#Migrantazo: migrar es un derecho humano

Blas Martin

Blas Martin

Redactor at Corriendo La Voz
Bahiense, daltónico y tesista: tres dolencias crónicas. Docente y comunicador.
Blas Martin

Latest posts by Blas Martin (see all)

Este lunes, la Campaña “Migrar no es Delito” convocó a un #Migrantazo frente al Congreso de la Nación, luego de una serie de declaraciones que desde el oficialismo apuntaban a cercenar derechos de la población migrante en el país. Primero Gerardo Morales, gobernador de Jujuy, y luego el diputado nacional por Cambiemos Luis Petri, impulsaron la idea de un proyecto para arancelar el acceso a la salud pública a los usuarios provenientes de otros países que no tengan residencia al día. Marcos Peña calificó al gobernador como “valiente” y dio el visto bueno para que un proyecto que regule los derechos de los migrantes pueda ser debatido en el Congreso.

El sol pegaba fuerte en un Congreso que todavía hervía de la fuerte pisada de trabajadores y trabajadoras de la educación que sacudió todo el centro porteño en el marco de la doble jornada de paro nacional docente. En simultáneo, los últimos manifestantes que quedaban frente al palacio legislativo desconcentraban para dar lugar a la llegada de los y las migrantes que se nuclearon bajo la consigna Migrar no es Delito. Formada por diversas agrupaciones sociales y políticas, la campaña surgió a partir de un nuevo avance del gobierno contra ese sector, esta vez -o por ahora- desde lo discursivo. En esta ocasión, uno de los núcleos discursivos fue el de la reciprocidad, a partir de una comparación maniquea del sistema de salud pública argentino con el de los de países limítrofes, que buscaba lograr más un impacto mediático que una discusión genuina sobre la calidad y la cobertura del sistema de salud en tanto derecho humano.

La convocatoria, además, se dio en el marco de cumplirse un año del Decreto 70/2017 de necesidad y urgencia, mediante el cual se modificó la Ley Nacional de Migraciones n° 25.871 y se restringieron derechos de la población migrante, y en vísperas de lo que será el segundo paro nacional migrante, con fecha a confirmar. “Esta nueva coyuntura que abrió el gobierno empieza a cuestionar el derecho a la salud y a la educación de los migrantes”, señaló Pablo Cossio, integrante de la campaña que, además de desarticular la estigmatización digitada por políticos y medios oficialistas, busca “visibilizar a los migrantes como sujetos políticos que cumplen un rol fundamental en la sociedad argentina”. Lejos de aquellos mitos generados mayoritariamente en torno a la inseguridad y al colapso de los servicios de salud y educación públicos.

“Las estadísticas dicen que los migrantes no llegan a ocupar el 4% de la atención hospitalaria básica, y cuando son operaciones de gran complejidad es mucho menos el porcentaje, y no es la única cifra que están manoseando en función de intereses espurios. El DNU regresivo basaba su necesidad y urgencia en una cifra que señalaba que el 23% de los delitos federales eran cargos contra extranjeros vinculados al narcotráfico, pero que, según Cossio, también es un recorte tendencioso “si después analizar el sistema penitenciario a nivel nacional, sólo el 4% tiene que ver con extranjeros que cometieron delitos.

Fuente: CELS

Los motivos de esta nueva avanzada pueden ser varios. La búsqueda de variables de ajuste desarticuladas y pasibles a ser estigmatizadas puede ser uno. Otro, según la visión de las organizaciones nucleadas en la campaña, señala esta “manipulación constante de las cifras” como una “sobredimensión del rol de los migrantes en la crisis” en función de culpar a algún sector de la población de la actual crisis económica y la precariedad de los servicios públicos.

En vistas a la clara política migratoria que propone Cambiemos, los y las migrantes que crearon la campaña, ven otro aspecto preocupante: “más allá de lo legal y lo técnico, que básicamente te facilita la deportación, te abre una coyuntura de xenofobia. Las compañeras con las que trabajamos en la campaña que están en los barrios dicen que desde el decreto en adelante hay más discursos y comentarios que están en contra de los que venimos desde afuera a vivir a este país.

La salida es por abajo, una vez más. Remata Cossio: “tenemos que salirnos de este encasillaje de culpar al que viene de afuera. Argentina, a principios del siglo pasado, el treinta por ciento de su población era migrante, ahora es sólo el cuatro, entonces qué tanta culpa tenemos los migrantes que venimos a laburar acá, en comparación a otros extranjeros que son los dueños de trasnacionales, los que vienen a hacer la timba financiera y los Lewis y Benetton que les regalan tierras en el sur y nadie dice nada.

El #Migrantazo gritó fuerte de cara a un Congreso más preocupado por recibir a la corona noruega que por los derechos de los migrantes, y seguirá haciéndose escuchar. Resta confirmar la fecha de lo que será el segundo Paro nacional migrante, que buscará demostrar una vez más la importancia de esta población trabajadora y dejar clara una convicción, como bien firman en sus volantes: migrar es un derecho humano. La educación y la salud también. ¡Migrar no es delito!

Comenta

Print Friendly, PDF & Email