Ni un paso atrás, ¡los estudiantes están de pie!

Bianca Coleffi

Estudiante de Historia y Comunicación Social. Colabora en Corriendo La Voz y Rock and Ball.
Bianca Coleffi

Este jueves se realizó una marcha en la ciudad de La Plata para reclamar por los derechos estudiantiles, conquistados durante el camino de la historia, y hoy amenazados bajo este contexto de ajuste.

La calle 7 de la ciudad estuvo colmada por diferentes agrupaciones estudiantiles, encabezada por la Federación Universitaria de La Plata, quien impulsó un pliego de demandas que fueron presentadas ante las autoridades de la Universidad Nacional de La Plata.

Alrededor de las once de la mañana, integrantes de la FULP se acercaron al rectorado de la universidad a fin de poner sobre la mesa diversas demandas estudiantiles que hoy son prioridad para el ingreso, permanencia y egreso de les estudiantes. Más tarde, el Rectorado se llenó de estudiantes y, mediante calle cortada, los bombos comenzaron a sonar por toda la avenida hasta llegar a la Subsecretaria de Transporte Provincial para alzar la voz y protestar por aquel histórico boleto por el que nuestros compañeros y compañeras de la noche de los lápices dejaron la vida.

Foto por Marcelo Javier Moreno

La marcha fue un reclamo por cada uno de los derechos estudiantiles que supieron conquistarse, y dejar en claro que, antes de ser quitados, hay un movimiento estudiantil dispuesto a estar de pie defendiendo cada uno de ellos. La actualización del monto del boleto estudiantil fue el principal pedido, ya que mantuvo irregularidades durante los últimos dos meses, teniendo en cuenta que no está siendo implementado para estudiantes terciarios y de los bachilleratos, como así también para el resto de la provincia, como lo especifica la ley 14.735, la cual está siendo parcialmente aplicada desde el logro de su creación en el 2016.

Otro de los puntos que se tocaron durante la movilización fue la reapertura de becas en toda la UNLP, ya que desde principio de año que las mismas se encuentran congeladas y con dificultades en el sistema para poder acceder a las inscripciones. Al mismo tiempo, se exigió por la extensión del comedor para el turno noche en todas las sedes.

Foto por Marcelo Javier Moreno

“En este contexto es necesario acceder a un menú de 30 pesos como proporciona el comedor universitario. Pero éstos están superpoblados y desbordados, de hasta a veces dos cuadras de fila para retirar la comida. Por eso es necesaria la extensión del comedor turno noche en otras sedes, no solo en la de 50 y 122”, mencionó Carla Giles, Presidenta de la Federación Universitaria de La Plata.

Luego de discutir sobre el pliego de demandas, les estudiantes avanzaron en la descentralización de venta de tickets para los comedores, evitando la demora que dificultan su acceso, y un nuevo comedor turno noche en la Sede Bosque (Boulevar 120 entre 61 y 62).

Les estudiantes reclamaron paradas y parados sobre las baldosas de Obras Públicas de La Plata, allí donde pisaron compañeras y compañeros desaparecidos por la última dictadura cívico militar, protestando por lo suyo, por lo nuestro: una universidad pública, de real acceso para todas y todos.

Foto por Marcelo Javier Moreno

La concentración fue un escenario de unidad, en donde cada une de los pibes y pibas que se encontraban allí, no los reunía su historia, su familia, o su lugar de pertenencia, los unía la condición de ser estudiantes de la universidad pública, esa a la que tanto el presidente de la Nación, como la gobernadora María Eugenia Vidal les gusta ningunear. Orgullosos y orgullosas de pertenecer y defender aquel espacio en donde hay encuentro, discusiones, formación y el horizonte que los espera: futuros trabajadores y trabajadoras del pueblo argentino. Pero para ello, es necesario defender el egreso, la permanencia y el ingreso de todos los que tocan la puerta de la Universidad.

Si, existen aquelles que pretenden bastardear, desacreditar y desfinanciar a la educación pública, pero también existen quienes la defienden con uñas y dientes. Nada de héroes o heroínas, solo son estudiantes que han aprendido de otres estudiantes, esos que alguna vez dejaron la vida por el otre.

Fotos por Marcelo Javier Moreno

Comenta

Print Friendly, PDF & Email