#LadoNerd A un año de Rogue One

Laura Palau
Redes:

Laura Palau

Redactora at Corriendo La Voz
Editora de Lado Nerd. Co-editora de Cultura.
Feminista. Fanática de Harry Potter. Amante de los libros, la radio, el cine y las series. Periodista y futura comunicadora.
Contacto: cultura@corriendolavoz.com.ar
Laura Palau
Redes:

Latest posts by Laura Palau (see all)

Hace un tiempo (pero no mucho, ni en una galaxia muy lejana) llegaba a los cines el primer spin-off – al menos en pantalla grande – de la saga creada por George Lucas en 1977, ahora en manos de Disney. Ya habíamos tenido una primera experiencia con la Casa del Ratón (Episodio VII, El despertar de la Fuerza), así que por ese lado no venía la novedad. Se trataba de la primera historia de Star Wars que se desprendía de los Skywalker y su árbol genealógico, para introducirnos en el mismo universo a través de otros recursos. Hace un año se estrenaba Rogue One: una historia de Star Wars.

Para ser exactos, la película se estrenó en Estados Unidos el 10 de diciembre de 2016, y en Argentina el 15 de diciembre. Este año – en la misma época – ya esperamos o estamos disfrutando del Episodio VIII, The Last Jedi. Sin embargo, ahora nos vamos a centrar en Rogue One y cómo nos dejó preparado el escenario para lo que se viene, por más que sea una historia cerrada que se separa un poco de la saga original. Si no viste la película y te interesa hacerlo, te recomendamos NO continuar con la lectura de la nota.

La recepción del spin-off fue variada tanto en el público como en las críticas. Para algunos/as era innecesario que nos explicaran cómo llegaron los planos de la Estrella de la Muerte a manos de la Princesa Leia, pues cuanto menos se sepa, mejor, y menos rango de error. Pero había una parte de los fans – muchos jóvenes adultos, más adultos que jóvenes – que creían importante entender cómo un arma capaz de acabar con un planeta, llevaba de fábrica un acceso a la “autodestrucción” automática. Es más, muchas veces fue motivo de bromas entre los fanáticos y fanáticas que le perdonamos todo a Lucas, así que Rogue One vendría a dar un poco de sentido al tema.

A un año de su estreno, hay dos puntos para resaltar sobre esta producción, a los que nos abocaremos en esta nota. Primero, tenemos el final de la historia, que sorprendió a más de uno. Disney, y toda producción en sus manos, nos tiene acostumbrados a los “finales felices”, por decirlo de alguna manera. Esto fue motivo de crítica en The Force Awakens, película en la cual para muchos y muchas se notó el “tinte infantil” propio de la Casa del Ratón. Que en Rogue One no sobreviviera ninguno de los protagonistas le da un color particular, tal vez no el mismo que el de la saga original, pero sí uno distinto al que esperábamos.

Sin embargo, no es difícil comprender que fue un desenlace muy coherente con la saga de Star Wars. Los protagonistas tuvieron un papel importante en la destrucción de la Estrella de la Muerte, por ende en la Rebelión, pero ninguno aparece en otros episodios (en los siguientes acontecimientos, si hablamos cronológicamente). Así que sería extraño que Jyn Erso y los demás personajes salieran ilesos de la batalla final. No sería imposible, pero la muerte fue un recurso más adecuado.

A su vez, este hecho le da un mayor realismo a la historia. Y sobre esto habló el guionista Gary Whitta en una entrevista a Entertainment Weekly: “El hecho de que tuviésemos que hacer un esfuerzo tan grande con un desenlace poco creíble solo para que siguieran con vida (los protagonistas) lo tomamos como una señal de los dioses de la escritura de que si era tan difícil quizás era porque no debían sobrevivir a la película. Es por esto que decidimos que tenían que morir en la superficie de Scarif, y ese fue el final que utilizamos. Intentamos todas las ideas posibles pero al final nos quedó claro que esta era la mejor versión”. (*)

El guionista explicó cómo iba a ser originalmente el final de la película, y era mucho menos trágico, más acorde a lo que esperábamos del Star Wars de Disney. Luego de que Jyn y Cassian robaran los planos, escaparían y finalmente serían salvados por una nave rebelde, que los llevaría al lugar en donde estaba Leia Organa. Pero como estaban siendo perseguidos por Darth Vader, Jyn le transferiría los datos a la nave de Leia justo antes de que la suya fuera destruida, y después saldría disparado un transbordador de escape de modo tal que los protagonistas sobrevivirían.

Al parecer, todo este enredo no convencía a Whitta, y podemos decir que estamos de acuerdo. Nunca viene mal un poco de realismo entre tanta fantasía o ciencia ficción. No siempre los héroes o las heroínas tienen un destino feliz.

Una mujer a la cabeza

El segundo punto a resaltar en Rogue One es la protagonista. Queda más que claro que Disney está apostando a los protagónicos femeninos en Star Wars, y algo nos aproximaba The Force Awakens con Rey, papel interpretado por Daisy Ridley – quien continúa en Episodio VIII. La Princesa Leia es considerada un ícono feminista dentro del Universo de Star Wars, ya que se trata de una mujer independiente que pone el cuerpo en todas las batallas, algo sorprendente en la pantalla grande de la década del ’70 y el ’80. Sin embargo, aún carece de la fuerza y el protagonismo que exigimos en este siglo XXI. ¡Ni hablar que su hermano se convierte en Jedi y ella no!

Jyn Erso se acerca más a lo que buscamos. No sólo es el personaje principal de la historia, sino que también posee características que empoderan el rol femenino en la pantalla grande. No hablamos de damiselas en peligro, ni de mujeres fuertes que finalmente quedan reducidas a un interés amoroso. Jyn es independiente y rebelde, se propone cumplir una misión y nada la detiene. No nos interesa si se enamora o no, si la acompaña un hombre o no, si es “femenina” o no. Nos interesa su objetivo, como nos sucede con cualquier protagonista masculino, que es a lo que apunta el cine en varias ocasiones.

Jyn y Rey dieron inicio al empoderamiento femenino en Star Wars, o mejor dicho, continuaron con lo que Leia comenzó. A Jyn solo podremos recordarla en Rogue One, pero aún nos falta mucho por saber sobre Rey.

En definitiva, Rogue One dejó el escenario preparado para lo que se viene. Sabemos que los protagónicos femeninos están dando buenos resultados – lo vimos con Rey, lo confirmamos con Jyn – y que el “tinte realista o trágico” pueden ser una buena opción para contar nuevas historias. Pero también tenemos claro que habrá más para contar sobre Star Wars, más allá de los Episodios – por ejemplo, la próxima película de Han Solo.

Se podría decir que estamos en una época bastante productiva para la saga, ya que Disney tiene en sus planes exprimirla al máximo. ¡Tendremos películas y series por mucho tiempo más! Mientras tanto, a los fanáticos sólo nos queda esperar los próximos estrenos, disfrutarlos, aplaudirlos o detestarlos si hace falta, pero sin olvidarnos que la Fuerza, siempre, nos acompaña.

(*) Entrevista completa

Nota relacionada

#Cine Star Wars y La Fuerza Feminista

Comenta

Print Friendly, PDF & Email