Más figuras penales, menos derechos: cuáles son los retrocesos en materia de aborto que plantea el Código del gobierno

Revista Mu

Revista Mu

Lavaca es una cooperativa de trabajo que edita una página web, el periódico mensual Mu, produce el programa Decí Mu y varios micros radiales. Además, dicta una Cátedra de comunicación y varios cursos y talleres.
Revista Mu

 

 

El anteproyecto de reforma del Código Penal que el Gobierno nacional envió al Congreso desató duras críticas de organizaciones de derechos humanos por restringir aún más el acceso al aborto. Entre los puntos más oscuros y peligrosos, introduce la figura de “aborto culposo” y el delito de “lesión a la persona por nacer”. El texto limita así el acceso aun contemplado en el viejo Código de 1921 y en la interpretación del fallo FAL de la Corte Suprema de Justicia. En esta nota, dos expertas que participaron del análisis del proyecto resumen sus críticas en diálogo con lavaca, que ya había adelantado estos retrocesos en una nota en noviembre de 2018.

El Gobierno nacional envió al Senado el anteproyecto de reforma del Código Penal y se volvieron a encender las alertas a partir de algunos detalles bien concretos: el texto que redactó la Comisión presidida por el juez Mariano Borinsky (entrevistado por MU en noviembre de 2017 por este tema) restringe el acceso al aborto aún bajo las causales que contempla el viejo Código de 1921 y a la interpretación que dio la Corte Suprema de Justicia en 2012 con el histórico fallo FAL. En ese sentido, no sólo incorporan nuevas figuras como “aborto culposo” sino que introduce como delito la “lesión a la persona por nacer”, en franca sintonía con las demandas de los grupos antiderechos, como se vio recientemente en Tucumán.

“Es un Código que tiene a la mujer como sujeto activo con más tipos penales. Es mentira lo que dice Borinsky de que es un Código que protege a la mujer: la penaliza”, sintetiza a lavaca la doctora  Verónica Heredia, quien en octubre del año pasado participó de la elaboración de un documento impulsado por de la Asociación de Abogados de Buenos Aires (AABA), junto a otras instituciones y colegas, donde se analizó el texto del anteproyecto.

La conclusión: el anteproyecto no recoge los meses de tratamiento, ni de debate, del proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo que se discutió en el Congreso el año pasado. En ese sentido, lxs firmantes del documento pidieron una reunión con el Ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, para presentarle las observaciones. “Compartía la opinión de que se podría hacer cambios en esa materia, pero eso no sucedió. No tuvimos ninguna respuesta”, explica a lavaca la abogada María Elena Barbagelata, de la AABA.

Después de hablar con Garavano, pidieron reunirse con el juez Borinsky.

Barbagelata sintetiza: “Nunca nos contestó”.

Los puntos oscuros

Sobre el texto, Barbagelata sostiene: “No reúne ninguna de las expectativas planteadas ni recoge ningún debate de avance. El Código es punitivista. Plantear ahora una modificación del Código para que se agreguen más figuras en la punición repercuten directamente en la mujer y su acceso a estas prácticas porque todo el temor del sector médico se va a incrementar”.

La abogada Heredia enciende otra alarma: “El Gobierno se ve obligado a presentarlo para que no sea solamente el debate por el aborto sino que sea mezclado. Este Código Penal es incompatible totalmente con la ley, entonces neutraliza el debate”.

La abogada agrega que, en el mismo camino punitivo de las incorporaciones descritas, se busca crear el delito de aborto culposo, también de acción pública. “¿Qué significa lesiones culposas? Que es sin querer. ¿Lo lesionaste mientras estabas haciendo gimnasia? ¿O yendo a nadar? Bueno, también vas a ser responsable. Hasta ahora el aborto está penalizado si vos conscientemente vas y te realizas un aborto sin estar dentro de los parámetros que desde 1921 son no punibles”.

El anteproyecto también deja a criterio de los jueces penales intervinientes la posibilidad de suspensión o de eximición de pena. Heredia: “Cualquier legislación que quede supeditada la pena o resolución en cabeza del juez es lo más arbitrario posible: estamos hablando de los jueces de Lucia, de los jueces de Belén, de los jueces de Santiago Maldonado. Para ellos, esta es una solución mágica, maravillosa, porque se consideran buenos. Entonces Borinsky, juez, varón, dice: ´Va a ser mejor lo que pase con esta chica porque va a quedar a disposición mía´”.

¿Qué conclusión saca del proyecto? “Retrocedemos de 1921”. Subraya que el texto califica a la salud en su aspecto físico y mental y no desde su aspecto amplio acorde con los lineamientos de la Organización Mundial de la Salud. Y marca entre los principales peligros que se incorpore la lesión al feto, denominado “lesión a la persona por nacer”, en su forma dolosa y culposa. Explica Heredia: “La persona era la que nacía con vida y todos los derechos llegaban a partir del nacimiento con vida. Ahora resulta que retrocedemos y ya hay persona antes de nacer. Esto es coherente con una política contra el aborto, de retrasar lo que ya estaba establecido en 1921”.

Y remarca un punto clave: “La figura de lesiones al feto en el proyecto de Código Penal significa una nueva pena contra la mujer porque lo establece como de acción publica. Esto quiere decir que cualquier persona, el padre, el médico, la enfermera, el mucamo, cualquiera que entienda que hay una lesión al feto puede denunciar a la mujer por esta lesión. Así no solamente estaría el aborto penado sino, además, las lesiones. ¿El resultado? Se van sumando tipos penales contra la mujer”.

Comenta

Print Friendly, PDF & Email