#Literatura ‘Millenium’: una novela oscura y adictiva

    Hace 30 años, una joven llamada Harriet Vanger desapareció -sin dejar rastro- en la isla Sueca propiedad de su caudalosa familia. La policía local buscó por cielo y tierra y por más esfuerzo que hicieron, no se hallaron ni rastros de Harriet. Las hipótesis eran muchas. Con el paso de los meses la investigación se diluyó y el caso fue cajoneado en el olvido y el misterio.

    Henry Vanger, el tío más querido de Harriet, se niega rotundamente al olvido de su sobrina. Un fantasma del pasado lo persigue en silencio. En las paredes de su estudio cuelgan 43 flores secas enmarcadas prolijamente. Las primeras siete que recibió fueron el regalo que Harriet le hacía para su cumpleaños, el resto son de un remitente enigmático y cruel.

    Henry está muriendo y decide tomar cartas en el asunto, entonces contrata a Mikel Blomkvist, el periodista más polémico de Suecia, para que investigue minuciosamente los archivos policiales y pueda encontrar lo que hace 40 años nadie percibió. Con la ayuda de una antisocial Hacker Punk llamada Lisbeth Salander, el inesperado dúo detectivesco tendrá que remover el pasado de una familia y los matices siniestros que van dejando en evidencia una serie de femicidios ocurridos en la gélida tierra Sueca.

    Los hombres que no amaban a las mujeres es el primer volumen de la aclamada saga Millenium -del desaparecido Stieg Larsson. El escritor no pudo disfrutar el éxito de su novela ya que falleció al poco tiempo de entregar el tercer volumen de la saga y antes que se publique el primer tomo. Larsson fue un periodista y reportero de guerra experto en conflictos antidemocráticos. Dedicado a la lucha contra el racismo en Suecia, escribió muchos libros y artículos periodísticos sobre las conexiones actuales entre la política económica y los grupos Neo-nazis junto a la extrema derecha Europea.

    Stieg Larsson.

    En sus tiempos libres decidió escribir -en secreto- el primer tomo de esta saga. Fiel seguidor del policial negro, comenzó a imprimir sus experiencias en el campo periodístico mezclado con la emergente anarquía cibernética del mundo Hacker. El resultado es una obra literaria por demás adictiva. La contraparte de un periodista serio y formado y una heroína joven y rebelde son el jugo de la novela.

    Ambientado en un clima gélido y misterioso, Los hombres que no amaban a las mujeres es la crónica policial de un conflicto familiar que se eleva a la máxima potencia en un laberinto de misterios sin resolver. En el medio, nace un ecléctico romance que se mezcla con los climas helados y distantes de Norte de Europa y las perversiones de una sociedad que aparenta ser perfecta pero contiene grietas en sus valores morales. Con el correr de las páginas nos vamos metiendo en las pasiones de los personajes y vamos transitando con ellos el arduo camino a resolver un crimen de hace 40 años.

    Una sociedad que odia a las mujeres

    Cuando pensamos que la historia cierra por todos lados y nos ofrece uno de las mejores revelaciones literarias de la década, el abanico narrativo se abre para contarnos los orígenes del personaje más icónico de la saga: Lisbeth Salander resulta ser la víctima de una sociedad que odia a las mujeres y esto es desarrollado en el segundo tomo de la saga.

    La Chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina cambia el tono de la historia pero no su espíritu. Lisbet se tiene que enfrentar a su pasado más oscuro y Mikael la ayuda a hurgar entre una historia familiar aún mas desgarradora que la anterior. La joven forma parte de un plan secreto hilvanado por las fuerzas de inteligencias de Suecia, y en su búsqueda se topa con una intrincada red de prostitución en las entrañas de Europa del Este. Estas dos cosas parece que no tienen relación pero son el eje mismo de la novela.

    Las consecuencias de los actos de Mikael y Lisbeth se vislumbran en el final de la saga titulado La reina en el palacio de las corrientes de aire. Mientras que el primer tomo es un policial negro contemporáneo y el segundo tomo es una ágil novela de acción, el desenlace de la saga es una historia que nos zambulle en los ribetes judiciales de enfrentarse al Estado y al poder económico.

    Ella, la verdadera protagonista

    Lisbeth emerge como una heroína moderna que logra superar cualquier tipo de adversidad, aún en las peores condiciones. Dotada de una inteligencia descomunal y una personalidad distante y apática, el personaje imanta todo el interés de la saga dejando al aparente protagonista en un segundo plano.

    La historia de Lisbeth y Mikael continua hoy en día de la mano del escritor David Lagercrantz, que muy acertadamente decide enfocarse en la vida de la protagonista femenina cavando más en su pasado y dotando de una coyuntura más acorde. En Lo que no te mata te hace más fuerteLisbeth se enfrenta a un grupo terrorista cibernético que quiere adquirir los datos financieros de todo el mundo y hackear la inteligencia artificial de las fuerzas de seguridad.

    David Lagercrantz.

    El último tomo de la saga es quizás el más flojo y vago. En El hombre que perseguía su propia sombra, Lisbeth y Mikael se ven envueltos en una guerra de odio entre los grupos extremistas Musulmanes y, a su vez, intentan resolver el enigmático pasado de Lisbeth junto al de un multimillonario que, aparentemente, comenzó a cambiar de personalidad. En el medio de todo esto, sale a la luz uno de los experimentos más atroces auspiciados por el gobierno Sueco en pleno Nazismo.

    La saga Millenium se eleva sobre el resto por ser una novela oscura y adictiva que nos transporta con dignos recursos a un ambiente totalmente ajeno a nosotros, y nos hace sentir parte. Con una carga erótica y sentimental muy palpable, el relato se imprime con el amor al periodismo que ejercía Larsson y su lucha contra el racismo. Esa misma lucha que vivirá eternamente en la personalidad de sus inmortales personajes.

    Comenta

    Print Friendly, PDF & Email