#FrentedeArtistasdelBorda La busqueda de la desmanicomialización

Victoria Fusco
Redes:

Victoria Fusco

Redactora at Corriendo La Voz
Periodista | Estudiante de la Licenciatura en Comunicación Social (UNLaM) | Apasionada por viajes, recitales y redes sociales | Contacto: fotografia@corriendolavoz.com.ar
Victoria Fusco
Redes:

¿Cómo se enmarca la experiencia de la creación de un grupo de artistas en el Hospital Neuropsiquiátrico José Tiburcio Borda? Nos preguntamos principalmente de dónde proviene la idea de crear este dispositivo que funciona desde fines de 1984 y con qué objetivos se fundó.

En las primeras páginas del libro  “Frente de Artistas del Borda, una experiencia desmanicomializadora. Arte, lucha y resistencia” se describe que el F.A.B. nace “con el objetivo de producir arte como herramienta de denuncia y transformación social desde artistas internados y externados”. Así, el 15 de noviembre de 1984, cincuenta pacientes se reunieron, en el teatro del Borda, junto a Alberto Sava, artista fundador y coordinador, y decidieron dar inicio al proyecto.

La denominación de ‘Frente’ salió debido a que un interno expresó: “Vamos a formar un frente de varias disciplinas artísticas y con eso vamos a ir al frente, a enfrentar la realidad nuestra y del hospital, y a cambiarla; vamos a ser los revolucionarios del Borda”. A pesar de los años, ese carácter lo siguen sosteniendo, ya que las decisiones son tomadas en una asamblea que se reúne cada quince días.

Actualmente, la fundación promueve talleres de distintos tipos: teatro participativo, música, plástica, periodismo, fotografía, entre otros, que se realizan en un galpón del predio y están abiertos a la comunidad en general desde 1998. Por otra parte, los usuarios de servicios de salud mental autorizados junto a los externados y los colaboradores salen a la calle para actuar en obras de teatro, intervenir en plazas, exponer pinturas o tocar en conciertos de música.

Alberto Sava cuenta en una entrevista que las primeras experiencias desmanicomializadoras comenzaron en los años 70 en Italia, que luego se replicaron en distintas partes del mundo, llegando a nuestro país en 1984. En pleno auge de la democracia, con Ricardo Alfonsín en el gobierno, se trató de desarrollar una práctica piloto desde la Dirección Nacional de Salud Mental. Las experiencias se llevaron a cabo en el Hospital Borda, en Córdoba y en Río Negro, que fue en el único lugar que funcionó.

artistas-del-borda

La influencia del arte en la salud mental

“El arte en los manicomios es casi tan viejo como los propios manicomios, pero siempre se lo usó como una excusa terapéutica”, expresa Sava. Particularmente, lo que se destaca de la creación de este grupo artístico es que utilizan el arte como una disciplina en sí misma. Los talleristas deben llevar las producciones hacia afuera de los muros y de esta manera se producen tres efectos: a nivel personal, institucional y social.

El fundador del F.A.B. explica que a nivel personal, el arte tiene un efecto clínico, terapéutico, en esas personas que, a causa de estar internadas, tienen minados sus deseos, su voluntad, sus vínculos sociales. En relación a lo institucional, las salidas permiten que los pacientes, que son la voz acallada del hospital, puedan denunciar todo lo que sucede en el manicomio.

Por último está lo social, que se da a partir del cambio en la recepción tan siniestra que se tiene de la locura. La gente comienza a darse cuenta de que los ‘locos’ son personas con tanta capacidad de hacer y sentir como cualquiera (si es que tienen condiciones afectivas y sociales adecuadas).

El caso de Rio Negro

Según un informe del CELS, la provincia de Río Negro, ofrece un modelo positivo de atención en la comunidad para las personas con discapacidades mentales. En 1991, la provincia aprobó la ley 2.440 de “Promoción Sanitaria y Social de las Personas que Padecen Sufrimiento Mental”, que establece la ilegalidad de los hospitales mentales públicos y define la estructura a seguir para la reinserción social de las personas con enfermedades mentales.

En la actualidad, Río Negro ofrece servicios de salud mental en 33 hospitales generales, 178 centros de salud, seis hogares de medio camino y seis empresas sociales o microemprendimientos sociales para reinsertar socialmente a las personas externadas. Estos servicios atienden a la población de Río Negro, a más de medio millón de personas.

Pero nada es color de rosas y si bien esta provincia ofrece un modelo bastante alentador de reforma de la salud mental, no carece de problemas propios. Un estudio independiente llevado a cabo sobre los servicios de salud mental en la provincia concluye que se necesita un mayor financiamiento para que la ley 2.440 se pueda cumplir plenamente.

El Frente se relaciona ideológicamente con el desarrollo de la antipsiquiatría, una disciplina que además de disputar dentro de las instituciones por la violencia que se ejerce, plantea la necesidad de salir, politizar, de modo que se oriente hacia un cambio social. Un claro ejemplo en el que se materializa la idea de traspasar los muros, es a través de un libro gestado desde el espacio de pensamiento del F.A.B.: “Manifiesto Basura. Estallidos de un discurso desmanicomializador”.

Fuentes:
http://www.elsigma.com/entrevistas/entrevista-a-alberto-sava/10665
http://artesencruce.filo.uba.ar/sites/artesencruce.filo.uba.ar/files/14-ArteyPolitica-Sy.pdf
http://www.cels.org.ar/common/documentos/mdri_cels.pdf

 

Comenta

Print Friendly, PDF & Email