Pepsico y una nueva lucha obrera

Nicolás Avelluto

Nicolás Avelluto

Fotógrafo en constante formación. Poniendo la cámara al servicio de la clase obrera. Revolucionario. Metalero pero con cabeza abierta hacia otros géneros. Fanático de los Simpson. Justicia por Santiago Maldonado
Nicolás Avelluto

Latest posts by Nicolás Avelluto (see all)

Esta semana nos acercamos a la zona de Florida Oeste en el partido de Vicente López para acompañar y apoyar la lucha que están realizando los trabajadores de la planta de producción de Pepsico Snacks. Recientemente tomaron la fábrica en defensa de sus puestos de trabajo y en esta nota te contamos cómo están viviendo la situación y por qué optaron por ésta medida.

Nicolás Alejandro Gómez, uno de sus delegados, nos cuenta que hace un tiempo venían escuchando rumores sobre el cierre de la planta, pero no tenían ninguna confirmación oficial. “La primera vez, fue a través de una compañera que trabajaba en Recursos Humanos. Después, fueron los camioneros que venían y nos preguntaban si Pepsico iba a cerrar, los rumores de gente de afuera eran cada vez mas fuertes”.

Ante las voces que preveían el cierre y los hechos dudosos que se iban sumando, la comisión interna decidió parar las líneas de producción y subir a las oficinas de recursos humanos para preguntar qué estaba pasando. La respuesta del gerente fue ´que todo estaba bien y que no había ningún problema´. Los trabajadores y trabajadoras pidieron que Pepsico salga a desmentir la posibilidad del cierre de la planta, propuesta que fue rechazada por la empresa fundamentándose en que esos rumores no habían salido de su parte.

DSC_1164

Dos semanas antes del – especulado – cierre, se habían recortado las horas extras, por lo que los delegados comenzaron a hacer guardias en la planta durante los fines de semana.

El día martes 20 de junio de 2017 la planta cerró sus puertas con un cartel pegado en la puerta como única explicación. A las ocho de la noche, los trabajadores ya se habían juntado en los portones cuando empezaron a recibir llamados. Los mensajes de la empresa eran claros, tenían hasta “tal fecha” para arreglar y la empresa se haría cargo de pagar un poco mas de lo que les correspondía por los “inconvenientes”. En palabras del delegado, esto generó una “bronca bárbara. Pepsico se había enriquecido a costillas nuestras y tenía muchas ganancias”. El lunes anterior al cierre, la empresa presentó un preventivo de crisis, que el Ministerio de Trabajo aceptó “a pesar de que era trucho”, según el consultado. 

DSC_1165

Con respecto al papel de Sindicato de los Trabajadores de la Industria de la Alimentación, Nicolás nos comentó que el viernes siguiente al que la empresa cerró, se organizó un plenario en conjunto con los trabajadores de Pepsico. En este, Rodolfo Daer, los traicionó, “No nos quiso dar el aporte solidario, ese que nos descuentan todos los meses. Nos dijo que agarremos lo que la patronal nos está ofreciendo, que era un muy buen número y que por la experiencia que él tiene cuando una empresa decide éstas cosas, ya no hay marcha atrás (…)  La indignación nuestra era muy grande, compañeras y compañeros nuestros llorando y a los gritos. Nosotros no queremos la indemnización, la plata, queremos trabajar.”

DSC_1172

Nicolás nos cuenta también el rol del Ministerio del Trabajo “nos abandonaron, parece que están más a favor de la empresa que de los trabajadores. Había una mujer en el Ministerio que nos dijo ‘uy qué lastima, esto va a ser medio complicado’, dandonos a entender que no van a hacer nada, que la patronal para ellos ya ganó“.

El día lunes 26, los trabajadores tenían pensado ir a cortar la Panamericana, a la altura de San Martín por la falta de respuestas. A medida que fueron llegando a la fábrica, notaron la presencia de la gendarmeria con carros hidrantes y perros dispuestos a reprimir.  A raíz de ésta respuesta decidieron hacer una asamblea improvisada “tuvimos dos mociones, una era ir a la Panamericana igual, siendo conscientes que nos iban a reprimir, ya que a ellos no les importa que somos trabajadores y la otra era tomar la fábrica. Por mayoría ganó la segunda opción, por lo que con los delegados abrimos uno de los portones e ingresamos a la planta”.

DSC_1163

Con respecto a cómo ven el futuro de la lucha, Gómez nos contó que lo que ellos quieren “Nosotros queremos entrar y ocupar nuestros puestos para seguir trabajando. La empresa presentó un preventivo de crisis que nosotros sabemos que es una mentira. Pepsico tiene dos fábricas en el país y presentaron quiebra por una sola, es decir, si tenes crisis en una, la tenes en las dos. Nosotros sabemos que algo vamos a sacar de ésto, que la lucha no es en vano”.

En cuanto al motivo del cierre, el delegado nos manifestó que a la empresa “siempre le molestó el hecho de que haya una comisión interna combativa que, por ejemplo, consiguió que las empacadoras tengan categoría, debido a que estaban por fuera de convenio”.

El mismo día que nos acercamos, la planta estaba DSC_1179con todos los trabajadores en el interior, recorriendo la misma con una escribana (pagada por ellos) para que certifique que la fábrica estaba en el mismo estado en el que la habían encontrado, es decir, con todas las fajas en las puertas de la oficina y todo en perfecto estado.

Para colaborar con la lucha de los trabajadores de Pepsico podés aportar al fondo de lucha en este número de cuenta del Banco Provincia: 510455/6 Cbu 0140049603515351045565.

Audio completo de la entrevista con el delgado Nicolás Alejandro Gómez:

Comenta

Print Friendly, PDF & Email