Nekro festejó sus 46 años explotando Niceto con Boom Boom Kid

Juan Agustin Maraggi

Juan Agustin Maraggi

Editor de Análisis Político y Social en #Corriendo La Voz | Colaborador en Revista Mascaró | Estudiante de Sociología en la Universidad de Buenos Aires
Juan Agustin Maraggi

Nekro, cantante de Boom Boom Kid, cumplió cuarenta y seis años y, como todos sus natalicios, brindó dando un espectáculo en Niceto Club. Desde Corriendo La Voz estuvimos ahí y te contamos en palabras e imágenes cómo se vivió la noche.

Entre las y los más viejos se corría ese rumor que viene pasando entre oídos como una bemba desde hace un tiempo, aquél cumpleaños de Nekro podría ser la vuelta de Fun People a los escenarios desde su último retorno en 2013. Las condiciones materiales estaban dadas – o estuvieron dadas – pero no fuimos al recital específicamente por eso. En fin, las teorías empezaban a aparecer por todos lados, algunos viejos integrantes la alentaron y las posibilidades todavía existen, sólo que no tan cercanas como parecían.

Para las horas previas al show algunos datos ya hacían que las posibilidades disminuyeran bastante, pero las esperanzas nunca se perdieron. Lo que es real, es que sólo la mínima posibilidad de un recital nostálgico abrió la puerta a muchos grupos de amigos y amigas para juntarse, volver a visitar a Nekro y disfrutar de toda la furia de su show.

Pero basta de vueltas, ayer no salió Fun People, pero si lo hizo Boom Boom Kid en un recital con cincuenta y seis canciones, mucha adrenalina, decoraciones especiales en el espacio escénico y muchas particularidades.

Llegaban las diez y se abrió el telón. Nekro comenzó a cantar los coros de El cateto sobre la Hipotenusa, tema de Disco de Invierno (2017) y el público se la adueñó inmediatamente. ‘El  Cateto’ se tranformó en una gran canción para crear ese vínculo dialéctico entre la banda y las y los asistentes, llegando a transformar a un espectador o espectadora en una parte activa del espectáculo.

La disposición de los espacios en Niceto sorprendió a todas y todos, no había cámaras en exceso ni acreditaciones, no había vallas que separaran a la gente del escenario y la seguridad se reducía a estar en las puertas y escaleras. El ambiente estaba especial, se sentía desde la previa muchas ansias en el aire, esa necesidad de las y los que pagaron su ticket de expresarse, de darle una respuesta en gritos, saltos y un vómito de emociones al difícil contexto socioeconómico que vivimos.

La banda salió con todo y no sólo para darle un espacio al público de ejercitar el poder de expresión, sino también para escupir todo lo que se va juntando en el año e intentar arrancar el 2018 con un poco menos de bronca. Nekro se bañaba en espuma, la comía y la largaba con la boca, jugaba con su máquina para hacer burbujas y cantaba con un viejo grabador sobre el hombro. Desde abajo nadie se quedaba dormido o dormida, la gente subía al escenario, le cantaba el feliz cumpleaños al cantante y se apropiaba del micrófono para continuar la fiesta.

El lista de canciones tuvo de todo, la base de los cincuenta y seis temas que tocaron se basó en posicionar algunas canciones de los discos estacionales que Boom Boom Kid sacó el año pasado a lo que se le sumaban aquellos temas de su repertorio que nunca dejan de sonar y poner a todas y todos en otra órbita. Estado de sitio se hizo presente y ya se transformó en un clásico de los cumpleaños de Carlos.

¿El resto? Mucha fiesta y temas viejos y nuevos. Diez de los cincuenta y seis temas fueron de Fun People, y de esos, nueve del último disco, Angustia, No, No. Es decir, cinco temas más y por fin el disco editado en el 2000 hubiera tenido su eternamente postergada presentación. La décima se la llevó ‘tita’, la canción que sólo salió en el single Middle of the rounds del album The Art(e) of Romance

Otro de los detalles que acompañaron y dieron un tinte especial al show fue la inclusión de canciones y singles que no se suelen escuchar en vivo; Engreida Trash fue el ejemplo más claro. El tema es el cuarto incluido en el vinilo King of tha beat con arte y producción de Lucas Marti en el 2014, sonando en la primera mitad del recital por primera vez y abriendo el telón para el tramo final.

Cuando todo parecía terminar se cerró el telón y Boom Boom Kid no tardó siquiera dos minutos en volver a copar el escenario. Cinco canciones fueron el trayecto final para despedir una noche de mucha adrenalina. Mientras Niceto se transformaba en una sola voz cantando Brick by brick, Nekro instaba a la gente a subir al escenario y darle un cierre con todos y todas arriba. El cateto sobre la Hipotenusa volvió a sonar y todo volvió al inicio mientras el cantante y los músicos ya se iban perdiendo entre la cantidad de gente que bailaba y saltaba rodeándolos. El cumpleañero no necesitó su tabla para surfear en el mosh y desapareció en medio de una marea de gente, dejándole el protagónico principal al público. 

Ni el mal sonido que caracteriza a Niceto o el calor pudieron tirar abajo la fecha, Boom Boom Kid dio una fiesta, Nekro festejó su cumpleaños a lo grande y la mayoría de las y los que concurrimos, nos fuimos con esa sensación de haber podido disfrutar un rato entre tanta mierda cotidiana.

Fotogalería a cargo de Nicolás Avelluto.

 

Comenta

Print Friendly, PDF & Email