#LadoNerd The Simpsons movie: diez años después

Florencia Bueno

Florencia Bueno

Campana ( Bs As), estudiante de Comunicación Social. Feminista. Hincha de River y feliz de ver a Messi. Cerati es la banda sonora de mi vida.
Florencia Bueno

En el año 2007 llegaba a la pantalla grande la historia de la familia amarilla, muy esperada por los fans y los críticos. Con la ironía de siempre, pero como un capítulo versión extendida, Los Simpsons se enfrentaban al gobierno y debían salvar a Springfield.

Imposible que falle la fórmula de llevar al cine a la familia más exitosa de la televisión. Matt Groening y su equipo replicaron la magia que sale semanalmente en Fox para la pantalla grande. Lo que comenzó a gestarse en el 2001, de la mano del director David Silverman y en conjunto con los guionistas de las primeras temporadas de la serie, salió a la luz en el 2007 y rompió records de audiencia.  

Homero es héroe y antihéroe al mismo tiempo y todo el film rueda sobre la familia Simpson y el problema que vive Springfield. La ciudad tiene uno de los índices de contaminación más altos y el gobierno de los Estados Unidos decide separarlos con un domo. Con el humor ácido que los caracteriza, una sátira es el papel del presidente estadounidense que es representado por Arnold Schwarzenegger. Interviene el EPA, el departamento de medio ambiente y con un jefe un poco loco, Russ Cargill, primero aíslan Springfield y después quieren destruirlos. Ahí es donde entra Homero, que es quien lleva a la ciudad a ser la más contaminada y, a su vez, debe salvarla al final.

El resto de la familia también ocupa un rol importante y tienen sus historias paralelas, Marge -como siempre- se debate entre su amor incondicional a Homero y la tolerancia hacia sus acciones. Lisa que es la que, al comienzo, toma la iniciativa de descontaminar el lago de la polémica, y luego se ve relegada a contener el enojo con su padre, pero una novedad es que consigue un enamorado, que no es Milhouse. Bart es Bart, un rebelde siempre. Se lo ve enojado con Homero y hasta dice que le gustaría que su padre sea Ned Flanders, en este punto se puede decir que al jovencito se lo ve mas “frágil” que en la serie, mostrando hacia su vecino una necesidad de figura paterna. Y Maggie, bueno es la misma bebé de siempre, la que al final le salva las papas a todos. El resto de los vecinos de Springfield tienen apariciones esporádicas, salvo el abuelo que es quien predice todo el problema.

Después, aparecen algunos personajes nuevos, como dijimos, el jefe de EPA Russ Cargill que tiene algunos problemas con el exceso de poder y además, tiene una empresa de fabricación de domos por lo cual se ve muy beneficiado del asunto. También aparece una señora que Homero conoce en Alaska, una chamán esquimal que lo lleva a tener una epifanía que hace que se decida a ayudar a Springfield. Y cómo olvidar al cerdito, el puerco araña o puerco Potter, que hace que todo lo malo se desencadene.

La película utiliza un humor crítico similar al de la serie, burlas al Estado, a Disney y a la sociedad en general. También, como nos tiene acostumbrados, hay una crítica satirizada, más refinada, sólo para quienes lo pueden comprender. Por ejemplo, Russ Cargill, el director del EPA, tiene una empresa que hace domos, lo cual deja en evidencia los negocios internos del Estado, o cuando muestran cómo el gobierno escucha las llamadas y tiene a todos vigilados.

¿Para qué pagar por ver algo que le ofrecen gratis? pregunta Homero cuando inicia la película, y ellos se encuentran en el cine viendo la película de Tomy & Daly. Ciertamente, los seguidores de los Simpsons no tuvieron ese razonamiento, la película fue vista por casi 200 mil personas el primer día en nuestro país y el primer fin de semana recaudó 2,3 millones de dólares. En Estados Unidos, la película ganó 30,7 millones de dólares el día de su estreno. En total superó unos 40 millones de lo que tenía pensado Fox recaudar.

No se si hay alguna ley sobre si se puede o no spoilear algo que se estrenó hace una década, más aún teniendo en cuenta que cuando salió ni siquiera se conocía la palabra spoiler. En fin, sin contar demasiado porque, quizás, existan personas que no la vieron, hay que decir que si bien las críticas fueron variadas, la película no se destaca. Exageradamente fue correcta, además de que tiene las divertidas aventuras de Homero y los suyos. Pero hay una verdad, casi absoluta, la serie The Simpsons nunca falla, por eso existe una cultura simpsonática que idolatra a los personajes amarillos. Una película de ellos nunca podía salir mal y aunque no haya dejado frases inolvidables como muchos de los capítulos -salvo el querido personaje del puerco Potter- fue aceptable. Es cierto que todos esperábamos más, que nos vuele el peluquín, pero se debe a que está tan alto el nivel de la serie, que no queríamos menos. Ciertamente esto no pasó, pero, de todas formas, se puede decir que es una película que (para los que somos fans y los que no) tiene risas aseguradas, verla es ir a lo seguro. A una década de su estreno, siempre podemos volver a ella cada vez que queremos pasarla bien con poco, para jugar una carta segura nada mejor que llamar a los Simpsons y a los vecinos de Springfield.

Comenta

Print Friendly, PDF & Email