#Literatura El Principito: un viaje al niño que fuimos alguna vez

    Redes:

    Laura Palau

    Redactora at Corriendo La Voz
    Editora de Cultura y Lado Nerd.
    Lic. en Comunicación Social. Feminista. Amante de los libros, la radio, el cine y las series. Según el Sombrero, soy Gryffindor.
    Contacto: cultura@corriendolavoz.com.ar
    Laura Palau
    Redes:

    Muchos habrán leído El Principito alguna vez en su vida, en especial cuando eran chicos, ya sea en el colegio o por decisión propia. Es un librito muy reconocido, cuyas frases suelen citarse muy seguido en las redes sociales. Así que casi todos lo conocen pero… ¿todos lo leyeron realmente? Si todavía no lo hiciste, es hora de motivarte.

    El libro fue escrito por Antoine de Sain-Exupéry, un piloto militar y comercial que desapareció en un accidente aéreo durante la Segunda Guerra Mundial. Su vida está llena de aventuras, las cuales supo trasmitir en sus obras literarias, ya que escribió una serie de novelas sobre aviación en donde refleja sus experiencias. Y El Principito no es la excepción.

    La historia trata de un piloto que debido a una avería en el desierto de Sahara, emprendió una rápida reparación de su avión para poder regresar. Estaba muy lejos de la población, y por este motivo se sorprendió al encontrarse con un hombrecito que no era de nuestro planeta. Era ni más ni menos que el Principito.

    Este muchacho era un poco extraño y al principio no daba muchas explicaciones sobre su vida, pero acompañó al protagonista en su peor momento: en su desesperación por lograr salir con vida del desierto. Entre preguntas y respuestas, a lo largo de toda la historia, le narra cómo fue su viaje por distintos mundos hasta llegar a la Tierra.

    Para más de una lectura

    Al ser una historia corta, sencilla y simpática, muchas personas la leyeron durante su infancia. Pero el mensaje que transmite es tan profundo que ningún adulto se puede privar de leerlo nuevamente. Hagan el intento, y verán que esta segunda lectura no será la misma que la primera.

    Cuando el Principito le cuenta al piloto sobre su viaje hasta la Tierra, todo el tiempo recuerda lo extraño que suelen ser los adultos. Cuenta cómo las personas grandes suelen darle importancia a unas cosas sobre otras. Para él, dejan de lado lo esencial. Muchos pensarán en la frase “Lo esencial es invisible a los ojos” que suelen citar en todas partes. Sin embargo, hay una que explica mejor lo que el Principito quiere decir:

    “Las personas grandes aman las cifras. Cuando les hablan de un nuevo amigo, no los interrogan jamás sobre lo esencial. Jamás les dicen ‘¿Cómo es el timbre de su voz? ¿Cuáles son los juegos que prefiere? ¿Colecciona mariposas?’. En cambio, les preguntan: ‘¿Qué edad tienen? ¿Cuántos hermanos tiene? ¿Cuánto pesa? ¿Cuánto gana su padre?’. Sólo entonces creen conocerlo”

    Por este motivo, leer esta historia cuando uno ya es adulto, nos puede hacer reflexionar sobre qué camino estamos tomando. ¿Pensamos más en las cifras que en lo esencial? ¿Nos importa más que el Principito venga del asteroide B 612 o que era encantador y quería un cordero?

    Además en este libro se habla sobre la amistad y el amor. El Principito está lleno de magia en tan solo 89 páginas, ideal para sumergirse en la historia durante un tiempo libre, cuando no estamos llevando esa vida de adultos en la cual nos preocupamos por los números. Como dijo Antoine de Saint-Exupéry en la dedicatoria: “Todas las personas grandes han sido niños antes, pero pocas lo recuerdan”.

    Comenta

    Print Friendly, PDF & Email