Daniel Adrian Lico

Redactor at Corriendo La Voz
Periodista. Estudiante de Comunicación Social en UNLaM. Toda la vida tiene música. Messista e hincha de la Selección. Todo es política.
Daniel Adrian Lico

Una nueva elección en el país siempre deja mucha tela para cortar. ¿Qué ha pasado en este año tan político, en las provincias que ya han abierto los comicios? ¿Cómo se posiciona Cambiemos? El país ha cambiado mucho desde la alegría post legislativas del 2017. ¿Y el justicialismo? ¿Hay lugar para terceras fuerzas? ¿Qué rol juega la leglización del aborto en este 2019?

Las PASO santafesinas realizadas el 28 de abril marcan la cancha para lo que vendrá en todo este año político. La victoria del PJ, la consolidación del socialismo provincial y el tercer puesto de Cambiemos, son claves que muestran la realidad social que nos atañe hoy en día. Omar Perotti (28.24%) junto con María Eugenia Bielsa (14.13%) lograron el 42,67% de los votos, mientras que Antonio Bonfatti -el más votado individualmente- llegó al 31.15%. Mucho más atrás aparece José Manuel Corral con apenas el 19,67% en los comicios. De esta manera, quedaron definidos los tres candidatos a gobernadores de la provincia de Santa Fe.

Foto: ambito.com

Si bien el justicialismo se quedó con el primer lugar en estas PASO, habrá que ver si podrá mantener el liderazgo en las elecciones generales, algo con lo que ya ha tenido problemas en el pasado en otras provincias (vale recordar, en este caso, una de las derrotas más duras del 2015 cuando en Buenos Aires, Aníbal Fernández perdió contra María Eugenia Vidal). La lógica indicaría que los votantes de Bielsa se irían directamente con Perotti, pero la misma precandidata apuntó contra su compañero peronista al remarcar que ha sido funcional al gobierno de Macri. En este contexto, queda abierto el resultado final que se conocerá el 16 de junio, aunque hay tendencias que se empiezan a marcar.

Sin dudas, la crisis económica generada en gran medida por la fuerza política que gobierna el país hace más de tres años, es la principal protagonista en estas elecciones. Esto explica que Corral haya tenido tan poca fuerza en estos comicios. Aunque el propio Mauricio Macri haya viajado días antes a Santa Fe para mostrar su apoyo al actual intendente y acompañarlo en recorridas por obras y reuniones, nada de eso fue suficiente. Los números remarcaron lo que se veía venir en las encuestas.

Otra importante referente de Cambiemos que se presento para acompañar a Corral fue Elisa Carrió. La diputada de la Ciudad de Buenos Aires atacó directamente a Bonfatti, y aseveró que votarlo a él, era votar a “Los Monos” (grupo narco de la provincia de Santa Fe). Toda esta campaña de los grandes representantes del partido político que ocupa la Casa Rosada no puede tapar un gran problema: la mejora en las economías regionales, una de sus promesas de campañas, sigue brillando por su ausencia.

Por otro lado, el candidato del oficialismo santafesino recibió total apoyo de Miguel Lifschitz, actual gobernador de la provincia, que desmintió los dichos de Carrió y destacó que su espacio político no tiene que ver con hechos de corrupción como los pueden tener otros partidos.

El problema es nacional

Esta no es la primera elección en el año que pierde Cambiemos, que en lo que va de 2019 no ha ganado ninguna contienda electoral. Las derrotas en la PASO de San Juan y en las generales de Neuquén y Rio Negro, también preocupan al gobierno que no hace pie ni en la economía ni en la política.

En la provincia que milita con la cordillera, Sergio Uñac, el actual gobernador que se presentó como precandidato para la reelección, sacó el 55.74% de los votos, dejando como segundo cómodo a Marcelo Orrego con el 32.18%. La tendencia es clara y el justicialismo sigue sin sobresaltos en San Juan. Pero lo más destacable de esta elección, teniendo en cuenta la poca incidencia que tiene en el padrón nacional, es el posible llamado de Roberto Lavagna a Uñac para que se sume a sus filas en la carrera presidencial a octubre.

Foto: diariodecuyo.com.ar

En la elección general de Neuquén hubo otro resultado adverso para Cambiemos: el candidato Horacio Quiroga, terminó tercero con un desalentador 15.13%. El ganador en este caso fue Omar Gutiérrez (39.92%) que se impuso sobre Ramon Rioseco (26.06%), dirigente político elegido por Unidad Ciudadana. El resultado fue el esperado ya que el Movimiento Popular Neuquino gobierna la provincia hace 60 años, pero lo que realmente fue una pérdida de convicción en ideas políticas, fue el llamado de gran parte del oficialismo nacional para votar a favor de Gutiérrez -y no de su propio candidato- con tal de que pierda Rioseco. El marketing y el orgullo político mueven más la aguja que los padecimientos de gran parte de la población argentina por las políticas de ajustes.

La alianza Cambiemos se muestra débil, y crece en sus filas un temor que ellos mismos alimentaron más que la realidad en sí: el triunfo de las fuerzas kirchneristas. En las dos primeras elecciones generales a gobernador ese fue el gran miedo, y su principal función fue hacer que no ganara el justicialismo. No les importa perder, solo que no gane el otro, y así siguen con su estrategia de seguir el ataque contra todo lo vinculado al gobierno anterior.

Mientras movilizan recursos por el miedo al retorno del kirchnerismo, la inflación sigue tocando un 4/5% mensual, y el dólar continúa llegando a registros históricos negativos. Pero ellos están felices si no gana el candidato de Cristina. Así, en Rio Negro le quitaron todo el apoyo a Lorena Matzen que saco un mísero 5%, mientras que, para la alegría del Gobierno Nacional, Martin Soria (candidato del Frente Para la Victoria) perdió contra Arabela Carreras que era la elegida por el oficialismo provincial.

La crisis lo explica todo

Los resultados negativos del espacio comandado por Mauricio Macri son muy distintos a los que había tenido en las legislativas de 2017. En las elecciones de ese año su partido había ganado en doce provincias, además de obtener una ventaja muy amplia en la Capital Federal. Si miramos las elecciones santafesinas de aquel año, Albor Cantard sacó más del 37% de los votos, siendo el vencedor, mientras que en Neuquén David Schlereth fue quien tuvo más adhesión en los sufragios con el 28,11%. Ambos candidatos por Cambiemos.

Es cierto que las cosas eran distintas por esos momentos y la crisis económica no había llegado a los niveles que se manejan hoy el día.  El dólar, el día que se llevo a cabo el escrutinio, estaba en $17,60 para la venta, y en mayo del corriente año, el dólar trepó hasta los $44. Otro factor para tener en cuenta es la inflación, que en octubre del 2017 fue del 1.5% mensual y la anual llegaba al 19.4%. Ya en 2018, con relación al mismo mes los datos marcan un 5.4% mensual y el 39.5% anual.

A los políticos, ¿les preocupa el aborto?

Un factor que en estas contiendas electorales parecía que iba a ganar en protagonismo era el gran debate social del año pasado en torno a la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Sin embargo, los resultados obtenidos muestran que la tendencia no fue tan clara. En San Juan se impuso con gran mayoría Sergio Uñac, cuyo hermano, Rubén Uñac, senador de la provincia, votó en contra, mientras que todos los diputados y diputadas también votaron por el no. La constante se repite en Santa Fe: Perotti, que ha salido victorioso de estas PASO, se abstuvo de votar, y la diputada neuquina, Alma Sapag, del triunfante MPN, también votó en contra.

Hay que tener en cuenta que en las campañas realizadas en las elecciones hasta el momento, la legalización del aborto no ha sido primordial, por lo cual un tema que parecía estar en la agenda política de cara al 2019, no ha tenido fuerza. Se entiende que la crisis económica se lleva a su paso todo lo demás, pero… ¿nuestros representantes son conscientes de que muchas niñas y mujeres del país ponen en riesgo su vida por un embarazo no deseado? ¿Cuál es su respuesta, la invisibilización?

Cambiemos afronta su peor año en lo político, social y económico. El miedo a la vuelta del kirchnerismo y de Cristina Fernández de Kirchner, los nubla de hacerse cargo de la situación y sigue agravando la crisis. Todo en este año va a girar en torno a las elecciones, tanto provinciales como nacionales. Unos no quieren perder su lugar, otros quieren recuperarlo, unos terceros en discordia quieren romper la grieta. En el medio, la situación empeora: las mujeres siguen sufriendo porque el aborto es un tabú, y los políticos, mientras tanto, se preocupan por su ego.

Comenta

Print Friendly, PDF & Email
Compartir