Judith Butler y la caza de brujas en Brasil

Rocío Belén Rodríguez

Rocío Belén Rodríguez

Redactora at Corriendo La Voz
Periodista | Estudiante de historia | Feminista.
Rocío Belén Rodríguez

Latest posts by Rocío Belén Rodríguez (see all)

 “Que Dios se apiade de nosotros”

Entre insultos, amenazas, pancartas violentas y gritos que la trataban de todo, entre otras cosas de “bruja”, se retiraba del aeropuerto Conghonas de Sao Paulo la filósofa estadounidense Judith Butler, una referente, entre otras, del feminismo contemporáneo, y creadora de la teoría Queer.

Su recibimiento, al igual que su retirada de Brasil, no tuvo las maneras más gratificantes, sino todo lo contrario. En un video que se encuentra circulando por distintos foros de internet y redes sociales, se puede ver carteles violentos hechos con su imagen y escuchar los silbidos, insultos y los gritos de “Bruja” que le dedicaban tanto a ella como a su esposa. Una escena propia de una época medievalista y de la inquisición, pero en estos, nuestros tiempos contemporáneos del S. XXI.

La filósofa norte americana fue invitada por el centro cultural Sesc Pompeia de Sao Paulo. El encuentro fue organizado por la Universidad de California en Berkeley (donde es profesora) y el Departamento de Filosofía de la Universidad de Sao Paulo, y financiado por la mencionada Universidad de California y la fundación estadounidense Andrew W. Mellon. El mismo tenía como objetivo la participación de Judith en un simposio, bajo el título “Los Fines de la Democracia” y se llevó a cabo los días 7 y 9 de noviembre del año corriente. La filósofa fue la invitada especial y fue quien realizó la apertura y cierre del evento que reunió un ciclo de conferencias internacionales. No obstante, no es la primera vez que Butler arriba a Brasil: esta es su segunda visita, pero a diferencia de la primera, aquellos grupos religiosos que siempre han demostrado su contraposición frente a los discursos feministas y a la perspectiva de género, esta vez tenían una cantidad de adeptos mayor. En estos últimos tiempos, estos sectores religiosos conservadores de la derecha brasilera han crecido tan considerablemente que no basto sólo con el acoso llevado a cabo en el aeropuerto, sino que también fue insultada en la puerta del centro mientras se realizaba el evento que la llevó hasta allí. Entre la mera presencia de Butler y el peso de su obra teórica, los motivos fueron suficientes para movilizar a los pujantes grupos conservadores, vinculados con las iglesias evangélicas y católicas que cada vez están cobrando más peso tanto en las calles como en el ámbito político brasilero.

¿Quiénes son estas agrupaciones que actuaron con desdén frente al arribo de la filósofa?

De la misma manera que la Iglesia y en especial la Inquisición generaron un clima de violencia, persecución y paranoia misógina que caracterizo a la Europa de la Edad Media, grupos Evangélicos del sector de la derecha más conservadora de Brasil iniciaron una campaña promovida por el odio y la homofobia hacia los y las intelectuales, artistas y referentes del movimiento feminista y de la comunidad LGBT. Con agresiones físicas y verbales, van realzando la bandera de la “moralidad” y de los “valores familiares”. Estas agrupaciones ultraconservadoras, asociadas algunas al evangelismo y otras al catolicismo, van ganando influencias y adeptos cada vez mayores en los ámbitos sociales y políticos en la actual configuración de Brasil. Uno de sus máximos representes y exponentes es el político Jair Bolsonaro, de la extrema derecha brasilera. Un hombre declarado abiertamente homofóbico, que es, a su vez, uno de los favoritos para ganar las próximas elecciones presidenciales.

Repitiendo la historia.

Así como los sacerdotes fueron los que inventaron la imagen de la bruja maléfica, estas agrupaciones, estos centros ultraconservadores, antes y durante la visita de Judith Butler en el país vecino, han estado en diferentes foros y medios de comunicación y se han dedicado a mala y falsa prensa contra la filósofa, distorsionado e intentando censurar el concepto de la Ideología de Género bajo el lema de la No Ideología de Género en las escuelas y en contra de la Educación y la Diversidad Sexual. Además, crearon una petición en la plataforma digital CitizenGo.org, donde más de 371 mil personas firmaron para exigir la cancelación del evento en el Sesc Pompeia, en otro intento de censura hacia la referente feminista. 

En la petición, sostenían:

“…No podemos permitir que la promotora de esa ideología nefasta promueva en nuestro país sus ideas absurdas, que tienen por objetivo acelerar el procesador de corrupción y fragmentación de la sociedad.

Suscríbase a la campaña para enviar su e-mail a Sesc Pompeya y pedir la cancelación de las charlas de Butler.” (Traducción)

Asimismo, el lema de por el cual se realizaba la petición afirmaba:

“Cancelación de la charla de Judith Butler

¡Judith Butler no es bienvenida en Brasil! Nuestra nación ha negado la ideología de género en el Plan Nacional de Educación y en los Planes Municipales de Educación de casi todos los municipios. No queremos una ideología que enmascara un objetivo político marxista. Sus libros quieren hacernos creer que la identidad es variable y fruto de la cultura. La ciencia y sobre todo la realidad nos muestran lo contrario. Su presencia en nuestro país en un simposio comunista, pagado con el dinero de una fundación internacional, no es deseada por la abrumadora mayoría de la población nacional. Velamos por nuestros niños y por el futuro de nuestro Brasil. #ForaButler

Por su parte, [Su nombre] “(Traducción) 

De todos modos, la petición fue cancelada, ya que no se ha llegado a la cantidad necesaria para llevar a cabo algún tipo de acción, y el evento no fue suspendido, sino que, por el contrario, se continuó con la programación pactada. Sin embargo, estos sectores cumplieron con su objetivo, que fue descentralizar el tema real por el cual Judith Butler fue invitada a asistir al simposio “Los Fines de la Democracia”. El encuentro no tenía en el programa ningún debate sobre el feminismo, la teoría Queer o sobre la comunidad LGBT, su fin era poner en discusión e interpelar los conceptos de soberanía popular y su relación con la democracia liberal y los movimientos populares.

La mala mediatización y la falsa prensa organizada por las agrupaciones de la derecha conservadora de Brasil están dando pasos significativos en un país cuya bandera tiene el lema de “Orden y Progreso”. Un lema cuestionable, cuando se presentan acciones con un grado de intolerancia lo suficientemente importante que deja mucho contenido para el análisis crítico y un porvenir inquietante en vistas a futuros acontecimientos.

¿Quién es Judith Butler?

Judith Butler nació en Cleveland, EE.UU, en 1956. Es filósofa de la corriente post-estructuralista, y ha realizado aportes en el área del feminismo, en la filosofía política y en la ética, además de ser una gran referente de la Teoría Queer.

Esta teoría está formada por un conjunto de ideas sobre la sexualidad y el género que argumentan que los géneros, las identidades sexuales y las orientaciones sexuales no están asociadas a la naturaleza humana, sino que son el resultado de una construcción social y cultural y, como tales, varían en cada persona y en cada sociedad.

La Teoría Queer rechaza la clasificación de las y los individuos en las categorías universales e impuestas en cuanto al sexo, el género, la identidad sexual y su orientación, es decir: varón y mujer, heterosexual, homosexual, bisexual o transexual. Según la teoría, estas clasificaciones están sujetas a las restricciones impuestas por la cultura heterosexual, o sea, están impuestas por la heteronormatividad y el heteropatriarcado. Estas categorías son meramente ficticias y esconden motivos políticos el hecho de que que se encuentren apoyadas y justificadas por la sexología, una ciencia que no ha sido totalmente teorizada y no está exenta de las imposiciones heredadas a la hora de ser explorada, sino todo lo contrario.

Entre varios libros que ha publicado, sólo haré mención de aquellos que me han abierto, en lo personal, las puertas a esta corriente feminista como: “El género en disputa: El feminismo y la subversión de la identidad” (1990); “Lenguaje, poder e identidad “ (1977), “Deshacer el género” (2006), entre otros tantos a los que podríamos mencionar y, por suerte, acceder.

En septiembre del 2015, la sede de Filosofía y Letras de la UBA (Puan 480, CABA), tuvo el agrado de recibir a la filósofa frente a un auditorio colmado de estudiantes y cuerpo docente. En el mismo, brindó una conferencia sobre los trabajos de Ernesto Laclau y Karl Marx.

Abriendo el debate:

Frente a estos actos de involución cultural y social los discursos con un peso hegemónico y cargados de un contenido violento (usando las justificaciones divinas para legitimarse), sólo nos llevan al retroceso histórico y una vez más al ataque de los sectores minoritarios, sobre todo a aquellos que luchan desde la militancia. El dominio de un discurso es más fuerte que el uso de las armas y cuando ese discurso se vuelve unísono y cargado de odio, debemos “agarrarnos de las manos” porque los maniáticos proclaman poder. Ante esto, el pensamiento crítico queda de lado, se naturaliza el odio al otro y se lo da por hecho. El miedo al sacarse la venda no está criminalizado como en épocas anteriores, pero sí esta perseguido y en otros casos, incluso censurado. La educación es empobrecida y los conocimientos encapsulados, sólo unos pocos curiosos y autodidactas que no desean seguir a la manada de loros repetidores buscan otras respuestas. Como muchos movimientos sociales, el Feminismo esta siendo auge en varios sectores de la sociedad internacional pero aún nos tienen miedo. ¡Sí, nos tienen miedo! Porque es la única razón por la cual se ataca a los movimientos feministas. 

El feminismo es la vanguardia que nos saca esa venda de la cara, que nos hace criticar todo aquello que se cree y se nos dice que es así, nos saca del confort, ese confort que los discursos hegemónicos intentan seguir sosteniendo para seguir sometiendo.

Como bien afirmó Judith Butler en una entrevista con el portal Extra Classe, “Las personas que se oponen a mi presencia no están realmente abriendo libros y aprendiendo sobre la teoría de Género” 

Comenta

Print Friendly, PDF & Email