#ElPlanDeLaMariposa “Tenemos una relación de fraternidad y amor con nuestro público”

Martín Moor

Martín Moor

Periodista. Militante de la buena fe. Una pelota, algún disco y muchos recitales para que existan más historias que contar. Recomendando bandas siempre.
Martín Moor

Latest posts by Martín Moor (see all)

De Necochea al mundo, nace el viaje de una banda transgresora para la escena actual de nuestra música. Llegaron para dejar marcado algo especial en la gente que los escucha, algo que toque el corazón y que de lugar a la reflexión. El Plan De La Mariposa es una banda conformada por cinco hermanos (Sebastián, Valentín, Máximo, Camila y Santiago Andersen), junto al gran aporte de amigos como Julián Ropero y Andrés Nör, quienes crearon un proyecto alucinante y singular. A fines de junio, lanzaron su cuarto material de estudio, Devorando intensidad, el cual será presentado oficialmente en la capital porteña el próximo 26 de agosto en el Teatro Vorterix.

Corriendo La Voz se dio el gusto de charlar con Sebastián, voz y líder del grupo, y nos habló del disco que dieron a luz hace poco, así como también de sus predecesores, la reciente gira por Europa, el origen y el nombre de la banda y lo que significa El Plan en su vida. A continuación, todo lo que dejó un gran viaje para nuestro medio, “este es el plan…”

– Hace poco tiempo se dio a conocer Devorando Intensidad, ¿qué repercusiones tuvo en la banda la salida del nuevo disco?

Seba: Sentimos un alivio de haber llegado al final de un proceso de mucha introspección. Fue un viaje en el que nos involucró completamente en el proceso de crear canciones, de hacer encuentros creativos y darle más importancia a la sonoridad y a las letras. El hecho de llegar al final siempre es algo alucinante, nos parece algo bello, más allá de que llegue o no a gustar, porque llegamos al final de una historia, de grabar un nuevo disco.

– ¿Cuánto tiempo les llevó producir este material?

Seba: Desde que terminamos de grabar Danza de Antalgia siempre estuvimos pensando en el próximo disco que íbamos a grabar como algo muy fijo. Fueron dos años de mucho laburo y en este disco, a diferencia de otros, grabamos muchos demos y eso nos dio la oportunidad de escucharnos y poder decir “esto nos gusta y esto no”. Fue un disco que lo dejamos descansar para que salgan canciones más lindas y profundas. Alucinamos mucho tiempo, hubo idas y vueltas con charlas y discusiones pero todo en pos de trabajar por la canción para que salga más linda y profunda.

–  ¿Que significado tienen las canciones “Niño abuelo” y “Savia”?

Seba: Niño abuelo es una canción que le hice a mi hijo que tiene un año y nació en mi casa con la ayuda de dos parteros, por una decisión y valentía de mi compañera de vida. Ahí fue cuando sentí que un nacimiento y la muerte tienen energías muy similares, debido que al nacer el pichón, presentí que mueren lo que habían sido hasta ese momento los creadores de la criatura para reinventarse en un nuevo rol, y que en el caso de quien vino al mundo no sabemos si está muriendo en otro lado y naciendo allí, nadie nunca lo sabrá. Niño Abuelo tiene mucho que ver con la eternidad, con que todo será vida constante más allá de creer o no en la reencarnación. Niño tiene una relación directa con Savia ya que es una canción dedicada a nuestra madre que se fue y eso es lo me gusta de la música, el poder conectar sentimientos o emociones que ocurren en lo cotidiano. Siento que ese es el verdadero portal de la música.

– Y la canción que engloba esos dos temas podría ser “La vida cura”…

Seba: En particular me gusta que las personas tomen el significado que ellos sientan de las canciones, pero sí, se podría decir también que La vida cura tiene un cierto punto de unión con esas dos canciones. La letra habla de una expresión de deseo de todo lo que te gustaría que suceda, por eso el estribillo “dejala correr que soita te lleva”.

– Previo al lanzamiento del disco realizaron una gira por Europa, ¿cómo surgió esa idea y como lo vivieron?

Seba: Fue la primera vez que viajamos a Europa. Una flasheada que hicimos para conocer más el Planeta Tierra y darnos cuenta estando allá que Latinoamérica es el continente más atractivo, hasta para un adolescente europeo. En mi caso, el mismo hecho de viajar y verte desde lejos es rico para la vida, y también el hecho de vivir otras culturas, el ver cómo se vive en otras partes del mundo. Con respecto al público europeo, les llamaba la atención el hecho de decir que éramos un grupo de Argentina y nos sorprendía las ganas que tenían de ver una banda latinoamericana y descubrir lo que pasa del otro lado del mundo. Nos tocó presentarnos en festivales de cultura latina. Por ejemplo en Alemania, Holanda y Dinamarca hay muchos centros culturales en donde existen lugares tomados por gente que se organiza y los gobiernos apoyan ese movimiento. Luego, con el correr del tiempo, esa organización se relaciona con una universidad y nos parecía algo muy interesante el ir a tocar a esos espacios, ya contribuye un rol importante para la sociedad.

– ¿Cómo nace la banda y por qué el nombre “El Plan De La Mariposa”?

Seba: Todo fue creándose entre 2008 y 2009, donde no recuerdo si ya le habíamos puesto el nombre de El Plan. Las juntadas con amigos en Necochea fueron los primeros momentos como banda, donde hacíamos muchas improvisaciones, que es algo que nos guía y nos gusta mucho, el apagar la mente y dejarnos llevar para que luego encontremos algo positivo del improvisar. El nombre nace a través de un paralelismo con la transformación. A nosotros nos impactaba la metamorfosis de la mariposa, el hecho de nacer siendo una oruga que se arrastra por el suelo y después de atravesar muchas etapas, el poder volar. Nos interesaba mucho ese enorme proceso de cambios que surgían en el insecto y nos pareció algo que tenía mucha relación con el proceso que nosotros atravesábamos en ese momento de transformaciones y que aún seguimos viviendo, porque nos cambió mucho la vida el hecho de formar una banda e ir creciendo, ya que no era algo que estaba planificado.

– Al ser cinco hermanos en el grupo, ¿cómo es la convivencia entre ustedes?

Seba: Nos llevamos muy bien y disfrutamos mucho el estar juntos. Además de la hermandad, tenemos una relación de amistad muy grande. A mi, en particular, me alegran la vida y me hacen bien. Es un gran regalo de la vida que no cambiaría por nada. Me encanta viajar con ellos porque vivimos muchas experiencias que con el tiempo nos hace conocernos más profundamente.

– Fusionan muchos estilos en sus canciones, ¿cómo definirías la música que hace El Plan?

Seba: Encontramos una etiqueta que se llama “rock libre” y es la que nos representa para enmarcarlo en un lugar. Su significado tendría que ver con el espíritu rockero de girar como banda montados en esa energía y con el que nos agrada mucho la distorsión y fusionar estilos de música latina con el rock, porque ese género musical es algo muy emocional que te conecta con momentos oscuros o luminosos de la vida y eso es algo lindo para uno.

– Al armar un show, ¿cómo encaran las listas y la puesta en escena?

Seba: Antes teníamos la teoría de un tema bien al palo y luego uno para relajar y así sucesivamente. Hoy es diferente porque vamos viendo qué tenemos ganas de tocar y cuánto tiempo tenemos para hacerlo dependiendo la fecha. Últimamente en nuestros shows tratamos de hacer un viaje que tenga sentido con las canciones que elegimos, vamos variando la lista en todos los recitales que hacemos porque sino sería muy aburrido repetir. La puesta en escena la vamos armando con Santiago, mi hermano que toca el violín, ya que a él le gusta mucho dibujar y vamos planeando la estética según lo que vayamos sintiendo en esos momentos y luego él trata de transmitir eso con sus pinturas. También le damos un gran sentido artístico a nuestros discos, nos gusta que haya un viaje entre cada uno de ellos y a medida que vaya pasando el tiempo tengan una historia encadenada, por ejemplo, en las tapas desde Brote hasta Devorando Intensidad hay mucha conexión.

– ¿Que influencias musicales marcaron tu vida?

Seba: A los doce años fui a un colegio agropecuario en un pueblo que se llama Ramón Santamarina en la provincia de Buenos Aires y allí había danzas en donde se bailaba esa cumbia bien del interior y escuché esa música hasta los quince, que fue cuando comencé a escuchar rock nacional con Los Piojos, La Bersuit, Los Caballeros De La Quema, entre tantas otras bandas.

– ¿Con qué bandas o artistas te gustaría compartir escenario?

Seba: Me gustaría tocar con Las Pastillas Del Abuelo, porque es una buena banda que tiene un público muy copado. También tengo un sueño y es el de poder compartir escenario con León Gieco, un prócer de nuestro rock que tiene canciones muy hermosas que dan lugar a la reflexión y a vivir.

– Se viene la presentación oficial en Capital Federal, ¿cómo van armando esa fecha y con qué se van a encontrar aquellas personas que vayan a verlos por primera vez?

Seba: Estamos ensayando mucho todos los días para el 26 de agosto en Vorterix. Nos encontramos muy motivados porque estamos armando una lista muy copada, buscando algunas cosas distintas a las canciones para que no suenen igual que el disco. Es un gran momento para compartir y celebrar con la gente que venga a ver El Plan. Quien asista por primera vez, se va encontrar con un grupo de amigos que tiene ganas de hacer, que le canta a un público que no es fanático, sino que es un publico que le gusta pensar y reflexionar sobre lo que pasa en el mundo y en las vidas de cada uno. Tenemos una relación de fraternidad y amor con nuestro público y eso es lo que más me gusta de El Plan, eso definiría todo lo que es esto.

 

Comenta

Print Friendly, PDF & Email