El linyerismo punteril

Imagen del Colectivo Destapiadas (https://destapiadas.wordpress.com/)
Juan Agustin Maraggi

Juan Agustin Maraggi

Editor de Análisis Político y Social en #Corriendo La Voz | Colaborador en Revista Mascaró | Estudiante de Sociología en la Universidad de Buenos Aires
Juan Agustin Maraggi

Las campanas de las PASO se escuchan cada vez más cerca y los diversos partidos políticos  se van acomodando. Inmersos en el aumento del desempleo, la pobreza y la creciente cantidad de Personas en Situación de Calle, un candidato del macrismo negó la situación – ligándola al narcotráfico – y un aliado de la misma fuerza fue todavía más lejos, tratando a los/as sin techo de ser parte de una estructura punteril. En Corriendo la Voz analizamos ambos discursos y los contrastamos con los datos del Primer Censo Popular de Personas en Situación de Calle.

El Censo oficial que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires realizó entre Abril de 2016 y el mismo mes del corriente año, indicó que hubo un aumento de Personas en Situación de Calle (PSC) del 23,09%, es decir, que el año pasado 866  vivían en espacios públicos y se incrementó a 1066 en éste 2017. Estos números, que no cierran por ningún lado, fueron desmentidos por el Primer Censo Popular de Personas en Situación de Calle que arrojaron un número cerca de seis veces mayor.

Las elecciones se acercan y el macrismo ya tiene suficientes problemas en su campaña con la situación que atraviesa el país; la inflación, el dolar, el desempleo, los furcios de sus candidatos y candidatas y todo un listado extenso. Suficientes estos problemas que intentan pilotear como para además, tomar los datos aportados por el primer censo serio que se hace sobre ésta temática. Si a esto le sumamos que un 23% de las PSC indican estar hace menos de un año en esta situación y que el incremento de la especulación inmobiliaria (el Gobierno porteño venderá éste año veinticuatro manzanas en diferentes barrios con éste fin) no se condice con las 120.000 viviendas vacías y la creciente crisis habitacional de la ciudad, todo cierra mejor.

Andy Freire, se encuentra en licencia de su rol como ministro de modernización de la ciudad por ser candidato en las próximas elecciones. El integrante del PRO encabeza la lista de legisladores de la alianza Vamos Juntos y en sus habituales rondas por los medios masivos de comunicación abordó la temática. En una entrevista que brindó al diario Clarín se le preguntó por el aumento de las personas en situación de calle de un año a otro. El candidato intentó salir airoso admitiendo el incremento (en una claro intento de ejercer una contraposición a la postura que el Kirchnerismo adoptó durante su mandato) pero esbozando una fundamentación al origen que poco asidero puede encontrarse en la realidad.

Según Freire, los datos del Censo gubernamental, hay que tomarlos con pinzas debido que muchas de las personas que se encuentran en ésta situación se rehusan a acudir a los paradores cuando el 108 se presenta. Además, sostuvo que, como en el Conurbano bonaerense no existe la misma cantidad de paradores que en la ciudad – ni el Operativo frío-, existió una suerte de migración interna que habría resultado en un aumento de las personas sin techo en los barrios porteños.

Por último, y todavía más incomprobable, el próximo legislador porteño deslizó que el narcotráfico repercute directamente – o provoca – esta situación. Luego de las repercusiones de sus dichos, Federica Pais lo entrevistó en Radio AM750 y volvió sobre el tema. Freire, un poco más diplomático, reivindicó su postura y negó los maltratos que las PSC reciben en los paradores y diferentes espacios de contención.

Cuando un político o una política decide fundamentar sus argumentos a través de la elección de los actores – desde su perspectiva de una manera meramente racional y evaluadora de pérdidas y beneficios –  hay que dudar, sobre todo si hablamos de los desposeídos. Esta perspectiva pertenece a una concepción que se desarrolla como consecuencia del neoliberalismo y que hemos analizado anteriormente en causas y reproduccion. En este caso, Freire no tiene en cuenta cientos de perspectivas estructurales, habitacionales y contextuales que generan determinadas situaciones, y deja cientos de problemas sociales a la deriva de una mera elección personal.

Para poner un ejemplo que continuaría la lógica planteada por el candidato, olvida Freire nombrar los antecedentes de la UCEP, fuerza creada de Macri ante las personas sin techo. La Unidad de Control del Espacio Público definía su función en su propio nombre y su decreto fundacional posicionaba a las personas en situación de calle como ‘usurpadoras’. Las denuncias se acumularon rápidamente; golpizas, violaciones sexuales, desechar sus pocas pertenencias a los camiones de basura y todo tipo de violaciones a los DDHH dieron por finalizada la experiencia de éstas fuerzas y el procesamiento del entonces Jefe de Gobierno.

Un poco más allá

Alejandro Fargosi es un conocido abogado y aliado del macrismo. Hace poco, se encontró bajo las luces de la polémica por sus declaraciones sobre la represión a los mapuches en el país. Hasta el año 2014 se desempeñó como Miembro del Consejo de la Magistratura, función a la que llegó de la mano de los votos y el apoyo del PRO. También integró la ONG ‘Será Justicia’ y, posteriormente, ‘Usina de Justicia’.

Debido a una nota/ “investigación” realizada por Gabriela Cerruti hace poco, también se lo vinculó al grupo Marsan, compañía que vació Aerolíneas Argentinas y le ganó un juicio al estado argentino por trescientos veinte millones de dólares a través del dictamen del CIADI. Más allá de que éste particular personaje piense de forma similar, quien estuvo vinculado a este juicio fue su hermano, Diego Fargosi miembro de “Fargosi, Klein & Sasiain abogados” y anterior director de la empresa y no él.

Pero volvamos a Alejandro. Sólo hace falta recorrer sus declaraciones para ubicarlo dentro del macrismo. En los últimos meses estuvo convocando a una “marcha de velas por la Justicia” bajo el lema “que la luz de la verdad ilumine el entendimiento de los jueces”. Sus declaraciones como integrante y militante del PRO se pueden rastrear en redes sociales desde el 2011 y son de lo más variadas.

Fargosi fue más allá que Freire. El abogado sentenció, en la red del pajarito, que -según sus fuentes- parte de las personas en situación de calle de Barrio Norte y Recoleta no sólo deciden racionalmente estar ahí, sino que se les paga por hacerlo, siendo parte de una estructura punteril.

Entre tanto hackeo de cuentas, se dudó mucho que Fargosi estuviera siendo víctima de un chistoso o chistosa, pero fue él mismo quien se ocupó de defender su postura en diferentes respuestas a lo largo de los siguientes días.
Según éste, la estructura de punteros estaría funcionando en base a pagos a las PSC para ensuciar la imagen del macrismo. No sólo que resulta absurda la declaración y pensar que, en esta época del año, personas decidan vivir sin nada, y a la intemperie para cobrar dinero de los punteros políticos, sino que hay pocas maneras factibles de demostrar esos dichos.

Los datos no mienten

Al iniciar la nota retratamos los resultados presentados por Horacio Rodriguez Larreta sobre el aumento en un 23,09% en la cantidad de personas en situación de calle. Maximiliano Corach, Subsecretario de Fortalecimiento Familiar y Comunitario de la Ciudad fue el primero en hacer públicos los resultados del censo sobre PSC que comprende desde abril del 2016 al mismo mes de éste año. Según este registro se pasó, de un año a otro, de 866 personas a 1066 en la calle.

Sin embargo, hace muchos años que, desde diferentes proyectos y organizaciones sociales, se viene criticando la metodología poco exhaustiva de recolección de datos que utiliza el Gobierno de la Ciudad. Es por eso que se decidió realizar el Primer Censo Popular de Personas en Situación de Calle, con el apoyo del Ministerio Público de la Ciudad y el Consejo de Organizaciones de Defensoría del Pueblo, entre otras instituciones. A éstas se les sumó la participación de diferentes universidades, centros académicos y más de cincuenta organizaciones barriales y sociales.

Los resultados preliminares del estudio, publicados por Proyecto 7, vienen a desplomar, no sólo los datos que el Censo del macrismo viene otorgando, sino también el discurso enarbolado por Freire y Fargosi.

El Censo Popular se realizó dividiendo los diversos barrios porteños en cuarenta y ocho circuitos que fueron recorridos por cuatrocientas treinta personas durante ocho días. Los datos preliminares arrojaron que, en la Ciudad, existen 25.872 personas en situación o riesgo de calle, de las cuales 5.872 se encuentran en directamente en la calle y alternan entre ésta y alojamientos nocturnos, y de éstas, 4.394 utilizan sólo el espacio público para habitar.

El estudio se puede leer completo acá y, además, permitió acceder a un sinfín de datos más que interesantes sobre las percepciones sobre y de las mismas PSC. También desplomó varios prejuicios con respecto a su lugar de origen, su vida cotidiana y cómo creen ellos mismos que se podría solucionar la problemática.  Además, permitió por primera vez acceder a datos sobre los rubros y formas en las cuales acceden al dinero, hace cuánto que se encuentran en la calle, como también cuestiones que tienen que ver con los géneros, el acceso y consumo de drogas y la violencia que reciben por parte del Estado.

Los datos no pueden ser cien por ciento certeros, pero al menos, por fin tenemos a nuestro alcance un estudio exhaustivo y real de la problemática. Tal vez, cuando la humareda de las elecciones se disipe, algunas y algunos funcionarios deban dar respuesta a tanta mentira y marginación.

 

Comenta

Print Friendly, PDF & Email