Mar del Plata: toma en el Polivalente de Arte

María del mar Rodríguez

María del mar Rodríguez

Escribo. Estudiante de teatro. Bailo en los semáforos. Amores: el feminismo, los fideos y el mate amargo.
María del mar Rodríguez

El miércoles fue un día histórico en la ciudad de Mar Del Plata. Mientras se cumplen 14 días de la toma del Consejo Escolar, estudiantes terciarios llegaron al acuerdo de generar una toma simultánea por 24 horas. Son diez establecimientos tomados, sin contar las carreras universitarias que ya van varios días en esta situación. Clases abiertas, festivales, charlas, y un movimiento estudiantil que se fortalece ante la crisis. Acá un relato de como estudiantes secundarios se posicionaron a esta medida de lucha.

No permitamos que nos tiren abajo

Siete de la mañana. Jóvenes del secundario Polivalente de Arte ríen. Tienen entre 15 y 17 años, ríen y se preparan en la toma del Consejo Escolar para salir en grupo. Salen. Llegan a su escuela. Hay sol, otra vez hay sol. Cortan la calle con un banco y un cartel: “Mas presupuesto para educación”.

Ya se hacen más de las ocho. Van ocupando la calle con frazadas que usan para taparse, guitarras, música.

Arranca la asamblea. Les jóvenes que están ante el micrófono, explican el significado de una asamblea, y qué se va a votar si están en contra o a favor de tomar el Polivalente de Arte. Este edificio, con muchos problemas de infraestructura hace años, es compartido con carreras terciarias del IPA (Instituto de profesorado de Arte Rodolfo Ábalos) que trascurren por la tarde, y que habían dado el visto  bueno para tomar la institución. Ahora le falta a estudiantes secundarios, que en ronda, en el medio del asfalto, escuchan las posiciones.

Quienes hablan comparten la experiencia de la toma del Consejo Escolar. Ojos y cuerpos escuchan con atención. Sonríen. Y se vota.

¿A favor?”

Las manos se alzan a la vez, como si fueran una, como si fuera coreografía. Se levantan y se alzan al sol con una sonrisa, que se festeja, al mirarse y copar la calle con un grito de alegría. Se mezclan los abrazos, los ruidos, la música. La calle ahí tan de elles. La escuela ahí tan propia.

La fuerza de la juventud

Elu, una joven de 15 años que estuvo todos esos días de toma en el Consejo Escolar, sonríe sin una señal de sueño y comparte: La verdad siento que estoy aprendiendo un montón, que estamos haciendo un movimiento diferente a todo lo que viví hasta ahora y siento que de poco vamos despertando ojos ante situaciones que no se veían, o que no se prestaban atención.

 

La gente me dice que me apoya, y también he recibido críticas de personas que no conocía que no son constructivas o que, ni siquiera, son pensadas antes de decir. Me hicieron mal por un momento pero después me di cuenta que por esa gente no podemos hacer nada y tenemos que ir en busca de otras personas, y con la que estoy hablando ahora está abriendo un poco más la cabeza”.

Pato es presidente del Centro de Estudiantes, quien además de haber estado en la toma del Consejo Escolar, fue une de les que dirigió la asamblea esa mañana: Contentos por la respuesta de les compañeres del Polivalente, sabíamos que era mucha la fuerza y en lo particular me siento muy orgulloso de que tengamos esa conciencia política de ponerle un freno a este gobierno.

Poner el cuerpo también tiene sus consecuencias pero vale la pena para poder luchar por nuestro futuro y de les que vienen atrás nuestro. Creo que nuestra responsabilidad es asegurarles una buena educación y poder ponerle un freno al avance de este gobierno.”

Estudiantes empiezan a esparcirse por la calle cortada. Crecen los sonidos, las risas, las rondas de charla y mate. A la distancia se ve un movimiento constante de esas personas inquietas de las ganas, y el orgullo que se comparte entre compañeres:

Mi nombre es Eric, en la toma del Consejo Escolar solo pude estar el primer día, era un ambiente nuevo para mí. La verdad la fuerza de la juventud es algo que me pone muy feliz porque estoy en contra de muchos pensamientos que nos vienen inculcando generaciones atrás. Con estas actividades, con estas luchas que estamos llevando todes juntes; es algo muy importante para cambiar ese pensamiento y que nos dejen de inculcar lo que ellos sienten. Es necesario crear y evolucionar como sociedad para tener un buen futuro. Es algo en lo que tenemos que trabajar y es muy lindo que haya esta fuerza en los jóvenes, que decidan estar acá hoy en día y no estar en otro lado, para seguir esta lucha. Amigos míos se quedaron todos los días en el Consejo Escolar y es algo que me pone muy feliz, que no permitamos que nos tiren para abajo”.

Comenta

Print Friendly, PDF & Email