#Literatura Recomendaciones para la lectura estival

    Laura Palau
    Redes:

    Laura Palau

    Redactora at Corriendo La Voz
    Staff de Cultura y Lado Nerd
    Feminista. Fanática de Harry Potter. Amante de los libros, la radio, el cine y las series. Periodista | Futura comunicadora
    Contacto: laura@corriendolavoz.com.ar
    Laura Palau
    Redes:

    Los amantes de la literatura siempre encuentran el lugar y momento adecuado para la lectura. No importa si hace frío o calor, si están de vacaciones o en sus casas, el libro nunca deja de estar en sus manos. Pero no todos comparten la misma pasión. Por este motivo, para aquellos que no están acostumbrados a leer, en CLV les damos un empujón al mundo de la literatura.

    El frío o la lluvia son ideales para sumergirnos en un buen libro. Y en esta época del año, el tiempo es tan inestable que de un minuto a otro el agua nos podría mantener encerrados en una casa. En esos momentos, nada mejor que adentrarnos en un tipo género que nos deja pegados al libro: el misterio.

    Otra vuelta de tuerca, de Henry James

    La novela de James, publicada en 1898, mezcla distintos géneros como el suspenso, la fantasía y el misterio. La historia se trata de una institutriz que comienza a trabajar en una mansión para cuidar a dos niños: Miles, de 10 años, y Flora, de 6.

    Al principio parece un trabajo y un lugar muy agradable, pero a medida que pasa el tiempo la joven descubre cosas espantosas. El pasado no deja en paz a los chicos, ya que dos empleados de la mansión que misteriosamente habían muerto antes de la llegada de la institutriz, empiezan a acosarlos. Y la protagonista hará todo lo posible por salvar a Flora y Miles.

    Uno de los aspectos llamativos de esta historia es la ambivalencia de lecturas. ¿Realmente los fantasmas están acosando a los chicos? De eso se trata el misterio de la novela. No hay una sola interpretación, y cada uno a medida que avanzan las hojas, decidirá cuál darle a los hechos. Por este motivo se llama Otra vuelta de tuerca.

    A su vez, los personajes son muy enigmáticos y la trama se torna más interesante página tras página. El suspenso también es un ingrediente importante que nos pone la piel de gallina con cada aparición que no sabemos cómo va a terminar. Cabe destacar que es una novela muy corta, ideal para terminar en una tarde o una noche.

    Ciudades de papel, de John Green

    Este libro forma parte del boom de la literatura juvenil, pero tranquilamente podría ser atrapante para cualquier persona, sin importar la edad. También estamos ante una mezcla de humor, romanticismo y misterio.

    Como bien dice la sinopsis “A Marge le gustaban tanto los misterios que se acabó convirtiendo en uno”. Se trata de una joven enigmática que decide huir de su casa y dejar pistas, pero no se las deja a cualquiera. El protagonista de la historia es Quentin, un adolescente que siempre estuvo enamorado de Marge, y tras su desaparición decide seguir las pistas para encontrarla.

    Los enigmas no son los únicos que nos mantienen aferrados a la historia. Los diálogos también hacen su gran aporte ya que están llenos de ironía y humor, la combinación perfecta para que nos riamos mientras nos preguntamos “¿Dónde está Marge?” o “¿Qué va a pasar a continuación?”, porque nada es predecible.

    Los que no conocen a John Green podrán decir que es otra historia de amor con final feliz, y los que lo conocen a la perfección esperarán una trama triste y trágica. Pero nada es lo que parece. En este caso, el autor supo cómo mezclar misterio, romance, humor y tristeza, y que cuyo resultado no sea una ensalada literaria sin coherencia. Además, no forma parte de una saga infinita. No hay excusas para no darle una oportunidad.

    La pregunta de sus ojos, de Eduardo Sacheri

    Si les pareció interesante la película de Juan José Campanella, este libro les gustará mucho más. Y si no vieron el film, es recomendable que primero lean esta obra de Sacheri.

    “Treinta años atrás, cuando Benjamín Chaparro era prosecretario en un juzgado de instrucción, llegó a su oficina la causa de un homicidio que no pudo olvidar. Ahora, ya jubilado, repasa buena parte de su vida, las instancias de ese caso y sus insospechadas derivaciones, y la historia de un amor secreto que lo mantiene acorralado entre la pasión y el silencio.

    Una trama policial ambientada en los años sesenta y setenta, en una Argentina que paulatinamente se sumerge en la violencia política y cuyos personajes luchan contra la impunidad, la burocracia del sistema judicial y las miserias propias y ajenas.

    Una historia protagonizada por hombres que hicieron de la búsqueda de la verdad un destino; de la memoria, un camino imprescindible, y de la lealtad, un culto que trasciende el tiempo, las distancias y la muerte”.

    Como se hace evidente en la sinopsis, no solo se trata de la resolución de un crimen, por lo tanto es difícil catalogarla como una novela exclusivamente de género policial. También hay una historia de amor latente en cada página, un amor que parece no ser correspondido y que lastima al protagonista.

    A su vez, el contexto es muy importante, ya que hay una fuerte crítica a la corrupción de aquella época. Es más, lo que inspiró al autor fue la amnistía para presos políticos que el gobierno de Cámpora dictó en 1973. ¿Cuáles podrían ser los antecedentes y las consecuencias de la liberación injusta de un homicida convicto?

    A medida que pasan las hojas, la empatía con los personajes se hace cada vez más fuerte, y es inevitable que la búsqueda de justicia nos mantenga pegados al libro.

    Así que, ya saben. Hay distintos tipos de misterios. No todos se tratan de un detective que busca al culpable de un crimen. Los enigmas nos mantienen pegados a una historia ya que se presentan muchas preguntas y todos buscamos las respuestas. Pero el misterio puede estar combinado con el amor, con la locura, o hasta con la política. Solo se trata de encontrar el que más nos guste.

    Facebook Comments