Rojas (CABA)

El movimiento creció tanto como las consignas por las que movilizan en las calles miles de mujeres, cada vez más. La discusión de si hombres sí u hombres no, o de si glitter sí o glitter no, quedan de lado entre toda la marea de mujeres que, entre la alegría de marchar por sus derechos y la tristeza por las muertes, caminan generando un grito colectivo que no se puede apagar.

Foto por Juance Castro (Córdoba)

Hay diferencias en el movimiento como las hay en todos. Pero sabemos, todas las que movilizamos, que falta presupuesto en materia de géneros y también falta formación. Por eso, además de pedir el cese de feminicidios, pedimos políticas de géneros acordes a la militancia feminista que está sacudiendo el país y que lo está movilizando más que ninguna otra causa.

Foto por Carla Perrone
Foto por Carla Perrone

Desde mujeres adultas hasta niñas y adolescentes. Todas en la calle pidiendo la justicia que hace tiempo exigimos. Somos autónomas, independientes, somos luchadoras y conscientes de las dificultades que este camino que recorremos encierra. Pero estamos paradas. Y las que no pueden o no podemos marchar, por el motivo que fuere, nos sentimos abrazadas por todas las que copan las calles. Eso también es el feminismo para nosotras, ese abrazo colectivo invisible que nos nutre de fuerzas para, si no pudimos salir hoy, salir mañana.

Foto por Carla Perrone

Somos muchas. Y estamos organizadas.

Fotos por Pedro Ramos (La Plata), Camila Meneses (La Plata), Carla Perrone (CABA), Camila Rojas (CABA), Paula Ruiz (CABA), Juance Castro (Córdoba), Nadia Bascopé (CABA) y Agustina Fernandez (CABA)

Comenta

Print Friendly, PDF & Email