La lucha de Karina Abregú triunfó: Albornoz a prisión

Victoria Fusco
Redes:

Victoria Fusco

Redactora at Corriendo La Voz
Periodista | Estudiante de la Licenciatura en Comunicación Social (UNLaM) | Apasionada por viajes, recitales y redes sociales | Contacto: victoria@corriendolavoz.com.ar
Victoria Fusco
Redes:

Tras una ardua lucha encabezada por Karina Abregú y su familia, la Justicia se expresó: Gustavo Javier Albornoz fue condenado a once años de prisión inmediata por “intento de femicidio” por el Tribunal en lo Criminal N°1 de Morón.

En esta causa, Albornoz estaba acusado de prender fuego a su ex esposa, quien se salvó gracias a arrojarse a una pileta. Después de hallarse con el 55 por ciento de su cuerpo quemado, sobrevivió y se transformó en un ejemplo de lucha y perseverancia.

El 25 de abril de 2016, se determinó el primer fallo en la provincia de Buenos Aires que tomó como agravante la perspectiva de género. Esta será una fecha que quedará marcada por siempre en los familiares y amigos de Karina Abregú, que la acompañaron desde el 1 de enero de 2014, meses en los que su ex pareja seguía libre (a pesar de las 15 denuncias que había en su contra). “Vamos a pelear junto al abogado, Alejandro Bois, para que le den 18 años como el fiscal había pedido”, declaró Abregú a Corriendo La Voz.

Karina sabía que se iba a hacer justicia y su fortaleza se vio desde el comienzo de la jornada. Ella junto a su hermana Carolina y sus hijos recibieron a las organizaciones que se acercaron a las puertas de los Tribunales de Morón, ubicados en Alte Brown 1401. Lo llamativo fue la gran cantidad de policías locales que custodiaban el edificio, mientras que las mujeres de las agrupaciones feministas cantaban: “que los femicidas tengan miedo, porque a Albornoz lo vamos a meter preso”.

13077072_827013854070578_7302963001486888873_n

Los momentos previos a la condena

El reloj marcó las 13 horas y el momento de la sentencia se acercaba. El clima en la Sala N° 1 era tenso y silencioso, lo único que se escuchaba era el murmullo de los cámaras de los medios de comunicación que estaban presentes. Gustavo Albornoz y Karina Abregú se encontraron nuevamente cara a cara. IMG_4568-2

Él estaba con la cabeza gacha, con la intención de dar lastima; ella, con la mirada firme y en alto, enfrentando a quien la maltrató por 15 años y solo estuvo 33 días preso a lo largo de estos dos años. Por otra parte, hay que remarcar que en todo este tiempo, el agresor no perdió su fuente laboral. En cambio, la víctima fue despedida de su trabajo “por faltar”, se quedó sin obra social y sin soporte económico para mantenerse en pie. 

“Este tribunal resuelve por unanimidad condenar a Gustavo Javier Albornoz a la pena de 11 años de prisión por resultar autor penalmente responsable del delito de femicidio agravado por el vínculo y por violencia de género en grado de tentativa”, sentenció el magistrado. Al escuchar el dictamen, la mirada de Karina expresaba alivio y bronca, dado que el violento recibió 7 años menos de lo que pedía la fiscalía. Las lágrimas y los abrazos no tardaron en llegar entre los asistentes.

“Si no hubiésemos estado en la calle reclamando esto no hubiese pasado y este hubiese sido otro caso de injusticia más. Este es el país del ´Ni Una Menos`, ni un gobierno reaccionario y ninguna justicia misógina se va a llevar puesto a un movimiento de mujeres que está dispuesto a todo”, reveló Manuela Castañeira, dirigente de Las Rojas a CLV, a la salida de la Sala.

En la entrada de los tribunales, las organizaciones la esperaron con cantos y gritos de esperanza. Se encontraba Nora Cortiñas, una de las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, quien también manifestó que “esto no se podría haber logrado sin la movilización en las calles”.

Las 30 operaciones le dejaron a esta fuerte mujer varias cicatrices, que poco a poco van mejorando. Estas son las huellas de una lucha sin fin que todavía no termina, ya que “las amenazas de los familiares de Albornoz continúan”, denunció Carolina Abregú, hermana de Karina, a la prensa. Al final de la jornada, Karina agradeció a los que la acompañaron en todo este tiempo y se comprometió a ayudar a otras mujeres que sufren violencia de género. ¡Que su ejemplo se multiplique!

Facebook Comments