Letras sin género: lo que no se nombra, no existe

Redes:

Gabriela Krause

Editora at Géneros
Periodista | Editora de Géneros | Poeta | Feminista | En mis ratos libres sueño con armar una banda disidente | Autora de Alikal & Misoprostol: caja de herramientas para sobrevivir al machismo.
Gabriela Krause
Redes:

Nota publicada en Semanario CPB noticias – Quilmes

 

“En una sociedad que nos educa para la vergüenza, el orgullo es una respuesta política”

Carlos Jauregui

Este año en la comisión organizadora del Encuentro que se realiza todos los años hay una partición. Por un lado, está la comisión oficial, que se encargó de realizar los trámites con la Municipalidad de La Plata, quien sostiene que el Encuentro debe ser Nacional y de las Mujeres. Por otro, está la campaña de Somos Plurinacional, quien sostiene que el Encuentro debe ser Plurinacional, de las mujeres, lesbianas, travestis, trans, y no binaries. La discusión da para largo y en diversos escenarios culturales y políticos referentes del feminismo y activistas se han pronunciado por una o por la otra. La discusión que nos convoca hoy es: ¿por qué nombrar a las disidencias?

Asume la comisión organizadora que, si nombramos el Encuentro de las mujeres y las disidencias, estaremos dejando dentro de él a todo lo que no sea un varón cis heteronormado. O sea, que dejaríamos entrar a cualquiera, incluso a las nuevas masculinidades. Esto no es así, y cabe destacar que no sólo no es así sino que es una jugada sucia utilizar eso como traba para cambiar el cambio de pronunciamiento.

Lo que no se nombra no existe

La discusión más importante que dar es ésta. Política y culturalmente, lo que no se nombra no existe. Puede ser que para nosotras, mujeres cis heterosexuales, no sea necesario aclarar que las lesbianas, las travestis y las trans también son mujeres ante nuestros ojos. Pero sus identidades son diferentes y no por una cuestión biológica sino porque aunque son mujeres ellas deciden abrazar estas identidades. Eligen ser mujer y lesbiana o lesbiana a secas. O eligen la furia trava, el orgullo de ser trans. No lo esconden. Y habitan nuestros Encuentros desde que los encuentros existen. Entonces, ¿por qué generalizar? ¿Por qué no nombrarlas como nos nombramos a nosotras mismas?

Hay algo muy importante en nombrar a las cosas, y mucho más a las identidades. Lo que no se nombra no tiene una entidad concreta, no existe en el terreno de lo palpable. Es fácil decir que somos todas mujeres cuando una es una mujer cis heterosexual con todos los privilegios que implica serlo, porque es verdad que aunque las mujeres cis no somos privilegiadas ante los hombres, sí lo somos muchas veces ante una trava, ante una torta, ante una trans, ante une no binarie.

Entonces, les nombramos. Les nombramos para que no queden detrás de nuestras espaldas en una lucha que es de todes y que les convoca como les ha convocado año tras año en distintos puntos del país.

Cabe hacer una crítica importante: no se quiere cambiar el nombre del encuentro porque estamos en un año electoral, y en este escenario se prefiere dejar las cosas como las cosas han sido siempre. Por una salvedad: se ha decidido que este año el Encuentro no se pronuncie por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito.

La toma de decisiones en los Encuentros es arcaica. Para decidir a dónde nos vamos a reunir cada año se realiza una votación por aplausómetro a la que ni siquiera pueden asistir la mayoría de las compañeras. La comisión no está partida: hay una mitad que decidió que podía seguir para adelante con la organización sin preguntarle a las mujeres y disidencias cuáles eran sus preferencias en torno a la pronunciación frente al Encuentro.

Habrá que seguir disputando la batalla cultural en la que nos vemos inmersxs. Somos mujeres, lesbianas, travestis, trans y no binaries, exigiendo ser nombradas en el Encuentro pero también en cada espacio cultural que habitamos. De a poco, pero a paso firme, nos vamos abriendo camino. Lo que no se nombra no existe, entonces gritamos nuestros nombres bien fuertes, como nos enseñaron que hay que hacer si viene a llevarnos la policía y hay alguna cámara filmando por ahí.

Comenta

Print Friendly, PDF & Email