Lucía Somos Todes

María del mar Rodríguez

Escribo. Estudiante de teatro. Bailo en los semáforos. Amores: el feminismo, los fideos y el mate amargo.
María del mar Rodríguez

Latest posts by María del mar Rodríguez (see all)

Los fríos en Mar del Plata son largos y duros. Y más fríos se sienten en las puertas de los Tribunales, cuando acompañamos a familiares víctimas de femicidios en los juicios. Nos quedamos horas en la vereda, pasando el mate, cuidando las banderas con las caras de las pibas, a la espera de que algún familiar salga y nos de noticias. A veces entramos, escuchamos los relatos del dolor y abrazamos con nuestra presencia.

Muches hacemos esto desde que un femicidio nos cambió la forma de salir a la calle: un 8 de octubre de 2016, llegaba ya fallecida a la salita de Playa Serena, Lucía Perez. Como contamos mil veces: salimos a la ruta, pintamos paradas de colectivo, hicimos el primer Paro Internacional de Mujeres, la nombramos y replicamos a más no poder. Y ahí estaban encarando la lucha su familia: Marta, mamá de Lucía, Guille, el papá, y Matias, su hermano. Donde estén su voz, su rabia y su dolor transformado en acción intentamos estar.

Por eso, llega octubre, y pensamos: que bueno, empieza a salir el sol. Mar del Plata empieza a ser un poco menos cruda. Pero llega el 8 y recordamos que Lucía no está. Hace 3 años que este octubre sabe diferente. Cuando volvíamos en ese entonces de un Encuentro Nacional de mujeres ,lesbianas, trans, travestis, no binarias, con las manos llenas de fuego y el corazón lleno de ganas de seguir luchando. Llegábamos, y el viento tormenta Mar del Plata nos decía: mataron a una piba.

Empezamos a conocer a esa piba: sus fotos, sus rastas, su canción. Y los nombres que tienen que quedar marcados fuerte: Matías Farías, Juan Pablo Offidani, Alejandro Maciel. Los responsables de su muerte. Quienes la vieron con vida. Quienes la dejaron muerta en una salita. Quienes le vendían drogas a una y cientos y cientas de menores de edad de la Escuela Media 3, a la que ella asistía.

El año pasado se cumplieron dos años. Hicimos el mismo recorrido que el primero: caminar la ruta 11, y después a la Municipalidad. Llovió como muchas veces que pasó algo con Lucía y nos preparábamos para lo que sería el juicio en noviembre.

En noviembre ya se suponía que calor, que sol. Pero bajo esos rayos de Tribunales algo empezaba a darnos frío. Con el correr de los días, la causa se fue dando vuelta. Un fallo que remitía a la vida privada de Lucía. A un “ella tenía carácter” para defenderse y se “acostaba seguido con hombres más grandes”. Sí, jueces supuestamente profesionales haciendo interpretaciones de la vida privada de una piba y dictaminan en el fallo que se le darían 8 años a Matías Farías y a Juan Pablo Offidani, pero solo por su vínculo con las drogas. ¿Dónde entra Lucía en las voces de la justicia patriarcal? Su muerte, para los jueces Facundo Gomez Urso, Aldo Carnevale y Pablo Viñas en ningún lado, ningún papel. Para nosotres, habitantes de la lucha en la calle, de aprender y escuchar las verdaderas voces oficiales que son las de su familia, Lucía está: en nuestras pieles, bocas, banderas, remeras, paredes.

 Lucía, somos todes.

Y por eso cuando venía llegando octubre otra vez, con ese tema de Juguetes Perdidos nos desprendían las lágrimas, y cuando supimos que la familia ese 8 estaría en Casación La Plata pidiendo una vez más por la causa de Lucía, dijimos: no podemos ni debemos doler más. Vamos a abrazarla y a denunciar esta justicia patriarcal con arte. Salió el sol. Tocaron músiques, leyeron poemas, bailaron con fuego, hicieron sentir los tambores. Y una de las actividades convocadas se hizo sentir tanto ahí, como en La Plata y distintos puntos del país: un fotazo. Un montón de personas con la foto de Lucía. Matías, el hermano, en el medio, hablando desde el dolor y la fuerza. Miles de Lucías mirando a los ojos a este sistema para que se caiga un poco más. Las caras. Las miradas. El tema de “Juguetes Perdidos” que empezó a sonar. La letra: banderas en tu corazón, yo quiero verlas, ondeando luzca el sol o no.

 

Mire este video en Youtube.
Comenta

Print Friendly, PDF & Email