Mar del plata: Se levantó la toma del Consejo Escolar, pero la lucha recién empieza

María del mar Rodríguez

María del mar Rodríguez

Escribo. Estudiante de teatro. Bailo en los semáforos. Amores: el feminismo, los fideos y el mate amargo.
María del mar Rodríguez

Tras dieciocho días de toma del Consejo Escolar marplatense, estudiantes decidieron levantarla tras el compromiso de funcionaries en invertir. Los medios de comunicación, por su parte, comenzaron a deslegitimar la lucha. Enterate más en esta crónica e imágenes

El martes por la mañana, después de 18 días de toma, estudiantes secundarios, terciarios y autoconvocades, decidieron levantar la toma tras firmar un proyecto con funcionaries, comprometiéndose a llevar adelante un plan de infraestructura en sus instituciones. Hasta el día de hoy, son muchas las formas en la que tanto los medios como estas y estos funcionarios intentan deslegitimar la lucha. Comentarios como “entregaron todo sucio”, o “por la culpa de la toma el proyecto se retrasó” están queriendo hacer eco en los medios.

Imagen de antes de la toma:

Imagen Círculo de género

Tras la toma y el trabajo de les estudiantes:

Imagen del Círculo de género

El primer jueves que se marchó hasta el Consejo Escolar, no había intenciones de realizar una toma. Es más, la decisión se dio después que les estudiantes y autoconvocades entren al espacio y quienes estaban ahí trabajando se levanten y se vayan. A partir de ese momento, empezó una organización comunitaria donde, más allá de las diferencias de edades y políticas, se fortaleció un colectivo que hoy lucha más fuerte por la educación.

Imagen del Círculo de Género

A lo largo de los 18 días, se realizaron marchas, cortes de ruta, clases abiertas en las calles, festivales, charlas, volanteadas, muchas asambleas por día, murales, toma masiva de los terciarios por 24 horas, y en el medio, el compromiso colectivo de cuidar el Consejo Escolar: Comisión de limpieza, Comisión de Seguridad, Comisión de Prensa, Círculo de género. Todas estas, herramientas para cuidar y cuidarnos. Es más, desde el primer día se pactó que el primer piso esté cerrado y no se abran las oficinas.

La mañana en que se levantó la toma, donde hubo limpieza desde temprano, representantes de cada espacio estudiantil y autoconvocado hicieron un recorrido con las autoridades y firmaron un inventario que constataba que estaba todo en orden.

Imagen del Círculo de Género

Mañana, en uno de los días de toma. Alguien golpea la puerta del Consejo Escolar. Abren. Es un joven estudiante con una carretilla y una sonrisa: “¡Me prestaron esta carretilla por una hora para limpiar el patio!” dice contento y un grupo de personas lo sigue para ayudarlo.

Imagen del Círculo de Género

En paralelo, las paredes se empiezan a llenar de colores, de lucha, los pinceles empiezan a activarse por las paredes del patio. La pala empieza a girar para cortar el largo pasto, la escoba circula, los baldes para ir al baño (porque habían cortado el agua) se cargan, jóvenes caminan con elementos de limpieza en sus manos, el lugar se lo cuida, se lo ocupa, se espera una respuesta del representante de los Consejeros Escolares, Marcelo Di Mario.

Tras los dichos que circulaban donde se indicaba que el lugar había sido entregado sucio y descuidado, la Asamblea en Defensa de La Educación Pública, manifestó en un comunicado: “La entrega del edificio fue impecable, no solo en su aspecto material, sino que producto de la lucha quedó una institución repleta de Arte independiente por donde se la mire, Murales, intervenciones artísticas, limpieza del patio, revoque de paredes, fueron algunas de las respuestas de la asamblea en defensa de la educación pública.

Círculo de género

Lejos de destruir, como plantea en la entrevista en Canal 8 (medio televisivo local) la señora Manuela Villalba, las y los estudiantes demostraron en el mismo edificio que a través de la gestión de sus representantes de turno no dan respuesta a la emergencia edilicia y estructural de la educación en la provincia de Buenos Aires, también se cae a pedazos. Por eso también pusimos manos a la obra.

Demuestra no solo un nivel de compromiso y conciencia ejemplar, sino la empatía con las y los trabajadores del mismo Consejo Escolar es una bandera que se levantó desde el primer día de ocupación” Remarcaron en este fragmento del comunicado, donde demostraron la necesidad que los medios dejen de hablar por les estudiantes y salir a contar lo que pasó.

Los días de lucha no terminaron en la toma del Consejo Escolar, ni en la de las Universidades que de a poco se van levantando. Sigue con festivales en la calle, jornadas de clases abiertas, afuera, ahí para que todes vean, se acerquen, se comprometan.

Imagenes del recorrido de les estudiantes a les autoridades antes de entregar las instalaciones por Santiago Díaz:

Podes ver sus actividades en la siguiente página: Asamblea por la educación Pública.

Comenta

Print Friendly, PDF & Email