#LadoNerd La Mujer Maravilla rompe esquemas y taquillas

Laura Palau
Redes:

Laura Palau

Redactora at Corriendo La Voz
Co-Editora de Cultura y Lado Nerd
Feminista. Fanática de Harry Potter. Amante de los libros, la radio, el cine y las series. Periodista | Futura comunicadora
Contacto: laura@corriendolavoz.com.ar
Laura Palau
Redes:

Mientras que en los últimos años los protagónicos femeninos avanzaron en la industria cultural, tanto en libros como en películas, el cine de superhéroes se mantuvo ajeno a este cambio por mucho tiempo. Sin embargo, el Universo de DC supo aprovechar ese bache y decidió tomar la delantera con uno de sus personajes icónicos: La Mujer Maravilla.

ALERTA DE SPOILER: NULA

Wonder Woman (2017) cuenta los orígenes de la princesa amazona de Themyscira, Diana, quien desde pequeña fue entrenada para ser una luchadora invencible. Pero su vida cambia cuando un piloto estadounidense, Steve Trevor, llega por accidente a la isla y le cuenta que en el exterior están viviendo un gran conflicto, el cual hoy conocemos como la Primera Guerra Mundial, por lo que, la joven, llena de compasión y sentido de justicia, decide viajar a Londres para salvar al mundo.

Nadie puede negar que cada estreno del Universo cinematográfico de Marvel pone de cabeza a los fanáticos, y muchos están expectantes a las nuevas películas que la Casa del Ratón nos prometió para los próximos años. Mientras tanto, DC sigue en carrera ya que, a pesar de no recibir buenas críticas por sus films anteriores, obtuvo buenos resultados en taquilla, y ahora avanzó varios casilleros al suplir una de las debilidades de Marvel: la carencia de mujeres como protagonistas.

Si bien Disney intentó salir del molde con películas como Moana (2016) y la introducción de protagónicos femeninos en la saga de Star Wars, sus producciones comiqueras recién tendrán como personaje principal a una mujer en 2019 con Captain Marvel. Resulta increíble que, luego del éxito de Los Juegos del Hambre (2008) con Katniss Everdeen a la cabeza de la rebelión, aún queden dudas de que las heroínas también son bien recibidas por el público.

Pero los buenos resultados no solo se logran con la creación e introducción del personaje, también es fundamental una buena interpretación. En cuanto a Wonder Woman, con una impecable actuación, Gal Gadot, demostró ser la Mujer Maravilla que todos esperábamos, ya que supo transmitir esa mezcla de fortaleza, pasión, valentía, inteligencia, perseverancia e inocencia que caracteriza a Diana Prince.

Gal Gadot como Wonder Woman
Gal Gadot como Wonder Woman

En cuanto al relato del film, se desarrolla de forma prolija, presentándose a través de varios enfoques, lo que lo convierte en un relato completamente atrapante. Los orígenes de Wonder Woman atraviesan la historia de principio a fin, y se suma, por un lado, el contexto bélico y la búsqueda de justicia. No podemos evitar la piel de gallina cuando vemos a nuestra heroína enfrentar las balas (y cerrar varias bocas, obvio) para salvar vidas. Por otra parte, la relación entre Diana y Steve, caracterizada por momentos cómicos, románticos, de acción y hasta dramáticos. Un dato a tener en cuenta es que el personaje de Steve Trevor no se reduce al interés amoroso de la protagonista. Además de ser fundamental en la guerra, de una u otra forma, es el puente de Diana con la humanidad pues, a través de él, la joven conoce y comprende el lado más oscuro de las personas. Chris Pine estuvo a la altura del papel.

Si nos enfocamos en el guión de la película, también juega a favor, ya que combina coherentemente acción y comedia, mitología e historia. Si bien nos emocionamos cuando nuestros personajes entran en batalla, nos reímos cuando observamos el choque de realidades entre Steve y la princesa amazona. Toda esa mezcla es funcional al ritmo de la historia que mantiene la atención del espectador, a pesar del abuso de efectos especiales que bien podrían alejarlo, pero no lo logran. Las fortalezas del film superan sus debilidades.

Chris Pine como Steve Trevor
Chris Pine como Steve Trevor

Una mujer al mando

Así como celebramos que el papel protagónico se lo lleve una chica fuerte y decidida, también la dirección se ganó todos los aplausos, pues, Wonder Woman, es la primera película de superhéroes dirigida por una mujer. La encargada de esta gran producción fue Patty Jenkins, directora y escritora estadounidense, conocida por su primera película Mónster (2003) y la serie The Killing (2011-2014).

Jenkins supo cómo llevar adelante el proyecto y sus decisiones estuvieron a la altura de este gran personaje femenino. Si bien, ya habíamos visto a Diana en Batman vs Superman (2016) con una primera aparición que introduce a la Mujer Maravilla en su faceta más madura, en esta oportunidad, la directora decidió contar el camino que tomó la princesa amazona para convertirse en la heroína que hoy todos conocemos. La recepción del público fue buena. 

El logro de Wonder Woman fue tan elevado que recaudó US$ 100 millones el primer fin de semana en los Estados Unidos, desplazando a Cincuenta Sombras de Grey (2015) como el mejor debut de una película dirigida por una mujer y superando al estreno de Iron Man (2008), Doctor Strange (2016) y Thor (2011). Este resultado demuestra que las heroínas también pueden ser un éxito, y rompe con el estereotipo de que las mujeres solo deben encargarse de producciones románticas y/o dramáticas; y que acción, guerra y superhéroes no son temáticas exclusivas de y para hombres.

Patty Jenkins y Gal Gadot
Patty Jenkins y Gal Gadot

¿Película feminista?

El origen del cómic de la Mujer Maravilla es muy interesante: William Moulton Marston se inspiró en sus dos mujeres y siguió sus consejos para crear a la heroína. Cuando Marston debía inventar un nuevo superhéroe su esposa, Elizabeth Holloway Marston, le sugirió que fuese una mujer, y en cuanto a los brazaletes dorados, se basó en los accesorios de su otra compañera, Olive Byrne. Al parecer, Wonder Woman, no era la única que rompía moldes en esa época.

Desde su primera aparición en 1941, el personaje fue sufriendo diferentes modificaciones, no obstante, sus características más destacables siempre fueron la fuerza, el poder y el valor.  Por su parte, Marston quería crear un nuevo arquetipo de mujer para nada sumiso y, 76 años después, la primera película de la Mujer Maravilla logra imponerse para cumplir dicha misión.

Sin embargo, en 2016 una polémica se abrió en torno a la protagonista: en octubre la ONU nombró a la Mujer Maravilla “Embajadora Honoraria para el empoderamiento de las mujeres y niñas del mundo”, pero miembros del staff se mostraron disconformes con esa distinción e hicieron una petición online, la cual denunciaba que la imagen de la heroína en la lucha por la mujer no representaba los estándares del cuerpo femenino.

Según lo que expresaba el reclamo: “aunque los creadores del personaje puede que intentasen que Wonder Woman representara una guerrera fuerte e independiente con un mensaje feminista, la realidad es que este personaje es una representación de una mujer blanca con pechos exuberantes, de proporciones imposibles y un traje escueto“. Finalmente, cuando la heroína perdió su título, Gadot dejó en claro su desacuerdo ya que, para la actriz, Wonder Woman puede ser inteligente, fuerte y sexy al mismo tiempo: ¿Por qué debería cubrirse si quiere luchar por las mujeres? Al fin de cuentas, los personajes masculinos no sufren tantos cuestionamientos.

Lynda Carter y Gal Gadot en el nombramiento a Wonder Woman
Lynda Carter y Gal Gadot en el nombramiento a Wonder Woman

Pero el debate no se cerró allí. Luego del estreno, otra controversia se hizo presente en torno a la nueva Wonder Woman: ¿Es una película feminista o no? La realidad es que, cuando Diana viaja a Londres, ingresa en una época en la que la mujer no tenía voz ni voto, y ella desde el primer momento logra imponerse con su carácter e inteligencia. Más de uno queda sorprendido cuando la ve entrar en acción. La Mujer Maravilla lucha como una igual a sus compañeros, y Steve Trevor también es una pieza clave en el enfrentamiento. No se trata de mostrar superioridad de un género sobre otro. Como dice Gal Gadot, ambos se equilibran mutuamente. Y eso es lo que busca el feminismo: la igualdad. Así que se podría decir que la película apunta a este movimiento.

En fin, feminista o no, puede ser el comienzo de un cambio en la industria comiquera. Cuando ya no nos sorprendamos ante una heroína protagonista, sabremos que la situación ha cambiado por completo. Mientras tanto, podemos disfrutar de Wonder Woman que no solo rompe los estereotipos de género, sino también tiene los ingredientes perfectos para ser un éxito, y quién dice, tal vez se convierte en la película del año.

Comenta