#LadoNerd Black Mirror: reflejo de una realidad oscura

Belén Lescano

Belén Lescano

Colaboradora en Corriendo La Voz
Estudiante de comunicación social
Belén Lescano

Drama, misterio y la tecnología del futuro (o no tanto) que se cuela por todos los rincones de la vida para generar desorden, son los tres elementos que están presentes en la tercera temporada de Black Mirror, la serie que pone la lupa en el uso que hacemos de las redes sociales e internet y lo mira con ojos  apocalípticos.

La tercera entrega de Black Mirror, creada por Charlie Brooker, fue la primera producida por Netflix, y generó gran revuelo por su originalidad y creatividad, porque a través de seis capítulos con personajes e historias independientes entre sí, pone en discusión cómo el avance de la tecnología a pasos agigantados, puede modificar aspectos de la vida cotidiana y tener desenlaces fatales en un futuro no muy lejano.

El reflejo se vuelve más nítido

Las dos primeras temporadas de la ficción británica, estrenadas en 2011 y 2013, tuvieron solamente tres episodios cada una y ya presentaron un mundo futurista en el que la tecnología maneja nuestra vida  y  condiciona cada cosa que hacemos. Un año después, Brooker nos regaló el  especial de navidad (White Christmas), un capítulo en donde la fecha es sólo una excusa y se vuelve ideal para ver o recordar en ésta época cercana a los festejos.

2-playtest%2clos-videojuegos-en-la-mira
Playtest: los videojuegos en la mira

Si bien cada episodio sorprende porque plantea universos diferentes -y porque cada desenlace nunca es lo feliz que esperamos- no genera el impacto que sí lo hace la tercera, en donde desde los que están pendientes de los “me gusta” en las redes o son fanáticos de los hashtags, hasta los amantes de los videojuegos, pueden verse reflejados en algún punto. No sólo eso, sino que también resaltan temáticas como la privacidad en internet, que trae consigo la posibilidad de hackeos y extorsiones, y qué puede llegar a ocurrir con la realidad virtual, tan de moda hoy en día.

La tercera entrega viene con sorpresas. Por un lado, las historias son mucho más actuales y nos llevan a pensar que todo lo que se plantea a futuro puede tranquilamente suceder en este momento. Por el otro, algunos actores de series emblemáticas, interpretan papeles totalmente distintos. Por ejemplo, Jerome Flynn,  que encarna el personaje de Bronn, el acompañante fiel de Tyrion en Game of Thrones, también acompaña al personaje principal (Alex Lawther) de Shut up and dance, el tercer episodio de Black Mirror. En Men against fire,  Michael Kelly (la mano derecha de Frank Underwood en House of Cards) interpreta a un psicólogo de las Fuerzas Armadas, mientras que Hated in the nation muestra a Faye Marsay (“The waif” en Game of Thrones) en el papel de una detective experta en tecnología.

Historias del futuro ¿o del presente?

Uno de los capítulos que relata con más pesimismo el poder que tienen las redes sociales es Nosedive (Caída en picado). Allí se presenta una sociedad del futuro, ambientada en colores pasteles, en la que cada persona puntúa a los demás y es puntuada a través de su celular de cero a cinco estrellas.  Así, tener mejor puntaje ubica a los personajes en un estatus social más alto, con la posibilidad de adquirir beneficios, y por el contrario, tener baja calificación significa ser dejado de lado, hasta el punto de ser criminalizado por los que están “más arriba”.

3-caida-en-picada%2c-vivir-pendiente-de-las-pantallas
Caída en picada: vivir pendiente de las pantallas.

En diferentes entrevistas, el guionista contó que para este episodio se inspiró en la aplicación de Uber, donde la puntuación de choferes y pasajeros es real. Por eso, lo que se plantea no está tan alejado de lo que hoy sucede: ¿Qué tan pendientes estamos de los “me gusta” o los comentarios en Facebook, Twitter e Instagram? ¿No pensamos que somos más “populares” o más valorados cuantos más seguidores tenemos? Este capítulo deja abierta la discusión sobre los límites que pueden traspasarse cuando la obsesión por agradar a gente que conocemos más a través de la pantalla que de la vida real, es llevada al extremo. Gracias a la popularidad de la serie, Netflix lanzó la aplicación “Rate me”, la misma que puede verse en el episodio.

Para los curiosos que quieran saber cómo funciona y cuál sería su puntaje en el mundo que propone Nosedive, pueden visitar https://rateme.social/

San Junípero es el capítulo bisagra de la tercera entrega de Black Mirror, porque plantea la posibilidad de que exista vida después de la muerte, a través de la tecnología de la realidad virtual. ¿Se podría  vivir eternamente joven en un mundo de fantasía, en el que sólo este “viva” nuestra mente? Y si fuera real, ¿seríamos capaces de hacerlo? Estos y otros interrogantes son acompañados por una estética y música ochentosa  que recorren el episodio y por eso, para los amantes de las bandas de sonido de series y películas, Brooker preparó una playlist especial en Spotify:
https://play.spotify.com/user/charliebrooker/playlist/1enamd7IoA2KtAoMxeiINW

San Junípero
San Junípero: ¿Qué hay después de la vida?

Así, la tercera temporada de Black Mirror logra que en cada historia y hasta el final, reflexionemos sobre el uso y la importancia que le damos a las nuevas tecnologías en nuestra vida. Intenta mostrarnos nuestro propio reflejo a partir de lo que hoy generamos gracias a la masividad de internet. Un reflejo un tanto distorsionado y un poco alejado, que siempre es oscuro, pesimista y lleno de interrogantes… porque no todo reflejo es como quisiéramos que sea.

Comenta