#LadoNerd Una serie de eventos desafortunados

Laura Palau
Redes:

Laura Palau

Redactora at Corriendo La Voz
Co-Editora de Cultura y Lado Nerd
Feminista. Fanática de Harry Potter. Amante de los libros, la radio, el cine y las series. Periodista y futura comunicadora.
Contacto: cultura@corriendolavoz.com.ar
Laura Palau
Redes:

Latest posts by Laura Palau (see all)

Nuevamente la historia de los huérfanos Baudelaire llega a la pantalla, pero esta vez de la mano de Netflix. Recordemos que la novela escrita por Daniel Handler, bajo el pseudónimo de Lemony Snicket, fue llevada al cine en 2004. Si bien en la adaptación de Netflix no tenemos a Jim Carrey, el nuevo elenco es muy acertado.

Una serie de eventos desafortunados es una saga de 13 libros que cuentan las desdichas de Violet, Klaus y Sunny Baudelaire. Luego de la muerte de sus padres en un incendio, los hermanos quedan al cuidado del malvado y mal actor Conde Olaf, cuyo único objetivo es apropiarse de la fortuna que los Baudelaire les dejaron a sus hijos.

Los hermanos Baudelaire

De la mano de Netflix

Después de más de 10 años, Netflix toma el mando y lanza su propia adaptación de los libros, protagonizada por Neil Patrick Harris como el Conde Olaf, Patrick Warburton como Lemony Snicket, Malina Weissman (Violet), Louis Hynes (Klaus) y Presley Smith (Sunny).

La primera temporada cuenta con ocho episodios basados en los primeros 4 libros de la saga. El primer y segundo capítulo llevan el nombre del primer libro (Una mal principio); el tercer y cuarto del segundo (La habitación de los reptiles); el quinto y sexto del tercero (La ventana amplia) y los últimos del cuarto (El aserradero miserable).

Una historia atrapante

Para los que no están acostumbrados a la sobreactuación, a los escenarios y vestuarios exagerados y a los efectos especiales poco creíbles, puede resultar difícil mirar esta serie. Sin embargo, la historia es tan interesante que a medida que avanzan los capítulos dejamos de lado aquello y nos sumergimos en las desdichas de los hermanos.

Como si fuera poco trágico que los Baudelaire perdieran a sus padres, los chicos quedan al cuidado del Conde Olaf, mejor dicho, al mal cuidado porque lo único que le importa a este hombre es el dinero. Y cuando decimos que hará todo lo posible por conseguir la fortuna Baudelaire, realmente nos referimos a TODO.

Si bien los huérfanos van cambiando de tutor, siempre son acosados por el villano. Tal vez por eso la historia se torna un poco repetitiva a lo largo de toda la temporada: el Conde, con ayuda de sus secuaces, persigue a los niños a través de diferentes disfraces. Sin embargo, el misterio nos mantiene frente a la pantalla. Hay muchas preguntas y los Baudelaire tratarán de encontrar respuestas.

El Conde Olaf y sus secuaces
El Conde Olaf y sus secuaces

Nada bueno puede pasar

Muchos podrán pensar que se trata de una serie para adultos, porque de verdad los protagonistas la pasan mal. Cuando pareciera que algo bueno va a suceder, aparece otro hecho peor que el anterior. Y tanto la apertura de cada capítulo como el narrador, Lemony Snicket, nos advierten a cada momento que todo es desdicha.

Pero los jóvenes y chicos también pueden disfrutar de la trama. Se trata de una serie diferente, cuyos personajes y diálogos son divertidos, llenos de ironía, humor e ingenio. Además de esa pizca de misterio que no nos deja alejarnos.

Lemony Snicket
Lemony Snicket

Como la primera temporada deja muchos cabos sueltos, esperamos una segunda que nos de más explicaciones. Es cierto que la mala suerte de los Baudelaire podría espantarnos, pero… ¿Por qué seguimos la historia si sabemos que nada bueno puede pasar? Al parecer, en el fondo somos tan morbosos que cuantos más eventos desafortunados se presenten, mejor.

Comenta

Print Friendly, PDF & Email